Las Zonas de Refugio Pesquero (ZRP) se definen en el Artículo 4º, Fracc. LI de la LGPAS como “Áreas delimitadas, con la finalidad de conservar y contribuir, natural o artificialmente, al desarrollo de los recursos pesqueros con motivo de su reproducción, crecimiento o reclutamiento, así como preservar y proteger el ambiente que lo rodea” y por lo tanto representan una estrategia importante para conservar la biodiversidad de especies pesqueras y asociadas que ofrecen importantes beneficios biológicos como: reducción de la mortalidad por pesca, protección a los procesos de reproducción y crianza, repoblamiento, dispersión larval, incremento de tallas y recuperación de cadenas tróficas y hábitats. En cuestiones económicas y sociales, las ZRP también son extremadamente útiles para: incrementar el volumen y valor de la captura, la certificación de pesquerías sustentables, el desarrollo de actividades alternativas (ecoturismo), el mantenimiento de la actividad pesquera y una mayor participación activa de las comunidades (corresponsabilidad y gobernanza).
Cabe destacar que las ZRP presentan varias diferencias significativas, en relación con las Áreas Naturales Protegidas (ANP) que son propuestas y manejadas por la Comisión Nacional de Áreas Naturales Protegidas (CONANP), dependiente de la Secretaría de Medio Ambiente y Recursos Naturales (SEMARNAT), entre las diferencias más importantes podemos destacar las siguientes: