Hablar de una cuenta de ahorro de largo plazo para menores de edad suena un tanto extraño, incluso un tanto ilusorio considerando que el sistema de pensiones de México tiene poco ahorro voluntario (aunque creciente) y muy pocos trabajadores independientes registrados en el mismo. No obstante, creemos que esta iniciativa es una forma sutil de incitar a los padres (los ahorradores del sistema de pensiones) a cuestionarse sobre qué tipo de habilidades financieras desean que desarrollen sus hijos, al tiempo de obligarlos a mirarse al espejo y preguntarse ¿qué tipo de ejemplo eres para tus hijos en el tema del dinero?

La educación y la inclusión financiera no son otra cosa que herramientas que proporcionan a las personas los conocimientos y los productos financieros que permiten construir un mejor patrimonio en el tiempo. Sabemos que el hábito del ahorro es escaso en México. Por ejemplo, solo 4 de cada 10 mexicanos está ahorrando para su retiro en una AFORE lo que supone que 6 de cada 10 mexicanos, sin saberlo tal vez o sin ponderarlo lo suficiente, está en riesgo –al igual que su familia- de vivir en condiciones difíciles la etapa de la vejez. De ahí que la CONSAR promueva con insistencia a la inclusión y la educación financiera en el SAR, como un mecanismo de ahorro, fácil, seguro y redituable para cualquier mexicano.

Uno de los esfuerzos más recientes en esa dirección es el cambio regulatorio publicado en octubre de 2016 que pone énfasis, por primera vez en la historia del SAR, en la inclusión de la población infantil y juvenil a un sistema que estaba restringido únicamente a los trabajadores, es decir, a los mayores de edad.

Existen varias ventajas de dar a los menores de edad la oportunidad de abrir una cuenta AFORE con el apoyo de sus padres, tutor o de la persona que ejerza la patria potestad. Algunos de los beneficios son:

  • Contar con una cuenta de ahorro y de inversión a nombre del menor, que le servirá durante la mayor parte de su vida, y que podrá brindarle rendimientos superiores a la mayoría de otros productos financieros existentes en el mercado.
  • Disponer de una herramienta financiera con la que cada integrante de la familia pueda poner en práctica el hábito del ahorro estableciendo y etiquetando objetivos personales y comunes de corto y largo plazo, además de incrementar su nivel de concientización de la importancia del ahorro para el retiro.
  • La cuenta AFORE para niños puede resultar un excelente mecanismo de ahorro para financiar, en su caso, la educación superior de los hijos.
  • Se detona una sana competencia entre las 11 AFORE al buscar ganar reconocimiento de marca a través de promociones y sus programas de educación financiera destinados a los menores y, con igual o más importancia, a los padres de los menores.
  • Aprovechar el interés compuesto. A la par de la posibilidad de ahorrar y retirar el dinero en el corto plazo, también ahorrar a largo plazo y provechar los rendimientos de la cuenta AFORE por más de 60 años.

Sin embargo, lo más relevante de esta medida es que desde una edad temprana los cuentahabientes estarán conscientes de los beneficios del ahorro constante y que desde muy jóvenes se verán involucrados con el ahorro previsional. Es verdad que hablar de una pensión en la niñez y adolescencia parecería demasiado lejano e incluso hasta fuera de lugar. No obstante, los dos ejercicios siguientes ejemplifican claramente como comenzar a ahorrar desde los primeros años de vida significa una importante mejora en el patrimonio que una persona pueda formar a lo largo de su vida (1)

Primer ejemplo: Si se ahorran $5 pesos diarios desde el momento que un pequeño o pequeña nace y hasta que cumple 18 años de vida, la cuenta habrá logrado acumular un total de $42,317 pesos (ya sumados los rendimientos). Si sumamos a esa cantidad el monto de ahorro pensionario obligatorio durante toda la vida laboral productiva, hablaríamos de un incremento del saldo pensionario de 28% y la tasa de reemplazo pasaría de 42% a casi 54%.

/cms/uploads/image/file/231969/graf1.jpg

Segundo ejemplo, ahorrando $5.00 pesos diarios a partir de los 5 años y hasta que cumple los 18 años de vida de la persona se habrán acumulado $28,306 pesos. Si se le suma el ahorro obligatorio durante la etapa laboral, el saldo pensionario se incrementaría 19% y la tasa de reemplazo pasaría de 42% a alrededor de 50%.

/cms/uploads/image/file/231970/graf2.jpg

En un tercer ejemplo, si se ahorran $5.00 pesos diarios a partir de los 10 años y hasta que cumple los 18 años de vida de la persona se alcanzarían $16,160 pesos. Si adicionamos el ahorro obligatorio durante la etapa laboral, el saldo pensionario se incrementaría 11% y la tasa de reemplazo pasaría de 42% a cerca del 47%.

