Es un programa que evalúa el desempeño de los laboratorios y/o bancos de sangre que realizan pruebas de Inmunohematología, con la finalidad de garantizar  la efectividad y funcionalidad del personal, de los equipos y de los reactivos, teniendo  como resultado la seguridad transfusional y así mismo el reflejo de  la confianza de calidad de su trabajo  que oferta cada uno de los participantes.