Para la ARTF, el aumento del fenómeno delictivo en el servicio de transporte público ferroviario de carga en la región comprendida por los Estados de Puebla, Tlaxcala y Veracruz (Región Afectada), constituye una preocupación de gran relevancia, pues con este incremento se vulnera la eficiencia en la operación del sistema ferroviario mexicano (SFM) y por tanto en las cadenas productivas relacionadas.

A través del análisis de los Reportes Trimestrales de Seguridad en el SFM, implementados por la ARTF, con información aportada por los concesionarios, se ha observado el incremento en los eventos de robo sucedidos en la Región Afectada, específicamente durante el segundo trimestre del presente año.

En particular, durante el período comprendido entre los meses de abril a junio de 2017, la Región Afectada concentró 38% del total de robos reportados en el SFM, lo que significó un incremento de 1,475% (+118 eventos) con respecto a los primeros tres meses del año.

Cabe señalar que, a través del análisis de la información recabada, se puede identificar que 99% de los eventos están relacionados con la sustracción de productos, tales como: granos, bebidas alcohólicas y polietileno, principalmente; siendo las Líneas S y SC (ver Figura 1), las que presentan mayor incidencia con 46% y 37% respectivamente.

/cms/uploads/image/file/323862/Robo_a_trenes.JPG

Estas líneas conforman una parte importante de la ruta de traslado de mercancías entre Veracruz y la Ciudad de México. Para dimensionar el nivel de la problemática en el servicio público de transporte ferroviario de carga, vale la pena mencionar que el volumen generado en el puerto de Veracruz que corre por esta ruta (6.3 millones de toneladas en 2016), representa más de 5% de la carga total transportada en el SFM, destacando los siguientes productos: maíz (23.3%), trigo (22.5%), frijol de soya (11.7%) y contenedores (10.8%). Adicionalmente, es el puerto en el país donde se recibe el volumen más alto de carga de importación que se transporta por ferrocarril, abarcando 43% del total (8.5 millones de toneladas en 2016).

Bajo este contexto, la ARTF ha emprendido diferentes acciones de coordinación y participación para atender la problemática descrita, en el ámbito de sus facultades, entre ellas:

  1. Colaboración intensiva con las instancias de seguridad nacional como la Comisión Nacional de Seguridad, la Secretaría de la Defensa Nacional y la Policía Federal, con el objetivo de implementar operativos de vigilancia bajo la operación del programa “Ferrocarril Seguro”;
  2. Revisión de iniciativas de modificación al Reglamento del Servicio Ferroviario, a efecto de incluir facultades y normatividad que permita fortalecer el tema de seguridad pública en la operación del SFM;
  3. Impulso de la integración de un grupo interno de seguimiento a las denuncias presentadas por los concesionarios por daño o invasión a las vías generales de comunicación, en la Región Afectada, a efecto de actuar y coadyuvar en coordinación con instancias gubernamentales de seguridad nacional.

Es importante señalar, que las estrategias implementadas para mejorar las condiciones de seguridad ferroviaria en la Región Afectada han contado con el apoyo activo de los concesionarios Ferrosur, S.A. de C.V. y Kansas City Southern de México, S.A. de C.V.

Por último, la ARTF hace un llamado a las autoridades estatales y municipales de la Región Afectada, para sumarse decididamente a los esfuerzos impulsados desde el Gobierno Federal para erradicar el fenómeno delictivo que ha afectado el tránsito del ferrocarril a través de su territorio.