El reconocimiento de organismos internacionales como el Banco Mundial (BM) y el Banco Interamericano de Desarrollo (BID), impulsan a Financiera Nacional de Desarrollo Agropecuario, Rural, Forestal y Pesquero (FND), a seguir apoyando con sus programas proyectos que contribuyan a la sostenibilidad de las actividades productivas del sector rural, aseguró el Director General de la institución, Mario Zamora Gastélum,

En conferencia de prensa en la Embajada de México en Estados Unidos, en donde hizo un balance de su gira de trabajo por organismos internacionales, dijo que a menos de un año de que el Banco Mundial otorgó una línea de crédito por 400 millones de dólares, la FND ha otorgado 30 mil créditos por un monto de 142 millones de dólares, 92% de los cuales se destinaron a mujeres y 20% a municipios de alta y muy alta marginación.

Destacó que los resultados positivos han sido el reflejo y la confianza que ha tenido el BM en la conducción de la política económica del país, derivada de la Reforma Financiera del Presidente Enrique Peña Nieto, que permitió el financiamiento a pequeños productores con tasas muy accesibles, que ha favorecido principalmente a las mujeres.

Dijo que la labor que ha logrado la FND en tan poco tiempo, ha sido reconocida por el Banco Mundial que ya contempla actualizar el CORE bancario de FND para permitir que parte de su línea de crédito sean destinada a la modernización de los sistemas de la institución.

Por otra parte, al referirse a las reuniones de trabajo en el Banco Interamericano de Desarrollo (BID), informó que este organismo analiza la posibilidad de ampliar la línea de crédito a FND, con lo que en breve se podrían alcanzar los 1,300 millones de dólares, recursos que servirán para ampliar la oferta crediticia de la institución y contribuir al fortalecimiento de la productividad y competitividad del sector rural mexicano.

Luego de asegurar que especialistas del BID consideran que los modelos de FND podrían replicarse en otros países de América Latina, destacó que, según el propio organismo internacional, al 90 % de los acreditados les gustaría volver a tener un crédito con FND, que se ha caracterizado por ser una institución que resuelve rápido y otorgar financiamiento con tasas de 7% y hasta 6.5% para proyectos encabezados por mujeres.

Zamora Gastélum subrayó que los modelos de FND han permitido que gran parte de sus créditos estén siendo colocados en municipios de alta y muy alta marginación, con lo que se contribuye a la reducción de la pobreza.

Asimismo, agradeció el reconocimiento que el Banco Interamericano de Desarrollo hizo a FND, que permitirá que la institución reciba una donación a fondo no reembolsable por un monto de 200 mil dólares, que se destinará a la modernización de sistemas como hardware, software, licencias y equipos especializados, así como drones para supervisar cultivos, chips y geolocalización para monitorear ganado, entre otros.

Señaló que, en el afán de atender las problemáticas actuales, se propone la adopción de tecnologías y modelos de apoyo al desarrollo rural con un sentido humano, acompañando a los productores con créditos que no sólo cubran necesidades para la producción primaria, sino que les permitan evolucionar sus negocios hacia la cadena de valor completa.

Destacó que el Banco Interamericano de Desarrollo explora la posibilidad   de que FND pueda emitir bonos verdes, toda vez que la institución apuesta de manera muy especial a proyectos que favorezcan el medio ambiente, a través de energías renovables.

 

En otro orden de ideas, Zamora Gastélum advirtió que para FND uno de los principales retos es ganarse la confianza de los clientes y que el ejercicio de los recursos de la institución sea de la manera más transparente y oportuna posible.

Por ello, informó que visitará la sede de la Organización de las Naciones Unidas para firmar el Pacto Mundial de la ONU que, entre sus 10 principios, además de temas de derechos humanos, no a la discriminación y responsabilidad con el medio ambiente, incluye uno de especial interés para la FND, que es el fortalecimiento de las herramientas y políticas para mejorar la transparencia y combatir las prácticas de soborno y corrupción.