La desertificación es un proceso que consiste en la disminución parcial o gradual de la productividad de la tierra (degradación de tierras).  Las causas pueden ser naturales y/o producido o modificado por la actividad humana.

Los fenómenos naturales más comunes son los la baja precipitación y las áreas más susceptibles son las zonas áridas, semiáridas y subhúmedas secas.  Las zonas costeras de las zonas áridas son doblemente susceptibles.

Las causas por la actividad humana, como son los cambios de uso del suelo, que implican remoción y/o sustitución de vegetación, son las áreas más visibles de degradación y sus impactos son respuesta a políticas nacionales.

MAPA DE ZONAS ÁRIDAS DE MÉXICO

Fuente: Monterroso y col (2020)

LAS ZONAS ÁRIDAS Y LAS CAUSAS POR LA ACTIVIDAD HUMANA DE DEGRADACIÓN

La presión demográfica intensifica la degradación de las tierras provocando desforestación, sobrepastoreo, sobreexplotación de acuíferos, desecamiento y/o contaminación de ecosistemas acuáticos, tanto de agua dulce como de agua salobre, así como pérdidas de materia orgánica y carbón del suelo; pérdida de cobertura vegetal y de biodiversidad, debido a cambios de uso del suelo.

Para CONAZA, el combate a la degradación de las tierras debe ser acompañando de políticas dirigidas al bienestar de las unidades de producción rural. para crear consciencia e involucramiento de los productores, que juegan un rol importante en la mitigación de los impactos del cambio climático.