Al oriente del Estado de México, en la zona de influencia del Parque Nacional Izta-Popo, se encuentra el ejido Emiliano Zapata, municipio de Amecameca, sitio en donde abundan los bosques de pino-encino, y en donde las personas habitantes han encontrado, en diversas actividades de aprovechamiento forestal, desarrollo económico, social y ambiental.

/cms/uploads/image/file/847794/AMECAMECA_30.jpg

Si bien, durante todo el año el ecoturismo es una de sus actividades primordiales, a partir de la segunda semana de noviembre, se preparan para recibir visitantes quienes además de disfrutar de campismo, montañismo, tirolesa y puentes colgantes, acuden en familia a buscar y cosechar su propio árbol de Navidad representando una experiencia única e inolvidable.

/cms/uploads/image/file/847792/AMECAMECA_17.jpg   /cms/uploads/image/file/847797/AMECAMECA_37.jpg

La empresa forestal comunitaria del ejido Emiliano Zapata se llama “Navidad Bosque Esmeralda”, y con apoyos del gobierno estatal y federal, en 2011 establecieron una plantación forestal comercial de árboles de las especies de Pino Canadiense (Pseudotsuga macrolepis), Pino vikingo (Pinus ayacahuite), Oyamel (Abies religiosa) y Cedro Blanco (Cupressus lindleyi), mismas que en temporada navideña son parte de los hogares de muchas familias mexicanas, y que su cultivo representa ingreso y bienestar para la comunidad; además se han convertido en un referente de desarrollo forestal sustentable en el país.

/cms/uploads/image/file/847793/AMECAMECA_20.jpg

Asimismo, la localidad Birenes Comunales Santiago Tlazala, en el municipio Isidro Fabela, también en el Estado de México, es otro sitio en donde se lleva a cabo esta práctica sustentable. Las y los habitantes cuentan con una actividad económica que además es amigable con el medio ambiente.

/cms/uploads/image/file/847790/SANTIAGO_TLAZALA_28.jpg

Allí establecieron una plantación de Pseudotsuga menziessi, Abies religiosa, Pinus ayacahuite, Pinus montezumae, apoyada por el gobierno federal a través de la Comisión Nacional Forestal (Conafor) y del gobierno estatal a través de la Protectora de Bosques del Estado de México (Probosque); en total durante los años 2015, 2017, y 2020 se han plantado 55 hectáreas.

/cms/uploads/image/file/847799/SANTIAGO_TLAZALA_10.jpg

Desde entonces, año con año preparan sus árboles para que en temporada navideña, estén listos para su cosecha.

Derribemos mitos.

Casi siempre se piensa que atrás de un árbol natural de Navidad, hay deforestación, tala ilegal y destrucción de un ecosistema; sin embargo, esto no es verdad, por el contrario, una plantación forestal comercial de árboles navideños representan historias de mucho trabajo y esfuerzo sostenido por más de cinco años, necesarios para cosecharlos,  representando un patrimonio que dará el sustento a varias familias mexicanas, así como de comunidades forestales.

/cms/uploads/image/file/847787/SANTIAGO_TLAZALA_17.jpg

Además, las plantaciones de árboles de Navidad brindan múltiples  beneficios ambientales como:

  1. Recuperación de la cobertura forestal en terrenos que alguna vez fueron utilizados para uso agropecuario por lo que contribuyen a mitigar los efectos del cambio climático, pues a los terrenos se les devuelve su  uso forestal, al tiempo que capturan de carbono de manera constante.
  2. Las superficies dedicadas a esta actividad tienen ciclos productivos sustentables, lo que significa que se mantienen con cobertura forestal todo el tiempo, ya que se aprovecha el árbol y al siguiente año se planta uno nuevo, conservando el suelo y el ecosistema.
  3. Al terminar su uso, pueden ser utilizados para producir abono orgánico o sustrato para producir más árboles.
  4. Los árboles de Navidad Naturales tiene un impacto en el ambiente positivo por sus múltiples beneficios, caso contrario, los arboles artificiales para su fabricación consumen gran cantidad de recursos renovables y no renovables que generan contaminación.

/cms/uploads/image/file/847789/SANTIAGO_TLAZALA_24.jpg

No debemos olvidar los beneficios sociales y económicos:

  1. Reactivan la economía en las áreas rurales.
  2. Generan empleo permanente en las comunidades forestales.
  3. Son productos de alta aceptación en el mercado.
  4. Contribuyen a disminuir el déficit de la balanza comercial forestal al sustituir importaciones.

Es importante mencionar que en las plantaciones de árboles de Navidad, también se pueden encontrar  centros de ecoturismo, recreación y alimentación donde las familias y visitantes pueden disfrutar del uso de tirolesas, cabañas, senderos naturales, excursiones didácticas, miradores, espectáculos artísticos, juegos infantiles, áreas de picnic, restaurantes, observación de fauna, así como exposición y venta de artesanías locales.

Árboles de Navidad en México.

El cultivo de árboles de Navidad en México es una actividad que se realiza desde hace más de 40 años,  con alto potencial económico dentro del sector forestal,  y es impulsada por la CONAFOR a través de apoyos que se otorgan para el establecimiento de Plantaciones Forestales Comerciales que contribuyen a generar desarrollo en las zonas rurales del país y satisfacer la demanda del mercado.

/cms/uploads/image/file/847788/SANTIAGO_TLAZALA_23.jpg

Los estados con mayor superficie plantada son México con 729 hectáreas; Puebla, 369; Tlaxcala, 162; Veracruz, 148; Michoacán, 127; y Durango, 111.

El principal género utilizado para las plantaciones de árboles de Navidad es el género Pinus altamente apreciado en el centro de México por su conformación, color y aroma; por otro lado, debido a la demanda en el mercado nacional, el uso del género Pseudotsuga (Abetos), comienza a formar parte importante de las estadísticas, y por último, las especies del género Abies.

/cms/uploads/image/file/847796/AMECAMECA_34.jpg

Temporada 2023

Los árboles navideños ya están listos para ser cosechados. Este año, 291 personas plantadoras tienen la oportunidad de comercializar más de 250 mil árboles de Navidad, en las siguientes entidades: Guanajuato, Veracruz, Estado de México, Ciudad de México, puebla, Michoacán, Morelos, Jalisco, Tlaxcala, Zacatecas, Querétaro, Tamaulipas y Coahuila

La CONAFOR tiene registrados 284 puntos de venta en el país, cuya ubicación se podrá consultar en la siguiente liga de acceso: https://directorioarboles.cnf.gob.mx/

Los precios pueden variar dependiendo la ubicación del punto de venta y las características del árbol, entre 300 a 3 mil 200 pesos. 

Así que ahora ya sabes que adquirir un árbol de navidad natural y mexicano, beneficia al desarrollo de las comunidades del país, y además es bueno para el medio ambiente.