¿Qué hacemos?

La Comisión Nacional para el Uso Eficiente de la Energía (Conuee) promueve el ahorro y uso eficiente de la energía por medio de mejores prácticas, sustitución de productos y sistemas por tecnologías eficientes en el sector residencial.

¿Sabías que?

En México hay cerca de 37 millones de hogares, de los cuales aproximadamente 57.3% son viviendas autoconstruidas; se estima que los desarrolladores inmobiliarios construyen 150 mil casas cada año.

 

¿Cuál es el enfoque?

Incrementar el bienestar de millones de mexicanos mediante la adopción de mejores prácticas y hábitos, la sustitución de equipos, y la elaboración y aplicación de Normas Oficiales Mexicanas de eficiencia energética, que permitan a los usuarios finales de la energía fortalecer sus hábitos de consumo y aplicar medidas de ahorro y uso eficiente de la energía en sus hogares.

Los principales combustibles empleados en los hogares mexicanos son la electricidad, el gas licuado de petróleo y la leña, seguido del gas natural y la energía solar. En 2015, la Conuee estimó que 73% del consumo final de energía, en el sector residencial, es energía térmica y que 27% es eléctrica (ver gráfico 1).

Gráfico 1. Distribución del consumo de energía por uso final en el sector residencial

Fuente: Elaboración propia con información de Conuee, CFE, INEGI, IMP y Sener.

Por lo anterior, el consumo final de energía térmica (gas licuado y natural) satisface principalmente los servicios de preparación de alimentos y calentamiento de agua. De igual forma, en gran parte del país, sobre todo en el sector rural, la leña se utiliza de manera común para cubrir los servicios mencionados y demás actividades domésticas. Lo mismo ocurre con el consumo final de electricidad, que satisface los servicios de refrigeración de alimentos, enfriamiento y ventilación de espacios, comunicación y entretenimiento, lavado y planchado, iluminación, cargas eléctricas diversas (misceláneas) y energía en espera (stand-by), entre otros.

Por esta razón, la Conuee promueve la adopción de prácticas en la vida diaria de los mexicanos, que propicien ahorros que van desde un 20% hasta un 35% en el consumo de energía. Además, la sustitución de equipos ineficientes por tecnologías eficientes puede significar ahorros de hasta 50%. Esto impacta de manera positiva en la economía familiar y transforma nuestro país en uno más sustentable y energéticamente eficiente.

Para más información, escríbenos al correo: sector.residencial@conuee.gob.mx.