Los beneficios que aporta el uso de Binomios Caninos en puntos de ingreso al país son:

  • Evitar la introducción y dispersión de plagas y enfermedades
  • Permite agilizar los procedimientos de inspección de equipaje, bolsas de mano y paquetería que ingresa al país
  • Inspecciones más amigables con las personas que ingresan a México, ayudando a disminuir los conflictos con los usuarios
  • Se eliminan las revisiones aleatorias, con los caninos solo se revisan aquellas que son marcadas por el canino
  • Genera mucho interés en los usuarios y permite informar de la labor del Senasica y la importancia para la producción agropecuaria del país

Los perros que se dedican a la inspección en estas zonas están entrenados la Escuela Canina del Senasica y han sido seleccionados por su carácter y por sus cualidades olfativas. Son entrenados durante tres meses y medio, de los cuales los últimos 45 días se suma al que será su manejador en puerto, aeropuerto, frontera o Puntos de Verificación e Inspección Federal (PVIF), para integrar un Binomio Canino (manejador-perro).

Los elementos caninos inspeccionan, mediante el olfato, los equipajes y mercancías de los pasajeros que transitan por estos lugares, y podrás identificarlos fácilmente ya que se encuentran uniformados con chalecos. Se entrenan para la detección de cinco aromas básicos (cítricos, mango, manzana, cerdo y res), posteriormente y según su lugar de asignación se agregarán más aromas a su memoria olfativa. 

Para formar parte del equipo del SENASICA, los perros deben cumplir con las siguientes características:

  • Tener entre 1 y 2 años de edad

  • Gusto por utilizar su nariz

  • Ser amigables con las personas y otros animales

  • Glotón o gusto por el juego

  • Estar libre de cualquier enfermedad crònica degenerativa

Así que, si algún día te llegas a encontrar a uno de estos perros, no debes temerles ya que son animales profesionalmente entrenados para realizar esta actividad, no atacan ni son agresivos, por lo que te sugerimos no acercarte a saludarlos ni acariciarlos para evitar distraerlos de sus funciones.