Si alguno de tus hijos está próximo a iniciar su vida universitaria y has considerado proporcionarle una tarjeta de crédito adicional, te recomendamos leer los siguientes consejos:

  • No te ahogues en deudas. Recuerda que una tarjeta adicional es un plástico extra, ligado a la cuenta principal. En pocas palabras, tú como titular serás el único responsable de todas las compras que se realicen con ella, así como sus respectivos intereses.
  • No tiene límite de crédito propio. Por estar asociada a la cuenta principal, una adicional comparte crédito, ¡pero tranquilo!, tú eres quien determina el límite que puede gastar esa tarjeta.
  • Se refleja en tu Buró de Crédito. Las tarjetas adicionales solamente afectan el historial de crédito del titular cuando hay un mal uso de ellas. De darse el caso, la nota negativa en el Buró no es para quien o quienes utilizan el plástico extra.
  • Las compras pasan sin tu firma. Al realizar una compra con una tarjeta adicional no es necesario que te informen o que lo autorices, sin embargo, todas esas operaciones se verán reflejadas en tu estado de cuenta.

Después de conocer estos puntos, ya sabes lo que implica otorgarle una tarjeta de crédito adicional a tus hijos, por ello, establece un monto razonable, así podrás pagarlo sin afectar tus finanzas, además monitorea todas tus cuentas, incluidas las adicionales cada mes.

Síguenos en Twitter@CondusefMX y FacebookCondusefoficial