La Escuela Primaria Constitución de 1857. Esta Institución fue construida en los años cincuenta ante la necesidad de dar espacio a los grupos de alumnos varones que la vecina Escuela Benito Juárez, atendía en la huerta de hortaliza, a espaldas de este inmueble, al crecer su población escolar.

Entre los años 1956 y 1957 se impartió enseñanza a dos primeros grupos; sin embargo, la población estudiantil siguió creciendo, por lo que se tuvieron que habilitar 8 grupos más, ocasionando una sobrepoblación en los baños y patios.  Esto propició que se construyera otra primaria, exclusivamente  para varones, con el nombre de Constitución de 1857, como parte de la conmemoración del centenario de la Promulgación de la Constitución de 1857.

Para celebrar los 60 años de esta escuela, los directivos y docentes organizaron un evento que inició con los honores a la Bandera; al finalizar, integrantes de la Asociación de Padres de Familia y del Consejo Escolar de Participación Social entonaron la poesía coral: Las Dos Constituciones de 1817 y 1857.

Otro de los grupos que participó fue la Estudiantina de la Asociación para Personas con Parálisis Cerebral (APAC), quienes con sus instrumentos musicales alegraron al ritmo de melodías como: Sí se puede, La vida te llamas tú, Color esperanza, entre otras. Alumnos de segundo año y sus maestras bailaron Noche Mexicana para todos los asistentes.

Uno de los momentos más emotivos de la celebración fue el reconocimiento a un ex alumno de la institución, de la generación 1955 – 1960, José Ramón Narro Robles, actual secretario de Salud, quien de manera coloquial narró que nació en Saltillo, Coahuila. Ahí cursó el primer año de primaria. Luego, en Sonora, segundo año en una escuela rural y, después en la Ciudad de México, tercero y cuarto año en la escuela Benito Juárez, que en aquel entonces solo albergaba a varones. Al crearse la actual escuela Constitución de 1857, Narro fue uno de los niños seleccionados por su desempeño, para ser de los primeros alumnos de este plantel.

Describió la emoción que le causó regresar por segunda vez a la que fuera su escuela, donde tuvo maestros a los que añora; algunos eran pasantes del Instituto Politécnico Nacional y otros egresados de la Universidad  Nacional Autónoma de México.

Comentó que todavía hoy frecuenta a dos de los que fueron sus compañeros de aventuras en la escuela. Fue un alumno de buenos resultados –dijo-, se esmeraba en cumplir con sus tareas, y también llegó a ser abanderado.

En fin, muy buenos recuerdos de esta escuela fundada hace 60 años…

Galería Fotográfica