Pregunta: ¿Cómo le fue en este viaje canciller?

Canciller José Antonio Meade: Fue una gira muy completa, hicimos un recorrido por tres países con los que México tiene una relación muy integral, una relación que, como la gira ilustró, tiene dimensiones comerciales, de inversión, de cooperación, de intercambios académicos, con importancia regional y global.

Pregunta: ¿Supongo que parte del viaje también es el tema de asegurar que los presidentes y jefes de Estado vengan en diciembre?

Canciller José Antonio Meade: Es una parte importante, la Iberoamericana tiene ahora de interesante que es la primera Cumbre que se va a dar con el nuevo formato, una Iberoamericana que ya coincide con otros espacios de diálogo regional, una Iberoamericana que va a tener elementos distintos tanto por su temporalidad como por el relevo en la secretaría general y, finalmente, por la temática que va a tratar.

Permitió que identificáramos qué es lo que se pretende hacer con la Iberoamericana, como un espacio ya concentrado en ciencia y tecnología, en educación, innovación. Y, al mismo tiempo, aprovechamos para revisar algunos elementos adicionales que tiene la relación con cada uno de nuestros países.

En Nicaragua, por ejemplo, tuve oportunidad de recorrer la carretera en la que participan ingenieros mexicanos, con el apoyo de México; un hospital que va a ser el más grande en Centroamérica, en donde desde la ingeniería con la que están construyendo, el financiamiento y algunos de los médicos, se están preparando también en México.

En Panamá, parte de la expansión que está teniendo el canal está siendo también con empresas mexicanas, tanto de ingeniería como de cementos. Y, en Cuba, donde hubo oportunidad de entrevistarse con los futuros diplomáticos, con estudiantes del Instituto de Relaciones Internacionales.

Pregunta: En ese sentido canciller, uno de los temas que trató fue la Cruzada Nacional contra el Hambre, ¿hay posibilidad de que otros países centroamericanos empleen esta misma estrategia?

Canciller José Antonio Meade: Ese es el planteamiento. El programa Mesoamérica tiene diferentes estrategias de cooperación, dos muy importantes: la vertiente que se tiene en materia de infraestructura. Se ha expresado, como aquí comentamos, en carreteras, en puentes, en cruces fronterizos, pero una segunda vertiente tiene que ver con los programas sociales.

El más importante, el más emblemático, que fue un tema además importante con la FAO, es el que trabajemos todos juntos una cruzada contra el hambre en la zona mesoamericana.

En diferentes países de la región estaban haciendo esfuerzos en ese tenor, México con la cruzada, Nicaragua con un programa que se llama Hambre Cero, un programa parecido tenía también Guatemala.

Y la intuición de hacer, primero un levantamiento para identificar cuáles son los municipios donde se concentran esas carencias, para luego hacer un ejercicio de focalización de política pública y ver qué política pública es más exitosa, pues nos vincula en el interés a toda la región mesoamericana y le da un elemento de cooperación regional, que en su conjunto va a marcar el impacto que ofrece una cooperación adecuada.

Pregunta: Canciller, ¿México va a exporta esta Cruzada contra el Hambre a Centroamérica? Bueno, a Mesoamérica, a los países que integran Mesoamérica.

Canciller José Antonio Meade: Más que exportar la cruzada, lo que México está planteando, de la mano con la FAO, es que la metodología atrás de la cruzada, que es una metodología que puede dar buenos resultados no sólo en México sino a la región, es una metodología que primero implica el levantamiento y la identificación de los municipios que concentran el problema de hambre; segundo, la identificación en el catálogo de programas de política pública que son exitosos si queremos abatir estas carencias.

Y, como es un tema que importaba a toda la región, lo que la FAO está haciendo es ayudar a los gobiernos como con México. Primero, a hacer el diagnóstico y luego la identificación de políticas públicas, donde, ante cada gobierno, pero aprendiendo a cada uno de lo que están haciendo los demás, en el ánimo de lograr una región mesoamericana que vaya poco a poco abatiendo esas carencias.

Y a México le permite un programa de cooperación regional que tiene más impacto que el que lo tendría si fuera también un proyecto de menor escala o aislado.

Pregunta: ¿Me imagino que esto va orientado, también un poco, a contener un poco la migración o mejorar un poco las condiciones de vida para migración en esa zona?

