El desplazamiento interno forzado destaca por la profundidad de sus afectaciones. La pérdida de seguridad, característica de contextos sociales y espaciales violentos, transforma e incide en todos los ámbitos personales, y limita el goce y ejercicio de los derechos humanos. Puede decirse que la ocurrencia de este fenómeno es particularmente acuciante desde mediados de la primera década de este siglo, y se asocia con el recrudecimiento de la violencia en ciertas regiones del país.

Los resultados de la investigación indican la existencia de diferentes dimensiones del fenómeno, tales como la temporalidad del desplazamiento, la dirección y el proceso de selección del lugar de destino, las distancias recorridas, las estrategias utilizadas por las familias, los cambios en la salud física y emocional, el acceso a recursos monetarios o de otra índole que permiten financiar y adaptarse al sitio de destino, así como  el manejo de los bienes inmuebles que dejaron abandonados. El análisis de estas condiciones es imperativo para la implementación de estrategias de atención y solución, integrales y duraderas.

La presente publicación visibiliza el tema y las singularidades de la problemática en México, recopilando información valiosa para la toma de decisiones. Los hallazgos obtenidos a partir de los instrumentos antropológicos empleados resaltan la importancia de una respuesta institucional, nacional y subnacional, para su atención, al mostrar que hasta ahora los costos del proceso han sido asumidos individual o familiarmente, lo cual determina diferentes estrategias para salvaguardar la integridad, que en algunos casos incluye el cruzar las fronteras internacionales.