Ya en 2008, Chile había implementado una importante reforma que introdujo el pilar solidario en el sistema –entre otras importantes mejoras-, el cual ha beneficiado a las personas de bajos ingresos, otorgando pensiones a quienes no contaban con una, e incrementando el monto de las pensiones de los jubilados de bajos ingresos (1). A pesar de sus importantes beneficios, la reforma del 2008 no resultó suficiente para atender la principal inquietud de los chilenos: los montos de pensión. Hoy, las personas que alcanzan la edad legal de jubilación están percibiendo pensiones que representan menos de la mitad de los ingresos durante su vida laboral, además de que existe una importante brecha entre las pensiones de las mujeres y los hombres.

La propuesta busca incrementar las pensiones actuales en 20% para más del 90% de la población que hoy recibe una pensión. Asimismo, busca mejorar las pensiones de las nuevas generaciones y fomentar mayor igualdad entre las pensiones de las mujeres con las de los hombres.

En México, se requiere urgentemente tener una discusión entre los múltiples actores involucrados respecto a las posibles mejoras del sistema de nuestro sistema de pensiones. Tener esta discusión a tiempo mejorará los beneficios de las personas cuando lleguen a la etapa de retiro laboral.

II. Características de la nueva reforma en Chile.

La reforma chilena al sistema de pensiones está compuesta por tres proyectos principales: i) aumento de la aportación; ii) medidas para incrementar el número de ahorradores en el sistema de pensiones (aumento de cobertura) y iii) mejoras al funcionamiento de las Administradoras de Fondos de Pensiones (AFPs), lo que en México conocemos como AFORE.

   A. Aumento de la aportación obligatoria al sistema   

Se propone aumentar la aportación obligatoria del 10 al 15% del salario de los trabajadores. El aumento será aportado enteramente por el patrón, dado que el trabajador ya aporta 10%.  Como referencia, en México se aporta 6.5% del salario del trabajador, con una participación de poco más de 1% del trabajador. La reforma plantea cuatro objetivos que busca cumplir el aumento al ahorro obligatorio: elevar el monto de ahorro, crear un aporte solidario intergeneracional, crear un bono compensatorio para las mujeres y crear un aporte solidario intrageneracional.

La cotización propuesta de 5% se realizará de manera gradual (6 años), de acuerdo con el siguiente cronograma:

/cms/uploads/image/file/315000/img1.jpg

La distribución de las aportaciones se realizará de la siguiente forma:

  1. Cuenta de Ahorro Personal. Cada mes, 3% del salario del afiliado se destinará a una cuenta de ahorro personal de cada trabajador, para que sea administrada por un Consejo de Ahorro Colectivo, un nuevo ente creado ex profeso para ello. Los fondos acumulados en esta cuenta serán utilizados para financiar la pensión junto con los recursos ahorrados en la cuenta individual administrada por las AFPs.
     
  2. Aporte solidario inter-generacional. Es un mecanismo para mejorar las pensiones de las personas que ya se encuentran retiradas, es decir, que las cotizaciones de los trabajadores activos financiarán un incremento en las pensiones de las personas que ya reciben una pensión. Estos incrementos serán financiados mediante el Fondo de Ahorro Colectivo, el cual está formado por el 2% del salario restante. Consiste en transferencias mensuales que buscan elevarán las pensiones en alrededor de 20%.
     
  3. Bono compensatorio para las mujeres. Consiste en aportaciones mensuales del Fondo de Ahorro Colectivo a las pensiones de las mujeres, con la finalidad de hacerlas equiparables con las pensiones de los hombres. Este beneficio incentiva la postergación de la edad de retiro, ya que en Chile, la edad legal de retiro de las mujeres es a los 60 años (para los hombres es a los 65). El bono se otorgará de acuerdo con la siguiente tabla:

    /cms/uploads/image/file/315001/Img2.jpg
     
  4. Aporte solidario intra-generacional. Es un mecanismo de redistribución hacia los trabajadores de más bajos ingresos. Anualmente, el saldo que quede en el Fondo de Ahorro Colectivo, después de descontar el aporte solidario intergeneracional y el bono compensatorio para las mujeres, será destinado proporcionalmente a la Cuenta de Ahorro Personal de los trabajadores de bajos ingresos, que hayan realizado cotizaciones al sistema de pensiones.
     

