• La industria de la vivienda da muestras de su capacidad de adaptación, logrando que en junio de 2017 se desplazaran el doble de subsidios respecto a marzo del mismo año.
  • En línea con las directrices establecidas para el ejercicio 2017, la distribución de los subsidios se ha orientado hacia la población de menores ingresos.

Tras cuatro meses de la entrada en vigor de las Reglas de Operación del Programa de Acceso al Financiamiento para Soluciones Habitacionales que opera la Comisión Nacional de Vivienda (CONAVI), la industria de la vivienda da muestras de su capacidad de adaptación.

Mientras que el ritmo de desplazamiento de financiamientos con subsidios se ha acelerado, los apoyos económicos que otorga el Gobierno de la República a través de la Secretaría de Desarrollo Agrario, Territorial y Urbano (SEDATU), cada vez más se orientan a la población de menores ingresos.

De acuerdo con cifras preliminares, del 1 de enero al 18 de julio de 2017 se otorgaron 53 mil 793 subsidios en beneficio de igual número de familias. El monto total de recursos transferidos en este lapso fue de 3 mil 240 millones 538 mil pesos.

Los subsidios otorgados en la modalidad de adquisición de vivienda nueva representaron 82.5 por ciento del total del periodo, lo equivalente a 44 mil 393 subsidios; en tanto que la modalidad de autoproducción destacó en la comparación interanual al reportar un crecimiento 128.3 por ciento en el número de acciones realizadas.

Los subsidios colocados solo en el mes de junio de 2017 beneficiaron a un total de 11 mil 425 familias, cifra que representó el doble de lo observado en marzo de este mismo año (de 5 mil 742), cuando entraron en vigor los cambios a las Reglas de Operación del programa de subsidios para el ejercicio 2017.

“Se aprecia que esta evolución en el ritmo de colocación es un reflejo de que las nuevas condiciones del programa en general ya han sido asimiladas por la industria”, resaltó Jorge Wolpert Kuri, Director General de la CONAVI.

En línea con las directrices establecidas para el ejercicio 2017, aseguró que la distribución de los subsidios se ha orientado hacia la población de menores ingresos. En el acumulado al 18 de julio de 2017 el 77.6 por ciento de las acciones (41 mil 717) han beneficiado a personas con ingresos de hasta 2.6 UMAS (equivalente a 5 mil 966 pesos), lo que significó un incremento de 15.5 puntos porcentuales en relación a lo observado en igual periodo de 2016.

Wolpert Kuri aseveró que considerando el avance en el presupuesto del programa de subsidios para 2017, los recursos remanentes permitirán mantener un ritmo de colocación mensual similar durante el segundo semestre.

Por otra parte, el número de financiamientos originados en mayo de 2017 por Infonavit, Fovissste y la banca comercial logró su mejor marca desde febrero de 2016 al contabilizarse en 56 mil 934 créditos individuales para vivienda.

El resultado combinado de estas instituciones en los primeros cinco meses del año acumuló un total de 260.9 mil financiamientos con una inversión de 119.1 mil millones de pesos. La inversión acumulada en los últimos doce meses se ubicó en 312.6 mil millones de pesos.

Por modalidades, durante mayo de 2017, destacó el desempeño de los financiamientos para adquisición de vivienda usada, los cuales establecieron un nuevo máximo desde diciembre de 2015.

La inversión realizada en los últimos doce meses en esta modalidad representó 27.3 por ciento del total, 2.7 puntos porcentuales por arriba de la participación observada en el periodo comparable a mayo de 2016.

Por instituciones, el resultado de mayo de 2017 fue impulsado particularmente por Infonavit, quien tuvo su mayor actividad desde febrero de 2016. En el periodo enero – mayo de 2017, el Instituto otorgó 180.7 mil créditos con una inversión propia de 45.3 mil millones de pesos, lo que representó un crecimiento de 3.8 por ciento en relación al mismo periodo de 2016.