Buenos días, muchas gracias por acompañarnos en este que para nosotros es un evento de gran relevancia.

Quisiera reconocer, como hizo Gil, a (inaudible) y reconocer por parte nuestra a nuestra cónsul en San Diego, reconocer al director del Nadbank, que fue un gran constructor del diálogo entre México y Estados Unidos cuando fue subsecretario de América del Norte, y que hoy es un constructor en un sentido más amplio porque financia buena parte de las obras de infraestructura que hacemos en la frontera.

Hace dos años y medio, aproximadamente, se encontraron el presidente Peña Nieto y el presidente Obama, revisamos el contenido de la reunión, platicamos sobre temas de migración, platicamos sobre temas de seguridad, platicamos sobre los muchos temas que se incluyen en la agenda entre Estados Unidos y México, y el presidente Peña Nieto nos dijo: “Hace falta un vehículo, hace falta un espacio de diálogo, que permita que Estados Unidos y México puedan revisar aquellos temas que tienen impacto en el desarrollo económico de América del Norte”.

El presidente Obama estuvo de acuerdo y le encargó, del lado norteamericano al vicepresidente Biden, y el presidente Peña le encargó al secretario Videgaray, que construyeran un espacio de diálogo económico de alto nivel. Y que ahí revisáramos todos los temas que harían que Norteamérica fuera la región más competitiva y más dinámica del mundo.

Ese especio de diálogo nos iba a permitir hablar de logística, de inversión en infraestructura, de las decisiones que hacen que la calidad de vida, de quienes compartimos esta región norteamericana, mejore.

Ahora estuvimos, recién, con el gobernador; hemos platicado con el presidente municipal, y nuestro diálogo tenía que ver con cruces de ferrocarril, con cómo hacer más rápido el movimiento de vehículos en la frontera, con cómo agilizar y ofrecer un mejor rostro al cruce peatonal, con cómo podíamos seguir dinamizando una región en donde no se pueden encontrar ya hoteles el fin de semana, en donde el turismo crece cerca de doble dígito año con año, en donde la economía de los dos lados de la frontera demuestra enorme dinamismo.

Esos son los resultados concretos que el diálogo nos permite venir a Baja California y a California, y hablar de trenes, nos permite de hablar de aeropuertos binacionales, nos permite hablar de predespacho, nos permite enriquecer nuestro diálogo con todo lo que le importa al ciudadano, que es alcanzar al final del día mejores oportunidades de crecimiento, mejores empleos, mejores oportunidades de inversión.

Este es un evento importante y significativo, estamos en presencia de la puerta de acceso fronterizo más transitada en todo el mundo; no hay en todo el mundo, un espacio de tránsito peatonal entre dos países tan importante como el que hoy estamos inaugurando, con una importante inversión del gobierno del Estado, con un complemento por parte del Gobierno Federal, con disposición de los dos lados de la frontera y de seguir trabajando con un ánimo binacional.

En México, que siempre decimos, que nuestra casa es su casa, hoy tenemos una puerta que lo dignifica, una puerta que permite que las más de ocho millones de personas que la van a cruzar todos los años, entren al país por un espacio digno, por un espacio moderno, por un espacio eficiente, por un espacio ágil y por un espacio que permita que quien hace uso de este cruce fronterizo, tenga al hacerlo una gran y grata experiencia y que entre a México por la puerta grande, por la puerta Este.

Muchas gracias por acompañarnos en este espacio.