Hablar de finanzas con la familia, los amigos, no es fácil, porque creemos que es un tema para expertos, pero la realidad es que es importante saber del tema para poder hacer un balance de nuestra situación financiera, para identificar qué debemos hacer al respecto.

Primero debemos saber ¿cuánto gano?, ¿qué debo pagar?, ¿qué puedo o me quiero comprar?, ¿cuánto debo ahorrar?, ¿qué meta tengo?

En segundo lugar, saber ¿qué son las finanzas personales?, es el dinero que necesitamos para subsistir, ahorrar para imprevistos, como perder el trabajo y además invertir para un negocio, una casa, los estudios de los hijos, en fin, suena y es un poco complicado.

Es un proceso de educación que debería iniciar desde que somos niños y convertirse en un buen hábito para toda la vida, pero en la realidad es que gastamos el dinero sin ni siquiera saber si tenemos lo suficiente y lo único que sí sabemos hacer es endeudarnos sin encontrar una salida.

Tenemos una noticia, evitar las deudas y ahorrar es posible. Lee y aplica las siguientes recomendaciones:

  1. Tener un ahorro de entre 10 y 15% de nuestros ingresos netos. Si haces pequeños recortes en gastos de entretenimiento, salidas frecuentes o esos gustos que no son necesarios, puedes lograr mantener un ahorro creciente que te ayudará a solventar imprevistos, poner un negocio sin pedir crédito o poder pagar la escuela para nuestros hijos, en fin, lo que tanto has querido.
  2. Llevar un diario. Planifica y anota todas tus compras. No esperes llegar a casa, utiliza tu celular para anotar fechas de pago de servicios, tus comidas, el supermercado, transporte, gasolina, el café, etc.
  3. Poner atención en el gasto hormiga. Regístralo en tu diario, así visualizarás ¿cuánto gastas? en antojos, el bolero, botellas de agua, dulces y todo eso que nos encontramos en la calle.
  4. Reflexionar antes de usar tu tarjeta de crédito. Es mejor usar efectivo o tarjeta de débito; ten siempre presente que el dinero de la tarjeta de crédito es un “préstamo” que tendrás que pagar en su totalidad en tu fecha de corte para no generar intereses, de no hacerlo tendrás un acumulativo de intereses que al sumarlos verás que tu compra salió más cara de lo que realmente vale.
  5. Guardar el dinero en el cajón ya no es una buena opción, es mejor buscar productos financieros que te permitan tener un rendimiento de tu dinero. Una cuenta de débito que te brinde la opción de disponer de tu dinero cuando quieras a través de una tarjeta, es una excelente alternativa para llevar el control de tus gastos y tener seguro tu dinero porque no cargas efectivo.

¡Estás listo para tener el control de tus finanzas! No olvides que la constancia y un objetivo claro son tus mejores aliados para el ahorro.

Encuentra aquí más información sobre los productos y servicios de inclusión financiera que Bansefi te ofrece