Del volumen total de agua dulce, estimado en unos 38 millones de kilómetros cúbicos, poco más del 75% está concentrado en casquetes polares, nieves eternas y glaciares; el 21% está almacenado en el subsuelo, y el 4% restante corresponde a los cuerpos y cursos de agua superficial (lagos y ríos). 

El subsuelo mexicano aloja gran número de acuíferos fuentes de agua que funcionan a la vez como vasos de almacenamiento, redes de acueductos y plantas de tratamiento naturales. Se han definido 653 acuíferos para fines de evaluación, manejo y administración de las aguas nacionales del subsuelo. 

Conviene destacar algunos atributos que el agua subterránea presenta por naturaleza y que le confieren ciertas ventajas: 

  • Menores pérdidas por evaporación.

  • Menor exposición a la contaminación.

  • Disponibilidad menos afectada por las variaciones climáticas.

  • Amplia distribución espacial.

  • No hay pérdida de la capacidad de almacenamiento.

  • Temperatura del agua constante.

La importancia del agua subterránea es mayor en países como México con extensas regiones áridas, donde el subsuelo suele ser la principal y la única fuente permanente de agua.                             

Ir al sitio:

http://sigagis.conagua.gob.mx/gas1