Berna, Suiza.- Exhortan a una participación más activa de las sociedades del mundo ante la crisis de biodiversidad. Ante la urgencia de tomar medidas concretas para evitar la alarmante pérdida de biodiversidad a nivel global, más de 150 expertos de 70 países se reunieron en Berna, Suiza, del 23 al 25 de enero. El objetivo de la Conferencia Berna III fue identificar oportunidades para una colaboración más efectiva (entre 15 Tratados y Acuerdos Multilaterales Ambientales de las Naciones Unidas) en la implementación del Marco Mundial sobre Biodiversidad, adoptado en diciembre de 2022.

Durante la reunión se hizo un llamado sobre la urgencia de hacer un uso efectivo de las estructuras existentes y no ser prisioneros del pasado. Salir de las zonas de confort y actuar de manera consciente, responsable y congruente con la naturaleza.

La participación en la Conferencia fue exclusivamente por invitación del Gobierno Suizo, a partir de nominaciones por parte de las mesas directivas de cada tratado. Por parte de México, estuvieron Hesiquio Benítez (CONABIO) en representación de la Convención sobre el Comercio Internacional de Especies Amenazadas (CITES); José Feliciano González (CONANP) en representación de la Convención de Sitios Patrimonio Mundial de la UNESCO (WHC); Jaime González (CONANP) en representación de la Convención de Humedales (Ramsar); Camila Zepeda (SRE); y Amelia Arreguín en representación del Caucus de las Mujeres del Convenio de la Diversidad Biológica.

La CONABIO presentó el caso de estudio sobre “El proceso formal de la CITES para la alineación de su Visión Estratégica con el Marco Mundial de Biodiversidad y la Evaluación de Uso Sostenible de la Plataforma Intergubernamental Científico-Normativa sobre Diversidad Biológica y Servicios de los Ecosistemas (IPBES)”, además de tener una activa participación, a través de biólogo Hesiquio Benítez, como panelista y moderador de mesas de trabajo.

Las Co-presidentas de la Conferencia resaltaron la importancia de la cooperación entre estas entidades del Sistema de las Naciones Unidas para implementar los cuatro objetivos y las 23 metas del Marco Mundial de Biodiversidad.

Entre las novedades destaca que por primera vez participó el grupo de convenciones sobre químicos, para abordar la contaminación química, como una de las causas más importantes de la pérdida de biodiversidad a nivel global.

Las conclusiones más importantes se enfocaron a la urgencia de promover sinergias entre los convenios multilaterales ambientales del Sistema de las Naciones Unidas, y el impulso de una participación más activa de las agencias gubernamentales nacionales y subnacionales, así como de la sociedad, en acciones orientadas a la lucha contra la pérdida de hábitat, el cambio climático, la presencia de especies exóticas invasoras, la sobreexplotación y la contaminación.

Finalmente, se invitó a los países a que organicen dinámicas similares a Berna III en sus procesos de actualización de las Estrategias Nacionales de Biodiversidad y sus Planes de Acción ante el CDB, con los puntos focales naciones de los diversos tratados, proceso que actualmente ya coordina la CONABIO en México.

Las conclusiones y recomendaciones de la Conferencia Berna III, serán presentadas ante la Asamblea de las Naciones Unidas sobre Medioambiente a fines de febrero en Nairobi, Kenia, la 16 Conferencia de las Partes del CBD en octubre en Colombia, así como en otras reuniones globales en la esfera ambiental.