5. ¿Qué se puede hacer para incrementar la cobertura?

La experiencia internacional en esta materia es muy diversa. La cobertura pensionaria no es un elemento exógeno a la situación de la economía del mercado laboral y las condiciones sociales de un país. De hecho, existe una elevada correlación entre los niveles de cobertura y los niveles de desarrollo de un país. 

Las diversas herramientas, mecanismos y programas que se han implementado en otros países –algunos de ellos presentes en México- que buscan incentivar una mayor cobertura en el sistema pensionario, se dividen en dos partes: 

Img blog ElSistemadeAhorro 1jpg

5.1 Políticas ex ante 

Las políticas ex ante buscan incrementar el ahorro pensionario de los trabajadores durante su vida laboral. Algunos ejemplos de éstas son: 

 

 

  1. Afiliación automática. Los patrones afilian automáticamente a sus trabajadores a planes pensionarios
     
  2. Afiliación obligatoria de independientes. Aquellos trabajadores que se encuentran al corriente de sus contribuciones fiscales, se les obliga a cotizar
     
  3. Mecanismos que incentivan la formalización en edades tempranas. Subsidios para promover el empleo formal entre los jóvenes
     
  4. Contribuciones pari passu. Si los trabajadores realizan aportaciones voluntarias a algún plan previsional, el Gobierno y/o el patrón contribuyen con una proporción de dicho ahorro. A su vez la contribuciones del patrón tienen algún incentivo fiscal
     
  5. Incentivos fiscales. Se busca atraer al mayor número de ahorradores posibles al sistema de pensiones a través de otorgar incentivos fiscales al ahorro voluntario de los trabajadores.
     
  6. Sorteos y rifas. Se otorgan premios o derechos a participar en rifas o loterías a quienes se afilien en el sistema de pensiones.

Estos instrumentos han ayudado a diversos países en el mundo a elevar su cobertura.

Img blog ElSistemadeAhorro 2jpg

5.2 Políticas ex post

Las políticas ex post son aquellas que otorgan beneficios pensionarios no contributivos a las personas adultas mayores. Dichos beneficios se conocen como pensiones no contributivas (pensiones que no requieren de cotizaciones y están financiadas con recursos públicos). En los últimos años, los esquemas pensionarios no contributivos han crecido en importancia, particularmente en América Latina y, sin juzgar su viabilidad financiera, han mostrado ser una herramienta eficaz para incrementar la cobertura. 

Existen tres modalidades de pensiones no contributivas:

 

 

  • Pensión universal. Destinada a toda la población de un país; regularmente sólo se requiere de una edad mínima elegible y/o un cierto número de años de residencia para poder ser beneficiario
     
  • Pensión focalizada. Va dirigida a un segmento específico de la población, que por sus características no cuenta con los recursos para vivir dignamente su vejez, como por ejemplo los habitantes mayores de zonas rurales, adultos mayores de bajos ingresos y personas de la tercera edad en pobreza extrema. Estas pensiones están condicionadas a mecanismos de comprobación de ingresos
     
  • Pensión sujeta a no recibir ninguna otra pensión. Existen programas que otorgan un beneficio a todos aquellos que llegan a la vejez sin la protección de una pensión contributiva

Img blog ElSistemadeAhorro 3jpg

Al respecto México, a través del Gobierno Federal, implementó el programa de atención para adultos mayores en 2007 que no contarán con una pensión de la seguridad social. El objetivo del programa fue, en primera instancia, mejorar las condiciones de vida de los adultos mayores de 70 años y más que habitan en zonas rurales de localidades de hasta 2,500 habitantes, mediante un apoyo económico mensual de 500 pesos. En 2013, el programa se extendió a personas de 65 años y más, con cobertura nacional. 

A la par del gobierno federal, los gobiernos estatales introdujeron diversos programas que ofrecen beneficios no contributivos a la población adulta mayor, entre los que destacan:

Img blog ElSistemadeAhorro 4jpg

La implementación de dichos programas no contributivos ha permitido elevar la cobertura de adultos mayores, beneficiando principalmente a la población de bajos ingresos, como se aprecia a continuación

Img blog ElSistemadeAhorro 5jpg

Es importante señalar que los esquemas pensionarios no contributivos requieren de un buen diseño, ya que de no ser así, dichos esquemas, si bien pueden contribuir a elevar la cobertura, se pueden traducir en enormes huecos fiscales y/o en incentivos a la informalidad.

 

6. Acciones realizadas y tareas pendientes

En México se han llevado a cabo diversas medidas para incrementar la cobertura:

  • La incorporación de trabajadores ISSSTE con la reforma del 2007
  • La incorporación de los trabajadores independientes al SAR, aunque para estos últimos, su participación es voluntaria por lo que permanece muy limitada
  • Programas que incentivan la formalización del empleo, como el programa Crezcamos Juntos y el Régimen de Incorporación Fiscal y Régimen de Incorporación a la Seguridad Social
  • Mecanismo para ahorrar voluntariamente en las AFORE a través del servicio de domiciliación con tarjeta de débito y a través de tiendas de conveniencia (7 Eleven y Telecomunicaciones de México)
  • Nueva calculadora dirigida a trabajadores independientes para incentivar su afiliación en las AFORE
  • Propuesta legislativa de Pensión Universal dirigida a las personas de 65 años y más que no cuenten con una pensión del régimen contributivo. Su aprobación está a discusión en la Cámara de Senadores

Sin embargo, los niveles de cobertura pensionaria del país permanecen cercanos al 40% -nivel muy bajo- por lo que existen tareas pendientes. Algunas de las medidas que podrían contribuir a elevar los niveles de cobertura son:

  • La adopción de una Pensión Universal para todos los mexicanos, que al tiempo de proteger a las personas más vulnerables, genere los incentivos adecuados para seguir ahorrando y cotizando a la seguridad social, sin poner en riesgo finanzas públicas
     
  • Los esquemas pensionarios estatales no contributivos, en su mayoría, parecen mostrar problemas de diseño lo que se traduce en un riesgo para las finanzas públicas estatales presentes y sobre todo futuras
     
  • Seguir ampliando los canales de ahorro voluntario a través de nuevos programas: tarjetas pre-pagadas, nuevas tiendas de conveniencia, cajeros automáticos, etc., para hacer más atractivo el que mexicanos que actualmente no cotizan en el sistema pero que sí ahorran, lo hagan a través de las AFORE
     
  • Desarrollar mecanismos novedosos de incentivos a través de incentivos fiscales adecuados, esquemas pari passu y sorteos/rifas
     
  • Evaluar la conveniencia de abrir una cuenta de AFORE obligatoria para todos los trabajadores independientes
     
  • Profundizar la educación financiera orientada a toda la población, pero sobre todo a trabajadores independientes y por cuenta propia, para que decidan afiliarse voluntariamente

Versión pdf