Se considera necesario ampliar el volumen susceptible de apoyo a 170 mil toneladas de frijol negro (excepto Jamapa) y claros (excepto azufrados, peruanos y blancos), reconociendo el retraso en la comercialización del grano y en consecuencia, en el ingreso al productor por la venta del mismo.