En primer lugar la fisonomía del plantel evidenció orden, limpieza y armonía, no obstante ser de dimensiones pequeñas; además, la población escolar es de 192 alumnos en el turno matutino,  y de 122 en el vespertino, lo cual se expresa en grupos reducidos, que es lo idóneo para un mejor proceso de enseñanza-aprendizaje.

Otra sorpresa fue la forma en que la comunidad escolar realizó la ceremonia cívica de los lunes. En esta ocasión, los alumnos de sexto grado Jadal Lucio Bravo Chino y Axel Gael Hernández Calva, hicieron una dinámica en la cual interpretaron a un padre de familia que acude a la escuela para  conocer las obras de mejora de la infraestructura que se le hicieron al plantel, mientras el otro niño representó a la autoridad educativa que le brindó la información.

Así, los presentes se enteraron que la Secretaría de Educación Pública, a través del Programa Escuelas al CIEN, destinó 2 millones 700 mil pesos  en la construcción de un arco techo para el patio, en la rehabilitación de los sanitarios y en la impermeabilización del inmueble, por lo cual el secretario izó la Bandera Blanca de la obra terminada.

Además de felicitarlos por esta innovadora manera de hacer las efemérides, el titular de la SEP agradeció a la comunidad escolar por haberlo invitado. Después fue guiado por un grupo de alumnos de diversos grados, entre ellos Camila Tirado Cruz, de segundo año, quien desde su silla de ruedas le explicó en qué consistieron.

También lo acompañaron las directoras de ambos turnos: María Guadalupe Martínez Magaña del matutino y Veda Inés Martina Muñoz Cruz del vespertino, así como las madres de familia que integraron el Comité de Mejoramiento de la Infraestructura Educativa, que se encargó de supervisar y avalar las obras.

Aurelio Nuño Mayer convivió de manera informal con los escolares y preguntó a varios de ellos ¿qué les gustaría estudiar cuando sean adultos? Salvador, de segundo, le dijo que quiere ser veterinario; Julia, de cuarto, desea ser maestra y Samuel,  también de cuarto, aspira a ser senador. Por su parte, Lorena, de tercero, se inclinó por la repostería, mientras Naomi, del mismo nivel, espera ser abogada. A ellos y a todos los demás estudiantes de la primaria Francisco Gabilondo Soler, el inolvidable  Cri Crí, el secretario los felicitó y les dijo que todo en la vida se puede conseguir con una buena educación.

Galería Fotografíca