/cms/uploads/image/file/879153/1.jpg

Fotografía 1: A la izquierda se encuentra Jesús Piedra Ibarra. Fotografía presentada por la DFS.

Jesús Piedra de Ibarra nació el 17 de febrero de 1954, hijo de la activista Rosario Ibarra de Piedra y del doctor Jesús Piedra Rosales. Estudió medicina en la Universidad Autónoma de Nuevo León, donde demostró interés por el pensamiento de izquierda. Participó activamente en diversas organizaciones estudiantiles antes de unirse a La Liga Comunista 23 de septiembre, donde fue conocido como “Rafa” o “Rafita”. Dentro de esta organización participó en varios enfrentamientos armados entre la liga y las autoridades de Nuevo León, así como con la DFS.

El 18 de abril de 1975, fue la última vez que se le vio con vida y de la cual se tiene conocimiento sobre su paradero, ya que lo único que se sabe es que fue detenido por la Dirección Federal de Seguridad, sin que se tenga más información acerca de él desde entonces. Inicialmente, la DFS negó haber detenido a Ibarra. Sin embargo, gracias a las movilizaciones lideradas por su madre, Rosario Ibarra, en exigencia de la presentación con vida de su hijo y en favor de todos los desaparecidos del país, y tras confrontaciones directas con Luis Echeverría y Nazar Haro, se logró confirmar que la DFS había detenido a Jesús. Esto quedó registrado en un informe de la dirección creado en abril de 1975 en el que se menciona “Jesús Piedra Ibarra (a) “Rafael”, quien fuera aprehendido el día de ayer”.[1]

/cms/uploads/image/file/879154/2.png

Fotografía 2: Fotografía presentada por la DFS de Jesús Piedra Ibarra

Desde el inicio de la desaparición de su hijo, Rosario Ibarra inició un proceso de búsqueda, movilización y resistencia. Con el paso del tiempo, se dio cuenta de que el caso de su hijo no era único, sino que había cientos de desaparecidos. Así, logró reunir a diversas madres y familiares de desaparecidos, y en 1977 fundó el Comité Pro Defensa de Desaparecidos, Presos, Perseguidos y Exiliados Políticos de México, que más tarde sería conocido como Comité Eureka. Esta organización es pionera en la lucha contra la desaparición.

“Dicha organización emprendió una huelga de hambre en la Catedral Metropolitana desde el 28 de agosto de 1978.”[2] Bajo la consigna de “Vivos se los llevaron, vivos los queremos” exigieron la presentación de los desaparecidos y la creación de una amnistía general para los presos políticos. Esta acción llevó a que, unos meses después, José López Portillo anunciara una ley de amnistía que fue aprobada de manera inmediata. La aplicación de la ley puso en libertad a más de 1000 presos políticos y permitió el regreso de exiliados al país.[3]

/cms/uploads/image/file/879155/3.png

Imagen 3: Fotografía del expediente creado por la DFS sobre Jesús Piedra Ibarra

Aunque la amnistía benefició a un gran número de personas, lamentablemente no resultó ser la solución definitiva para un problema estructural, ya que el caso de los desaparecidos continuaba sin recibir la debida atención ni interés por parte de las autoridades. Además, la gestión de la información sobre las acciones de los distintos organismos policiales, como la DFS, se mantenía clasificada, lo que obstaculizó cualquier avance en las investigaciones.

A lo largo de los años, el caso de Jesús Piedra Ibarra ha representado no solo la lucha de una madre desesperada por encontrar a su hijo, sino también la lucha de todo un país contra la impunidad y la injusticia. A través del activismo de Rosario Ibarra de Piedra y el trabajo del Comité Eureka, se logró visibilizar la grave problemática de las desapariciones forzadas en México durante la Guerra Sucia.

El acceso a los documentos de la DFS es un avance significativo en el esclarecimiento de estos casos, ya que estos archivos contienen información vital que podría ser la clave para desentrañar el misterio detrás de numerosas desapariciones. Dichos documentos no solo representan archivos históricos, sino también un testimonio de la lucha constante por la justicia y la memoria de aquellos han sido arrebatados injustamente. Su apertura representa un avance significativo en la lucha contra la impunidad y en el camino hacia la reparación del daño.

Referencias Principales:

AGN, DFS, caja AC 945/4223, Exp. 100-10-16-4, legajo 15.

AGN, DFS, caja AC 1028/4223, Exp. 100-17-1, legajo 43.

AGN, DFS, caja AC 301/4223, Exp.  11-219, legajo 5.

AGN, Copias Maestras, IPS, De Piedra Ibarra Jesús, caja 204, legajo 1.

Referencia de Imágenes:

Imagen 1: AGN, DFS, caja AC 301/4223, Exp.  11-219, legajo 5.

Imagen 2: AGN, Copias Maestras, IPS, De Piedra Ibarra Jesús, caja 204, legajo 1.

Imagen 3: AGN, Copias Maestras, IPS, De Piedra Ibarra Jesús, caja 204, legajo 1.

[1] AGN, DFS, caja AC 1028/4223, exp. 100-17-1, leg. 43.

[2] Gobierno de México. “Circular Morelia, rescate de memoria”. En Sitios de Memoria. Disponible en https://sitiosdememoria.segob.gob.mx/work/models/SitiosDeMemoria/Documentos/PDF/Memoria_circular_Morelia.pdf [consultado el 18 de abril de2024].

[3] CNDH. “Es detenido y desaparecido Jesús Piedra Ibarra en la ciudad de Monterrey, lo que dará pie a la lucha que emprendió doña Rosario Ibarra de Piedra”. En CNDH. Disponible en https://www.cndh.org.mx/sites/default/files/documentos/2023-04/FRN_ABR_18-1.pdf [consultado 03 de mayo de 2024].