El 28 de abril de 1841 ocurrió un sismo de magnitud 6.2 aproximadamente 40 kilómetros (km) al suroeste de Punta Santa Elena, en lo límites de Coahuila y Zacatecas (24.65°N, 101.60°W). El movimiento del terreno fue percibido hasta 350 km de distancia, abarcando el territorio de la República del Río Grande (Nuevo León, Tamaulipas, Coahuila y la parte sur de Texas). En el Diario del Gobierno de la República Mexicana se relata lo siguiente: “En la noche del día 28… a las 8 y 45 minutos, se dejó sentir en toda esta ciudad un ruido subterráneo con detonaciones prolongadas… tal fenómeno fue seguido sin perceptible intermisión por movimientos repetidos de oscilaciones y trepidación que duraron de 4 a 5 segundos”.

/cms/uploads/image/file/644836/Fragmento_de_Diario_1841.jpg

Fragmento del Diario del Gobierno de la República Mexicana, 23 de mayo de 1841

Este evento sísmico produjo colapsos de casas y la muerte de seis personas en Punta Santa Elena en Coahuila, así como daños severos a estructuras en las haciendas Los Muertos y La Vaquera, localizadas al suroeste de Saltillo. En Monterrey y Saltillo sólo se reportó una fuerte sacudida del terreno sin daños estructurales; mientras que, en la ciudad de Galeana se reportaron graves perjuicios a la iglesia de esta localidad.

Este terremoto se considera entre los cuatro eventos de mayor magnitud en la provincia de Cuencas y Cordilleras de México junto con los eventos de Bavispe, Sonora, de 1887 (Mw 7.5); Parral, Chihuahua, de 1928 (Mw 6.5) y Valentine, Texas, de 1931 (Mw 6,4). De acuerdo a estudios en la zona y la sismicidad histórica, el noreste de México es sísmicamente activo y propenso a eventos de magnitud mayor a 6.

/cms/uploads/image/file/644838/localizacio_n_sismo_1841.jpg

Registros históricos del noreste de México. Las estrellas rojas representan ciudades que percibieron uno o varios terremotos (1838-1911). Los círculos verdes representan la sismicidad histórica en el área de 1787-2006

De acuerdo al Servicio Sismológico Nacional (SSN), desde 1900 a la fecha en el noreste de México se han registrado 600 sismos de los cuales 92 ocurrieron en Coahuila, 393 en Nuevo León y 115 en Tamaulipas; con magnitudes en el orden de 2.2 y 4.8.

Los sismos no se pueden predecir, por ello debemos estar preparados, elaborar un Plan Familiar de Protección Civil y contar con una Mochila de Emergencia acorde a nuestras necesidades y la de nuestra familia.

Qué hacer antes, durante y después de un sismo

La frecuencia de los sismos en el país y la cantidad de zonas vulnerables, exigen que se tomen medidas preventivas que puedan mitigar o reducir los efectos de estos fenómenos.

Los accidentes personales más comunes son consecuencia de:

  • Derrumbes parciales de edificios, que provocan caída de muros divisorios, cornisas, marquesinas, falsos plafones y unidades de iluminación
  • Caída de vidrios rotos de ventanas
  • Caída de libreros, muebles y otros enseres, en el interior de los inmuebles
  • Caída de cables de energía eléctrica
  • Actos humanos provocados por el pánico (por ejemplo salir corriendo a la calle y empujar a otros)
  • Una persona puede disminuir los peligros a que están expuestos ella y su familia, aprendiendo qué hacer en caso de sismo

ANTES

Prepárate

  • Conoce la unidad de Protección Civil o a las autoridades locales de tu comunidad
  • Identifica si la zona en la que vive puede ser afectada por movimientos sísmicos intensos
  • Ten a la mano radio de baterías, linterna y documentos personales (físicos o digitales)
  • Prepara tu plan familiar de protección civil
  • Organiza y participa en simulacros de evacuación
  • Identifica las zonas de seguridad en tu casa, escuela o lugar de trabajo
  • Revisa constantemente las instalaciones de gas y luz (mantenimiento preventivo)
  • Prepara tu mochila de emergencia
  • Procura que la edificación donde vives esté construida con base en un diseño que cumpla con el reglamento de construcción local
  • Revisa con regularidad si aparecen grietas en los muros y columnas de tu vivienda. En caso de que así suceda, identifica si es horizontal, vertical o inclinada, mide su longitud y trata de medir su ancho. Si es posible haz un croquis de tu vivienda, indicando claramente la ubicación de los elementos dañados. Tómales fotografías y entrega la información a las autoridades de Protección Civil de tu localidad

DURANTE

Actúa

  • Conserva la calma y ubícate en la zona de seguridad
  • Aléjate de objetos que puedan caer y de ventanas
  • Si te encuentras en tu automóvil estaciónate y aléjate de edificios altos, arboles de gran altura o postes
  • Si te encuentras en zonas costeras aléjate de la playa, ríos, arroyos, zonas pantanosas o lagunas y refúgiate en zonas altas (tsunami)

DESPUÉS

Revisa

  • Revisa tu casa después de un sismo
  • Utiliza el teléfono solo en caso de emergencia
  • No enciendas cerillos o velas hasta asegurarte que no hay fugas de gas
  • Mantente informado, NO propagues rumores y atiende las recomendaciones de las autoridades y Protección Civil de tu estado
  • Recuerda que se pueden presentar réplicas, por lo que es importante mantenerte alerta.
  • Consulta a la autoridad local sobre las medidas que se deberán seguir en los días posteriores al impacto del fenómeno