A lo largo de los 20 años de existencia del sistema de pensiones, las AFORE han otorgado un rendimiento anual promedio real de 5.47% que se traduce en haber generado 1 billón 429 mil millones de pesos de plusvalías netas de comisiones al cierre de diciembre 2017.

Una pregunta recurrente que hacen los ahorradores es: ¿cómo se generaron esos rendimientos? ¿De dónde provienen? En esta breve nota se responde a dichas interrogantes visto a través de la ventana de los rendimientos del 2017.

La rentabilidad o rendimiento es el beneficio monetario que se obtiene por ahorrar e invertir el dinero. Ahora bien, la rentabilidad puede provenir de diversas fuentes, en particular de distintos instrumentos financieros como bonos o acciones. Una persona en lugar de depositar su dinero en una cuenta de ahorro, puede decidir invertir esos recursos en la compra de una acción, en cuyo caso obtendrá una rentabilidad distinta resultado de un incremento (o descenso) en el precio de dicha acción. Las AFORE justamente hacen esto, invierten los recursos de los trabajadores adquiriendo instrumentos financieros y obtienen rendimientos a través de ellos.

Cabe destacar que las AFORE no compran un único instrumento financiero, sino que adquieren una canasta de distintos instrumentos financieros. A este conjunto de instrumentos se le denomina “portafolio de inversión”. Lo anterior permite dos cosas (1) obtener rendimientos de cada uno de los instrumentos adquiridos y (2) diversificar, es decir, invertir en un número suficientemente grande de instrumentos financieros para reducir el riesgo total del portafolio.

La forma por medio de la cual los encargados de administrar el portafolio eligen qué instrumentos adquirir se determina por una “estrategia de inversión”, que es el conjunto de reglas y políticas que establece la compra y venta de instrumentos financieros para obtener un rendimiento determinado. En el caso del SAR, cada AFORE tiene su propia estrategia de inversión; hay algunas que invierten una proporción muy amplia de los recursos en instrumentos poco riesgosos (que tienden a dar bajos rendimientos) mientras que otras invierten más en instrumentos de mayor riesgo pero con mayor rendimiento.

Típicamente, en el ámbito financiero existen dos principales estrategias que emplean los fondos de inversión (incluidas las AFORE) para la construcción de un portafolio:

  • Asignación de los Activos: es la estrategia por la que una AFORE decide cómo distribuir sus recursos entre las diferentes clases de instrumentos financieros que existen; es decir, se trata del proceso por el que se decide qué cantidad de dinero se destina a bonos, acciones, instrumentos estructurados, etc. El objetivo es equilibrar de la mejor manera posible el riesgo y el rendimiento de un portafolio.
     
  • Selección de Activos: es el proceso de decidir dentro de una clase de activo, qué valores concretos han de formar el portafolio; es decir, una vez establecida la asignación de activos, el administrador debe seleccionar qué instrumentos o emisiones van a componer la clase de activo con base en análisis que soporten dicha decisión. Por ejemplo, habiendo decidido qué proporción de los recursos se utilizará para comprar bonos, cuánto de ellos serán bonos de largo plazo, mediano plazo o corto plazo.

En la Gráfica 1 se muestra la composición de la inversión de los recursos de los trabajadores en distintas clases de activos financieros (1). Como se puede observar las AFORE en su conjunto invierten el 49.22% de los recursos de los trabajadores en instrumentos de deuda emitidos por el Gobierno Federal, 20.61% en deuda emitida por empresas y 22.92% en acciones (renta variable) tanto en México como en el extranjero.

/cms/uploads/image/file/371490/1.jpg

Cada una de las AFORE tiene distintas estrategias de inversión y como consecuencia invierten distintas proporciones de sus recursos en las diversas clases de activo. En la gráfica 2 se muestra la composición de los portafolios para cada AFORE; por ejemplo, Administradoras como Coppel y Metlife invierten una proporción importante de sus recursos en Udibonos (35% y 35.2% respectivamente), una AFORE como Inbursa concentran una proporción significativa (43.3%) en otros instrumentos gubernamentales (principalmente Cetes), otras como CitiBanamex, Profuturo y XXI-Banorte tienen una concentración mayor en instrumentos de renta variable extranjera comparados con otras AFORE.

/cms/uploads/image/file/371491/2.jpg

A. Los rendimientos de las AFORE

Para analizar el desempeño de un administrador de activos se deben de tomar en cuenta el rendimiento del portafolio en el largo plazo especialmente para fondos institucionales como las AFORE las cuales deben generar recursos para la etapa del retiro.

En la Gráfica 3 se puede observar el rendimiento que obtuvieron las AFORE en el 2017. El año pasado fue uno de los mejores años de la última década en el Sistema de Ahorro para el Retiro porque se alcanzaron rendimientos en promedio de 9.84%. Este rendimiento es 4.6% más alto que el promedio de los 3 últimos años. Adicionalmente, durante 2017 se obtuvieron plusvalías en cada mes del año, lo cual no había sucedido desde al menos una década. También, es relevante destacar que Profuturo fue la AFORE con mejor rendimiento alcanzando 10.94% en comparación con Inbursa que obtuvo un rendimiento de 7.94%. Por cada 10,000 pesos invertidos un cuentahabiente de Profuturo hubiera obtenido 300 pesos más que un cuentahabiente de Inbursa.

