Muy buenos días tengan todos ustedes. Este presídium, desde alguna perspectiva, refleja el número de actores involucrados en hacer esta jornada, en hacer esta aventura posible. Un gobierno norteamericano que les invita, que les abre las puertas, que les facilita el acceso por la vía de darles la posibilidad de la tramitación de una visa.

Autoridades educativas, tanto el CONACYT como la SEP, que movilizan recursos financieros que apoyan por la vía del calendario para que este paréntesis sea posible en el espacio de educación.

Las autoridades educativas locales, los señores rectores de las universidades que participaron en la selección, en el reclutamiento, en el ajuste de lo necesario para que esta posibilidad pudiera ser aprovechada, y naturalmente a los estudiantes que están al centro de este esfuerzo y que nos van a representar dignamente fuera.

En la secretaría, por la vía del diálogo político con Estados Unidos, y por la vía de poner centro en este elemento fundamental de la relación, también juega su parte. Le pido al subsecretario Serrano, a quien le reitero que es un gusto contar con su presencia, que le haga llegar un afectuoso saludo al licenciado Emilio Chuayffet Chemor, secretario de Educación Pública, por el apoyo comprometido que le dio desde la secretaría a este programa.

Ya lo referían al principio, en la reunión que sostuvieron los presidentes Enrique Peña Nieto y Barack Obama en mayo de 2013, se dieron a la tarea de revisar cuál era el estado que guardaba la relación.

Muchos números nos sorprendieron, y sorprendieron a ambos, muy gratamente; un comercio que implicaba más de un millón de dólares todos los días, 14 mil tráileres que todos los días cruzan nuestra frontera con comercio, un millón de cruces legales todos los días.

Pero dentro de este recuento, llamaba la atención que el número de intercambios académicos entre ambos países era bajo, y ambos presidentes comprometieron voluntad política en cambiar esa realidad reconociendo que al centro de la salud de la relación debían estar, en un país o en países como México y Estados Unidos, justamente los intercambios bilaterales.

El diálogo, la expresión de voluntad política, encontró un reflejo concreto en lo que se constituyó como el Foro Bilateral de Educación Superior, Innovación e Investigación, el que conocemos aquí, y ustedes, como FOBESII, programa que se lanzó en la secretaría, que dada la importancia que tenía se lanzó incluso aquí con la presencia del secretario Kerry, entonces.

Programa que en cada reunión que hemos tenido desde entonces hemos revisado sus avances, y el que ha venido dando resultados concretos en el largo alcance.

Dentro del FOBESII hay un programa en particular que se llama Proyecta 100 mil, fue una iniciativa mexicana, una propuesta mexicana que lo que busca es promover activamente el intercambio de estudiantes y docentes mexicanos para que realicen estancias académicas en Estados Unidos.

La cancillería, a través de la AMEXCID, es responsable de gestionar la estrategia de este programa proyecta 100 mil y moviliza las voluntades de la Secretaría de Educación Pública, del CONACYT, del Banco de México, entre otras instancias públicas, trabaja de la mano, reconoce y agradece a la ANUIES y a las universidades públicas estatales, con instituciones binacionales como COMEXUS, con representantes del sector privado, de los gobiernos locales y asociaciones educativas e instituciones de educación superior tanto de México como de Estados Unidos.

Esta voluntad que expresaron los presidentes se tradujo en que se movilizaran todos estos actores para crear un entorno que permitiera que los intercambios académicos funcionaran.

Desde que se lanzó el programa Proyecta 100 mil ha movilizado a más de 12 mil estudiantes y profesores de todo México hacia instituciones de educación superior en Estados Unidos.

A esos 12 mil becarios que se han beneficiado debemos de sumar los casi 15 mil que han realizado estudios de licenciatura, maestría y doctorado en Estados Unidos, un esfuerzo reciente, importante, que hiciera CONACYT de apoyar mil adicionales en concreto.

Hoy nos convoca un evento particular, una acción de política pública de gran alcance en donde los que están aquí y nos acompañan son un grupo representativo de más de 30 instituciones de educación superior de un número importante de entidades federativas que van a formar parte de un grupo de siete mil 500 alumnos y profesores que van a realizar estudios en más de 142 centros de estudios certificados y pertenecientes todos a una institución de educación superior en Estados Unidos.

Como aquí se ha comentado, las cuatro semanas que estarán fuera les permitirán convivir con otros estudiantes en ambientes universitarios vibrantes y a la vanguardia en muchas disciplinas.

Agradezco de nuevo a la SEP por articular y apoyar decididamente este esfuerzo y a la embajada de Estados Unidos, a todo su personal consular, por habernos apoyado en la expedición de visas para los beneficiarios de este programa.

