Para conmemorar el Día del Medio Ambiente, el Instituto Mexicano del Petróleo (IMP) realizó una jornada con diversas actividades que se iniciaron por la mañana con un ecorrecorrido de su sede al parque del IMSS de la delegación Gustavo A. Madero, en el que participaron miembros de su comunidad que recogieron basura y plantaron 150 árboles donados por el propio Instituto. El IMP también donó diez contenedores de basura.

El doctor Ernesto Ríos Patrón, director general del (IMP), encabezó la caminata y dio un breve mensaje en presencia de la licenciada Priscila López, directora general de Gobierno y Asuntos Jurídicos de la delegación Gustavo A. Madero.

“Desde que nació el Instituto Mexicano del Petróleo ha estado muy atento a la protección del medio ambiente aunque al ocuparse de la industria petrolera, a la vista de muchos ciudadanos pareciera que no somos conscientes de esa situación”, indicó.

Señaló que el primer lugar donde se desarrollaron los modelos ambientales para poder mapear la situación del aire de la capital de la República Mexicana fue en el IMP

En los últimos tres años, en coordinación con las autoridades de la Ciudad de México hemos proporcionado sin costo nuestras unidades ambientales, que van por diferentes partes de la ciudad tomando mediciones y recabando información para la Comisión Metropolitana, con el fin de que pueda atender el gran problema que nos inquieta, el de la contaminación de aire en la ciudad, agregó

Más tarde, se llevó a cabo en el auditorio Bruno Mascanzoni del IMP la conferencia magistral Cuidado al medio ambiente  como compromiso institucional, dictada por Isaac Quiroz Madrazo, director de Planeación y del Programa de Liderazgo Ambiental para la Competitividad, de la Procuraduría Federal de Protección al Ambiente (Profepa), posteriormente se proyectó el documental Una verdad incómoda.

De esta manera, el IMP se suma a las acciones para fomentar la conciencia y la acción global a favor de la protección del medio ambiente y con ello, contribuir a reducir la pesada carga que implica la contaminación para la naturaleza, la vida silvestre y nuestra propia salud.