Buenas tardes a todos, con este mensaje concluiremos dos días de intenso trabajo. México ha logrado mucho en favor de la inclusión. El presidente Peña Nieto decía en su discurso el día de ayer que a lo que aspiramos con este trabajo conjunto de desarrollo es que no haya uno sólo que quede atrás de sus beneficios.

Decía Hellen Clark, y decía bien, que la inclusión tiene una dimensión adicional. Para que alcancemos ese objetivo se requiere de la participación decidida de todos quienes aquí se dieron cita, se requiere del trabajo de los gobiernos que estuvieron aquí representados, se requiere del trabajo de liderazgo y del talento de los funcionarios del sistema de las Naciones Unidas, se requiere del trabajo comprometido de quienes nos han guiado en estos esfuerzos, se requiere del trabajo y compromiso de las multilaterales y los organismos regionales.

Estuvieron aquí con nosotros, y su trabajo es fundamental, parlamentarios, empresarios, dirigentes de fundaciones y de organizaciones de la sociedad civil que tuvieron destacadas participaciones.

Cinco plenarias, 36 sesiones de enfoque en las que participaron cerca de 300 panelistas. En los márgenes de estos encuentros se llevaron a cabo más de 350 reuniones bilaterales, cada una de ellas adelantando los trabajos de los objetivos de esta Alianza Global.

Desde aquí se celebraron poco más de 500 entrevistas con medios de comunicación, poniendo de relieve la importancia del trabajo que aquí se está haciendo. Aquí se habló de desarrollo incluyente, del papel de los organismos internacionales, de la transmisión del conocimiento, las alianzas con el sector privado, la cooperación necesaria con el cambio climático, la equidad de género y el turismo.

Fue muy alentador para todos quienes estuvimos participando, constatar que los rubros complejos de la agenda de trabajo fueron debatidos con creatividad y con realismo. Cooperación triangular, cooperación sur-sur, gobernanza, transparencia, régimen impositivo, el papel de los países de renta media y rendición de cuentas.

Se reiteró la importancia de aumentar los recursos para el desarrollo y la necesidad de lograr una mejor distribución de todos ellos.

Todo este trabajo ha quedado cristalizado en un comunicado que hemos construido juntos en un proceso transparente e incluyente. En ese contexto hoy, tengo el honor de anunciar formalmente la adopción formal del comunicado de la Primera Reunión de Alto Nivel de la Alianza Global para la Cooperación Eficaz al Desarrollo, en un marco de pleno consenso.

El comunicado incluye 39 iniciativas voluntarias con acciones concretas en la agenda de la efectividad de la cooperación.

Termino mi intervención y doy por clausurado este evento con TRES agradecimientos: el primero de ellos en nombre de México, de su gobierno, de su presidente, de nuestra Agencia Mexicana de Cooperación Internacional para el Desarrollo; nuestro reconocimiento y aprecio a las copresidentas de la Alianza Global; sus equipos, por el gran esfuerzo realizado para la exitosa organización de este espacio.

Muchísimas gracias a Armida Alisjahbana, a Ngozi Okonjo y a Justine Greening. Y le deseamos la mejor de las suertes a Lilian, contará con el apoyo de México en este esfuerzo.

Un segundo agradecimiento a Ban Ki-moon, Hellen Clark, Ángel Gurría y a las agencias que representan, por su apoyo y su presencia. Y un tercer agradecimiento personal a Juan Manuel Valle, a su equipo de trabajo en la AMEXCID, a todos los voluntarios que hicieron esto posible, a todos los enlaces; a todo el personal de la Secretaría que trabajó con eficacia para lograr estos resultados.

El desarrollo es resultado de un proceso arduo y de la suma de muchas voluntades. Esta Primera Reunión de Alto Nivel de la Alianza Global para la Cooperación Eficaz al Desarrollo nos ha permitido acercarnos más a nuestro objetivo compartido: materializar la cooperación en bienestar tangible para las sociedades.

Muchas gracias y un buen regreso a casa.