/cms/uploads/image/file/231971/graf3.jpg

Por último, en caso de tener posibilidades para ahorrar un poco más, supongamos $10.00 pesos diarios a partir de que una persona nace y hasta que cumple 18 años de vida, se habrán acumulado $84,634 pesos. Si a eso se le suma el ahorro obligatorio durante la etapa laboral, el saldo pensionario se incrementaría 56% y la tasa de reemplazo pasaría de 24% a 65%.

/cms/uploads/image/file/231972/graf4.jpg

¿Cómo abrir una cuenta AFORE para menores de edad?

El trámite se realiza acudiendo a una sucursal de la AFORE o a través de un agente promotor de la administradora seleccionada. Próximamente, el registro de la cuenta de un menor de edad podrá llevarse a cabo a través del uso de una aplicación móvil, de manera remota y sin necesidad de acudir a una sucursal. Será un proceso más fácil, sencillo y para toda la población.

Requisitos para el menor de edad: un pasaporte o su acta de nacimiento. 

  • El registro del menor de edad tiene los mismos controles que un registro tradicional. El menor registrado en el SAR cuenta con un Expediente Electrónico asociado con la firma manuscrita y biométrica del padre o tutor y con los datos y elementos que identifiquen la identidad del padre o tutor ante el SAR.
  • El contrato tiene los mismos aspectos legales de un contrato tradicional, con cláusulas adicionales para sustentar el registro del menor, y el cual es firmado por el padre o tutor.
  • La cuenta AFORE del menor puede recibir depósitos por los canales existentes: domiciliación bancaria, redes comerciales, depósito directo en ventanilla bancaria, Transfer.
  • Los recursos se invertirán en la Subcuenta de Ahorro Voluntario existente para la AFORE en cuestión.
  • El menor puede ahorrar en el plazo que se elija (corto o largo plazo), dependiendo también del esquema que se utilice para realizar las aportaciones.
  • El menor puede disponer de los recursos cuando así lo desee conforme a los lineamientos y procedimientos regulatorios que son definidos con las AFORE, pero siempre observando la completa seguridad en el procedimiento del retiro y la voluntad del ahorrador. El padre o tutor es responsable de autorizar las disposiciones de recursos de la cuenta del menor.
  • El objetivo es que los menores de edad cuenten con todos los servicios que ofrecen las AFORE en apego al marco normativo.
  • La cuenta individual está a cargo del padre o tutor hasta que el menor cumpla 18 años o éste se afilie a un Instituto de Seguridad Social, y la AFORE lo contacte para conformarle un Expediente Electrónico con datos biométricos.

Para la apertura de la cuenta individual la AFORE requerirá:

  • Acta de nacimiento o pasaporte del menor.
  • Llenar datos e integrar elementos del Expediente de Identificación del menor.
  • Identificación oficial de quien ejerza la patria potestad o el tutor.
  • Documento que acredite la tutela del menor, en su caso.
  • Firma del padre o tutor en representación del menor.

Consideraciones finales

  • El ahorro es una cuestión de hábito y de constancia, no solo de capacidad económica, pues como queda demostrado en este ejercicio, ahorrando cantidades pequeñas (5 pesos) de manera recurrente durante un periodo de tiempo considerable se alcanzan resultados muy positivos.
  • Iniciar el ahorro desde edades tempranas y combatir adherencias socioculturales respecto al “ahorro” y “ahorro de largo plazo”, puede generar el impulso y romper la inercia para iniciar el camino hacia un futuro más próspero, a la vez de eliminar las brechas entre la intención de ahorrar para el retiro y hacerlo realmente (la procrastinación).
  • Con esta nueva medida regulatoria, la CONSAR complementa su menú de nuevos canales de ahorro que han permitido elevar el ahorro voluntario en el sistema de pensiones de 15 mil millones de pesos (1997-2012) a 45 mil millones al cierre de 2016.

Versión pdf

_____________________
(1) Supuestos del ejercicio:
se considera el ahorro diario correspondiente a cada ejemplo durante los primeros 18 años de vida de la persona. En el periodo de transición de 18 a 21 años no se contempla ingreso de aportaciones. A partir de los 22 años se toma en cuenta a un trabajador promedio con Salario Base de Cotización (SBC) de tres salarios mínimos al mes ($6,573.6), carrera salarial plana, retiro a los 65 años, tasa de aportación de 6.5% sobre el SBC, cuota social vigente a noviembre 2016, URV vigente al 7 de noviembre de 2016 y densidad de cotización de 80%. Durante todo el periodo de estimación se contempla un rendimiento real antes de comisiones de 4% y comisión de 1.06% equivalente al promedio simple vigente en 2016. Las tasas de reemplazo no consideran la pensión mínima garantizada.