/cms/uploads/image/file/371492/3.jpg

B. Atribución al Rendimiento: ¿de dónde provienen los rendimientos generados por las AFORE?

La Atribución al Rendimiento es una medida para evaluar y comparar las estrategias de inversión y los rendimientos obtenidos por las AFORE, pues permite desagregar el rendimiento para un mejor análisis, descomponiéndolo por clase de activo, observando cuánto contribuye cada clase al rendimiento total.

En la Gráfica 4 se puede observar un ejemplo de la atribución al rendimiento por clase de activo en el SAR, en este caso para el rendimiento del 2017. Es decir, el rendimiento de 9.84% obtenido por las AFORE en promedio durante el 2017 se desagrega por cada clase de activo del portafolio. La renta variable extranjera es el activo que más contribuyó al rendimiento en el SAR, pues de los 9.84 puntos porcentuales generados de rendimiento anual en promedio durante los últimos tres años, esta clase de activo contribuyó con 2.89 puntos porcentuales, es decir aportó el 29% del Rendimiento Total. Ello ocurrió a pesar de que el activo representa solamente el 16.86% del portafolio de las AFORE.

La atribución al rendimiento le permite conocer tanto al administrador de los recursos como al inversionista (el trabajador) de dónde provienen los rendimientos de su portafolio de inversión y cuáles son las clases de activos que han sido más rentables.

/cms/uploads/image/file/371493/4.jpg

En el Cuadro 1 se encuentra la atribución al rendimiento de cada una de las AFORE por clase de activo. Profuturo tuvo el rendimiento más alto en promedio durante 2017 con 10.94%, de esto 3.60 puntos porcentuales corresponden a la inversión que realizaron en renta variable extranjera. En el caso de Coppel, por ejemplo, que está en quinto lugar de rendimiento con 9.87%, las clases de activo que más han contribuido al mismo son la renta variable extranjera con 2.4 puntos porcentuales y los Udibonos con 4.32 puntos porcentuales (estos últimos son instrumentos que ofrecen protección contra la inflación). De hecho para 6 de las 11 AFORE, la clase de activo que más contribuyó a sus rendimientos fue la renta variable extranjera.

En el caso de Inbursa, los rendimientos provienen principalmente de su inversión de deuda privada nacional y en deuda gubernamental de corto plazo (Cetes); Pensionissste, las clases de activo que más contribuyen al rendimiento son los Bonos M y la deuda privada nacional; Coppel y Principal, los rendimientos provienen primordialmente de Udibonos y renta variable extranjera; Invercap, principalmente de los Bonos M.

/cms/uploads/image/file/371494/5.jpg

Vale la pena destacar que a pesar de que alrededor del 50% de las carteras están invertidas en deuda gubernamental, la participación en renta variable extranjera ha sido un componente de diversificación muy importante contribuyó con el 29% de la rentabilidad total del sistema en el 2017.

Lo anterior refleja que otra medida muy útil para la comparación y evaluación de las estrategias de las AFORE es el desempeño por clase de activo, que se refiere al rendimiento que genero de manera individual dicha clase de activo. A través de esta medida es posible comparar la gestión por clase de activo entre las distintas administradoras así como contra algunas referencias de mercado. Asimismo esta medida puede dar una indicación de qué tan asertiva fue la administradora en su estrategia de inversión sobre cada clase de activo, considerando particularmente la gestión y selección de activos.

En el Cuadro 2 se presenta el desempeño de cada clase de activo por cada una de las AFORE, es decir el rendimiento del 2017 por cada una de las administradoras. Esta información confirma cómo la clase de activo que obtuvo un mayor rendimiento en el SAR fue la renta variable extranjera.

/cms/uploads/image/file/371495/6.jpg

En el Cuadro 3 se presenta la misma información, pero del rendimiento promedio de los últimos 3 años administradoras. Esta información confirma que la clase de activo que obtuvo un mayor rendimiento fue la renta variable extranjera.

/cms/uploads/image/file/371496/7.jpg

C. Comentarios finales

Una de las principales conclusiones de la teoría financiera es que diversificar al invertir en distintos activos es una forma eficiente de mitigar el riesgo sin sacrificar rendimiento. Por ello la importancia de que las AFORE cuenten con portafolios diversificados. Un aspecto a resaltar es que la Ley de los Sistemas de Ahorro para el Retiro cuenta con una disposición que restringe la inversión en activos extranjeros a 20% del total del portafolio. Dada esta restricción, las AFORE no pueden invertir más de este porcentaje en activos extranjeros que podrían contribuir a mayores rendimientos en el largo plazo.

En este blog se muestran las diferencias importantes entre los rendimientos obtenidos por las AFORE por cada clase de activo y cómo cada uno de estas clases contribuye al rendimiento total que generan. Estas diferencias justamente son un reflejo de la estrategia de inversión de las administradoras. Por ello, es muy importante que los ahorradores comparen los rendimientos de cada AFORE y, en particular, la composición del portafolio de cada una de ellas.

Versión PDF
_______________________________________________
(1) Una clase de activo reúne varios instrumentos financieros con características comunes, por ejemplo Bonos M son todos los bonos emitidos por el Gobierno Federal denominados en pesos que pagan una tasa fija en términos nominales, en esta categoría hay bonos de distintos vencimientos.