   B. Medidas para incrementar la cobertura del sistema de pensiones     

La propuesta incluye también medidas para estimular el aumento de la cobertura:

  1. Incremento del monto topado para cotizar. Actualmente, el monto máximo para cotizar en Chile es 75.7 Unidades de Fomento (UF), que equivalen a 2 millones de pesos chilenos (55 mil pesos en México). La reforma propone elevar este monto a 113.5 UF, equivalentes a 3 millones de pesos chilenos (82 mil pesos en México). Ello permitirá que los trabajadores de más altos ingresos obtengan pensiones más cercanas a sus ingresos actuales.
     
  2. Cotización de trabajadores independientes. La anterior reforma llevada a cabo en 2008, ya había realizado un intento para que los trabajadores independientes cotizaran obligatoriamente al sistema de cuentas individuales; sin embargo el proceso nunca concluyó. Para esta ocasión se propone que los trabajadores independientes coticen con respecto al 100% de sus ingresos a partir del año siguiente que se publique la Ley. No obstante, el trabajador tendrá la opción de cotizar en una menor medida e incrementar su participación gradualmente, por 6 años hasta cotizar con respecto al 100% de sus ingresos. La aportación que deben destinar al sistema de pensiones es de 15%, 10% al sistema de cuentas individuales y 5% al Sistema de Ahorro Previsional Colectivo.
     
  3. Acceso al pilar solidario después de haberse pensionado. Actualmente, para tener acceso al pilar solidario, los trabajadores chilenos que se pensionan deben contar con pensiones menores a un monto máximo. Sin embargo, cuando una persona elige retirarse con la opción de retiros programados puede ser que al principio su pensión sea mayor a ese monto, pero el monto por retiros programados se deteriora con el tiempo. Por lo que se propone que cuando el retiro programado sea menor a los límites establecidos, el pensionado tenga acceso al pilar solidario.
     
  4. Seguro para lagunas previsionales. Mediante un seguro de desempleo (Seguro de Cesantía) se seguirán pagando las aportaciones del trabajador al sistema de cuentas individuales en periodos en los que se encuentre desempleado. Actualmente, el Seguro de Cesantía ofrece una ayuda al trabajador en periodos de desempleo, lo que se propone es que este seguro también pague sus cotizaciones a las AFPs.

   C. Mejoras al funcionamiento de las Administradoras de Fondos de Pensiones  

Adicional a los cambios señalados, la reforma propone realizar mejoras al funcionamiento de las AFPs, con las cuales pretenden mejorar los servicios y la competencia en el sistema. Entre las propuestas más importantes, se señalan las siguientes:

  1. Licitación de nuevos afiliados. Actualmente, los nuevos afiliados que empiezan a cotizar al sistema son subastados cada dos años a las administradoras de pensiones que ofrezcan la mejor comisión. Asimismo, los nuevos afiliados tienen que permanecer en la AFP ganadora por 2 años. Se propone aumentar el tiempo de permanencia en la AFP ganadora a 3 años.
     
  2. Comisiones de intermediación (2). Se solicitará a las AFPs que informen a sus afiliados sobre las comisiones de intermediación, las cuales son pagadas con recursos de la cuenta individual. Asimismo, parte de estas comisiones serán absorbidas por las AFPs.
     
  3. Alineación de incentivos. La reforma propone que una cuarta parte de las remuneraciones mensuales de gerentes, gerentes de inversiones y gerentes de riesgos de las AFPs, sean invertidas en los fondos de pensiones. Con esta medida se busca alinear los objetivos de los altos ejecutivos con los de los afiliados.
     
  4. Mayor participación de los afiliados. Se propone contar con representantes de los afiliados en los consejos de inversión de las AFPs. Estos representantes tendrán derecho a voto y podrán participar en la elección de directores de fondos de pensiones.
     
