El Decreto presidencial por el que se decreta Día Nacional de la Lucha contra la Homofobia, el 17 de mayo de cada año, fue un posicionamiento formal y claro del Poder Ejecutivo en relación a combatir la homofobia con políticas públicas.

Además de promover la eliminación en todos los ámbitos de la sociedad de actitudes que afectan el ejercicio de los derechos y libertades en igualdad de condiciones debido a los prejuicios, estereotipos y estigmas hacia la comunidad Lésbico, Gay, Bisexual, Transexual, Travesti, Transgénero e Intersexual, (LGBTTTI) a fin de consolidar una sociedad de derechos.