Educación, como aquí se comentaba, es conocimiento pero también es comunidad. Construcción de valores compartidos, valores de respeto, solidaridad y unidad, los que ustedes muestren fuera, serán pronto vistos, como dijo Carlos, como valores comunes a todos los mexicanos.

Lo que queremos con este esfuerzo, es que cuando en Estados Unidos piensen donde quieren vacacionar, donde y con quien quieren invertir, donde quieren hacer negocios, haya alguien que diga, yo quiero hacer negocios en Chiapas.

Porque platique con Carlos, y me habló del Cañón del Sumidero. Me dijo que el primer zoológico sostenible que era reserva natural estaba en Tuxtla Gutiérrez, me platicó del buen café que se toma en San Cristóbal de las Casas, de los esfuerzos que se hacen ahí con las textileras, de la magia que implicaba llegar a Yaxchilán por río, de descubrir San Juan Chamula y por todas esas razones yo quiero estar en México, quiero visitarlo, quiero invertir porque soy amigo de un mexicano que conocí, cuando vino a hacer aquí un programa de intercambio académico.

Pocos son los mexicanos que tienen oportunidad de acceder a una educación superior y son todavía menos los que tienen la posibilidad de complementarlo con un programa que cursa fuera del país. Eso obliga a quienes hemos tenido esa oportunidad a que todos los días pensemos cómo podemos hacer de México un país mejor, un país más justo, un país con mayores oportunidades.

Aprovechen, entonces, la beca que hoy reciben y, así, honren el esfuerzo que hace el gobierno de México poniendo en alto su nombre y sus valores.

El día de ayer, en este espacio de comunidad, recordándo como lo hacíamos el diálogo que tuvieron los presidentes en mayo, el presidente Barcak Obama anunció medidas administrativas en materia migratoria. Este, sin duda, es un paso trascendente que va a permitir cerrar la brecha de derechos que existen entre los migrantes y los ciudadanos. Es un reconocimiento explícito a las contribuciones de los migrantes de los Estados Unidos.

Ayer lo señaló el presidente Obama cuando hablaba de los migrantes y decía que ellos trabajan duro, mantienen a sus familias y son una ganancia neta para nuestra economía y nuestra sociedad.

El anuncio implica la expansión del programa de acción diferida para los llegados en la infancia, un programa que se conoce como DACA, por sus siglas en inglés, la creación de un nuevo programa de acción diferida para padres de ciudadanos estadunidenses o residentes permanentes, la implantación de un programa que en lugar de obligar a deportar establece nuevas propiedades que evitarán la deportación indiscriminada de familias, así como iniciativas para promover la integración de los migrantes y la ciudadanía, entre otras.

Se estima que este programa podrá beneficiar a cerca de cuatro millones de mexicanos. Nunca como entonces en el diálogo bilateral habrá la comunión de intereses, el espacio de diálogo, la certeza jurídica para los connacionales, la posibilidad de visitarnos y reencontrarnos, y de tener un desempeño productivo y lícito.

Este anuncio es el resultado de una lucha justa, histórica, de más de treinta años, emprendida por las comunidades migrantes en Estados Unidos. Nuestro mayor reconocimiento desde aquí a su liderazgo, trabajo y compromiso con esta causa.

Se da el anuncio, como aquí hemos comentado, en el contexto actual de la relación bilateral, donde juntos hemos desempeñado trabajos diplomáticos y consulares que han permitido generar un entorno más favorable para la aprobación de estas medidas.

En el discurso pronunciado ayer por el presidente Obama destacó que la historia y los hechos demuestran que los inmigrantes son un valor agregado para la economía y la sociedad de Estados Unidos. Nosotros desde aquí coincidimos plenamente con esa apreciación.

El presidente Peña Nieto, cuando visitó California dijo, que el tema migratorio se trataba de una cuestión de justicia para quienes tanto aportan al desarrollo de la sociedad norteamericana.

Hoy, la decisión del día ayer del presidente Obama permitirá que esa aportación sea en beneficio de la comunidad norteamericana, de la de Estados Unidos, de la de México, y de la del inmigrante al centro de su esfuerzo.

Los consulados de México cuentan con la capacidad para enfrentar un aumento en la demanda de atención a solicitudes de asistencia, documentación y protección consular en nuestra comunidad.

Estamos listos, nos hemos preparado de tiempo atrás para esta coyuntura, y apoyaremos decididamente a todos los potenciales beneficiarios. Como siempre, sabrá nuestra comunidad que donde sea que vea nuestra bandera encontrará el apoyo que requieren y que esta medida exija.

A todos ustedes les deseo un gran éxito, muchas gracias y muchísimas felicidades.