  5. Modificaciones al sistema de multifondos. Al igual que en México, en Chile existen 5 multifondos de inversión, los cuales realizan inversiones de acuerdo a la edad del trabajador. El trabajador chileno tiene libertad de elección sobre el fondo donde quiere que se inviertan sus recursos. A partir de la reforma, se pretende que los trabajadores de mayor edad tengan restringido los fondos de inversiones más riesgosos.
     
  6. Educación previsional. Las AFPs estarán obligadas a aportar una parte de sus ingresos a la realización de proyectos que ayuden a la toma de decisiones de afiliados y pensionados.
     
  7. Exención de comisiones a trabajadores adultos mayores. Los trabajadores que sigan cotizando después de la edad de retiro no pagarán comisiones a las AFPs.
     
  8. Mejoras al Ahorro Voluntario Colectivo. La propuestas buscar incrementar la participación de planes de pensiones patrocinados por el empleador a través de una afiliación automática a estos planes, beneficios fiscales y la posibilidad de diferenciar las tasas de cotización dependiendo del nivel de ingreso de los trabajadores.
     
  9. Perfeccionamiento al mercado de ofertas de rentas vitalicias. Actualmente, cuando el trabajador llega a la edad de retiro recibe una oferta de pensión de diversas aseguradoras y AFPs, que participan en el mercado. Sin embargo, la mayoría de los trabajadores eligen una propuesta distinta a las ofrecidas. La reforma propone eliminar la posibilidad de elegir una oferta externa, ya que ello incentiva a las aseguradoras y AFPs a no realizar una buena propuesta de manera inicial.
     
  10. Estándares mínimos de calidad en los servicios de las AFPs. Se facultará a la Superintendencia de Pensiones (3) para emitir estándares mínimos en la calidad de los servicios que ofrecen las AFPs.
     

III. Consideraciones para México

Existen, sin duda, elementos controvertidos en la propuesta de la Presidenta Bachelet. No queda del todo claro, por ejemplo, los beneficios de crear una estructura paralela al de las AFP´s tanto en términos de los costos que ello supondrá, como de los criterios de gobernanza que el nuevo ente asumirá. Tampoco resulta evidente el impacto en el mercado laboral que tendrá el aumento de las aportaciones vía patronal, ni la aceptación que tendrá entre los afiliados que parte de su contribución sea utilizada para otro propósito que no sea su pensión. No obstante, la propuesta es un paso adelante en la búsqueda de fortalecer al sistema de pensiones de ese país.

Destacable es que los chilenos estén discutiendo una segunda reforma, cuando realizaron la primera hace menos de una década. Adicionalmente, el simple hecho de elevar el monto de ahorro reconociendo que la contribución actual del 10% resulta insuficiente para garantizar una pensión adecuada, es un paso en la dirección adecuada. Las medidas para hacer más progresivo al sistema también resultan atractivas, así como varias de las medidas para elevar la cobertura, mejorar el funcionamiento y competencia del sistema, así como la promoción del ahorro voluntario, entre otras.

En México debemos tomar en cuenta la experiencia  de Chile ya que muchos de los factores que inciden negativamente en la percepción de los chilenos respecto a ese sistema, se encuentran presentes en el SAR (tasa de aportación baja, baja participación del trabajador con su cuenta, baja densidad de cotización, diferencias de género, insuficiente cobertura, insuficiente ahorro voluntario, bajas tasas de reemplazo, entre otros). Si bien en los últimos años se han realizado números esfuerzos para realizar mejoras en el SAR, existen indudablemente retos más estructurales que requieren una modificación –lo antes posible para que no sea demasiado tarde- más profunda que necesariamente pasa por una reforma de Ley.

Versión PDF

_________________________________________________________________
(1) Para entender un poco más sobre el sistema de pensiones en Chile ver el siguiente vínculo.
(2) Son las comisiones que cobran administradores extranjeros por la inversión que hacen las AFPs en el extranjero.
(3) Es la autoridad reguladora del sistema de pensiones en Chile.