Hablar de una cuenta de ahorro para el retiro para niños suena un tanto inusual y quizá hasta ilógico considerando la lejanía del tiempo para la jubilación. No obstante, la planeación de metas futuras es una gran deuda de nuestra cultura poco previsora.

Es por ello que en 2016 el SAR abrió la posibilidad de que los papás abran una cuenta AFORE para sus hijos y con ello comenzar a generar un hábito desde temprana edad. Hoy en día abrir una cuenta AFORE para niños es fácil, rápido y sencillo si se hace a través de la aplicación AforeMóvil, pues solo se necesita el acta de nacimiento del menor. Recientemente se incorporaron dos nuevos servicios para menores: calculadora del ahorro y consulta de saldos para cuentas de niños.

Actualmente existen 16,526 cuentas AFORE Niños, de las cuales 13,621 hacen aportaciones voluntarias regulares. 8 de 11 AFORE lo ofrecen a través de AforeMóvil.

/cms/uploads/image/file/397642/cuadro1.jpg

Las ventajas de abrir una cuenta AFORE con el apoyo de sus padres o tutores son muchas:

  • Contar con una cuenta de ahorro y de inversión a su nombre, que le servirá durante la mayor parte de su vida, y que podrá brindarle rendimientos competitivos.
  • Disponer de una herramienta financiera con la que cada integrante de la familia pueda poner en práctica el hábito del ahorro estableciendo y etiquetando objetivos personales y comunes de corto y largo plazo.
  • La cuenta AFORE niños puede resultar un excelente mecanismo de ahorro para financiar, en su caso, la educación o un viaje de los hijos.
  • Aprovechar el interés compuesto. A la par de la posibilidad de ahorrar y retirar el dinero en el corto plazo, también ahorrar a largo plazo y provechar los rendimientos de la cuenta AFORE por más de 60 años.
  • Sin embargo, lo más relevante de esta medida es que desde una edad temprana los cuentahabientes estarán conscientes de los beneficios del ahorro constante y que desde muy jóvenes se verán involucrados con el ahorro previsional.

Los siguientes ejercicios ejemplifican claramente el impacto de empezar desde muy temprano con el hábito del ahorro

Primer ejemplo. Si se ahorra $5 pesos diarios desde el momento que un pequeño o pequeña nace y hasta que cumple 18 años de vida, la cuenta habrá logrado acumular un total de $42,493 pesos (ya sumados los rendimientos). Dicha cantidad puede ser retirada en cualquier momento, pero si sumamos a esa cantidad el monto de ahorro pensionario obligatorio durante toda la vida laboral productiva, hablaríamos de un incremento del saldo pensionario de 24% y la tasa de reemplazo pasaría de 44.4% a 55%.

/cms/uploads/image/file/397641/graf1.jpg

Segundo ejemplo. Ahorrando $5.00 pesos diarios a partir de los 5 años y hasta que cumple los 18 años de vida de la persona se habrán acumulado $28,389 pesos. Si se le suma el ahorro obligatorio durante la etapa laboral, el saldo pensionario se incrementaría 16% y la tasa de reemplazo pasaría de 44.4% a alrededor de 52%.

/cms/uploads/image/file/397643/graf2.jpg

Tercer ejemplo. Si se ahorran $5.00 pesos diarios a partir de los 10 años y hasta que cumple los 18 años de vida se alcanzarían $16,188 pesos. Si adicionamos el ahorro obligatorio durante la etapa laboral, el saldo pensionario se incrementaría 9% y la tasa de reemplazo pasaría de 44.4% a 48.4%.

/cms/uploads/image/file/397646/graf3.jpg

Cuarto ejemplo. En caso de tener posibilidades para ahorrar un poco más, supongamos $10.00 pesos diarios a partir de que una persona nace y hasta que cumple 18 años de vida, se habrán acumulado $84,987 pesos. Si a eso se le suma el ahorro obligatorio durante la etapa laboral, el saldo pensionario se incrementaría 48% y la tasa de reemplazo pasaría de 44.4% a cerca de 66%.

/cms/uploads/image/file/397644/graf4.jpg

El ahorro es una cuestión de hábito y de constancia, no solo de capacidad económica, pues como queda demostrado en este ejercicio, ahorrando cantidades pequeñas (5 pesos) de manera recurrente durante un periodo considerable se alcanzan resultados positivos.

Vale la pena establecer una meta con los pequeños y enseñarles a llevar un registro del dinero que destinarán para su cuenta AFORE niños. Te compartimos un formato que será de gran utilidad para el control de su ahorro y como estímulo para que ella o el vean que con pequeños esfuerzos hay grandes beneficios:

/cms/uploads/image/file/397645/Info.jpg

¿Cómo abrir una cuenta AFORE para menores de edad?

Una vez que el padre o titular del menor ya se encuentra registrado en una AFORE puede abrir una cuenta para sus pequeños en la misma administradora que él eligió a través de la aplicación AforeMóvil, de manera remota y sin necesidad de acudir a una sucursal.

Para ambos casos se requiere el pasaporte o acta de nacimiento del menor, su CURP y la identificación oficial del padre o tutor.

Otros puntos importantes:

  • El registro del menor de edad tiene los mismos controles que un registro tradicional.
  • La cuenta AFORE del menor puede recibir depósitos por los canales existentes: domiciliación bancaria, redes comerciales, depósito directo en ventanilla bancaria, Transfer o la aplicación AforeMóvil.
  • Los recursos se invierten en la Subcuenta de Ahorro Voluntario existente para la AFORE en cuestión.
  • El menor puede ahorrar en el plazo que se elija (corto o largo plazo), dependiendo también del esquema que se utilice para realizar las aportaciones.
  • El menor puede disponer de los recursos cuando así lo desee conforme a los lineamientos y procedimientos regulatorios que son definidos con las AFORE, pero siempre observando la completa seguridad en el procedimiento del retiro y la voluntad del ahorrador. El padre o tutor es responsable de efectuar las disposiciones de recursos de la cuenta del menor.
  • La cuenta AFORE está a cargo del padre o tutor hasta que el menor cumpla 18 años o éste se afilie a un Instituto de Seguridad Social, y la AFORE lo contacte.

Versión PDF

_______________________________________________
1) Supuestos del ejercicio: se considera un ahorro de $5 diarios durante los primeros 18 años de vida del individuo. En el periodo de transición de 18 a 21 años no se contempla ingreso de aportaciones. A partir de los 22 años se toma en cuenta a un trabajador promedio con Salario Base de Cotización (SBC) de tres salarios mínimos al mes ($7,952.4), carrera salarial plana, retiro a los 65 años, tasa de aportación de 6.5% sobre el SBC, cuota social vigente a abril 2018, URV vigente al 23 de abril de 2018 y densidad de cotización de 100%. Durante todo el periodo de estimación se contempla un rendimiento real antes de comisiones de 4% y comisión de 1.021% equivalente al promedio simple vigente en 2018. Las tasas de reemplazo no consideran la pensión mínima garantizada.