Canciller José Antonio Meade: Más allá del tema migratorio, lo que México cree, y así lo hemos señalado en materia de política exterior, es que en la medida que en el diálogo con Centroamérica podamos hablar de paz, de inclusión y de prosperidad, eso va a ayudar a que México también alcance esos resultados y toda la estrategia de diálogo y el despliegue de cooperación tiene eso en el fondo, el generar mejores condiciones de desarrollo en nuestra frontera sur y en Centroamérica, porque eso es lo que va a ayudar a que tengamos mejor expectativa en materia de prosperidad, en materia de paz, en materia de seguridad, en una región del mundo con la que ya México comercia, una región del mundo que está exhibiendo niveles de crecimiento importantes y quizá consolidar de manera muy relevante su sustitución.

Pregunta: Durante muchos años se cuestionó la ausencia de México en territorios como los que usted visita ahora, ha sido mucho más frecuente la presencia de México ahí. ¿Qué resultados políticos identifica usted?, ¿cómo ven a México ahora?, y ¿cuál es la perspectiva?, ¿irá el presidente antes de la Cumbre o esperarán a que vengan los presidentes para acá?

Canciller José Antonio Meade: Yo creo que se siente un México más cercano, un México más presente, un México más interesado en el desarrollo de la región. En una región en donde esos espacios de diálogo y de acercamiento han abierto oportunidades, no solamente intercambios académicos si no como espacios de inversión y de comercio.

Ahora que estamos en Nicaragua, por ejemplo, se está anunciando ya una inversión importante de empresas como Cemex. Nicaragua exporta de México un billón de dólares ya todos los años. Panamá es el principal inversionista de Centroamérica en México. Panamá invierte en México más de un billón de dólares también todos los años.

Entonces todo este esfuerzo de diálogo y acercamiento está generando un entorno muy adecuado para que las empresas mexicanas, el comercio, los intercambios académicos, y en general el diálogo político cercano, sirva para ampliar los espacios de oportunidades para los mexicanos y para los centroamericanos.

Pregunta: ¿Se prevé una gira del presidente para allá a esos países o esperará a que vengan acá los mandatarios de allá?

Canciller José Antonio Meade: De aquí a que termine el año no está planteada una visita del presidente, el presidente ya ha visitado Centroamérica en algunas ocasiones ya en su administración, pero el siguiente espacio de interacción de aquí a que termine el año se dará en México.

Pregunta: En el caso de Cuba ¿se trató el tema energético, sobre todo por la parte de explotación de yacimientos en zonas de aguas profundas?

Canciller José Antonio Meade: No en esta ocasión, aun cuando en otros espacios de diálogo, en particular en el caso de la CELAC, se mencionó el interés que tenía Cuba de abrir espacios de trabajo conjunto para explorar la posibilidad que estuviese compartido, pero no es un tema que se haya tocado en esta ocasión.

Pregunta: ¿Cómo va a asegurar que los mandatarios sí vengan? ¿Ya le confirmaron que va a venir Raúl Castro o qué representación viene de Cuba?, porque habitualmente el presidente no asiste a este tipo de reuniones. Y con Nicaragua, también Daniel Ortega ya había confirmado para Yucatán y finalmente no llegó. Entonces ¿ya está confirmado o cómo va a ser esto?

Y ayer se reunió Eric Holder en la Procuraduría General de la República para un esfuerzo que van a hacer en materia de combate de trata de personas. ¿Qué papel va a tener la cancillería, y que va a tener que reforzar específicamente la cancillería porque bueno a través de los Consulados de México en Estados Unidos seguramente se dan cuenta de que está aconteciendo este fenómeno.

Canciller José Antonio Meade: En cuanto a la primera pregunta, México lo que espera, lo que ambiciona, es que la participación sea del mejor nivel posible. Nosotros hemos convocado a Jefes de Estado y Jefes de gobierno.

Efectivamente, el presidente Ortega había confirmado su asistencia a la Cumbre de la Asociación de Estados del Caribe, pero en esa ocasión hubo en Nicaragua una serie de temblores, un terremoto importante, en el que por cierto se acreditó la presencia solidaria de México, de sus expertos de sus analistas.

México estuvo dando apoyo, en un contexto en donde este primer terremoto fue seguido de un número muy importante de réplicas, para interpretar los datos y hacer un diagnóstico de cuál era la fuente probable de los movimientos que aquí se estaban observando y tener oportunidad de evaluar que fuera preámbulo de alguna actividad volcánica. Esto explicó el estado de emergencia que evitó que asistiera.

Hoy nos informó el presidente Ortega que está en sus planes asistir a la cumbre en Veracruz, a condición naturalmente, como sucede en estos eventos, de que no sufran o que no sean objeto de algún tema que como el caso anterior, del estado de emergencia, les implicó no estar presentes.

El presidente Castro tiene todavía pendiente definir su agenda. Hay una Cumbre en Cuba en esos días entre Cuba y CARICOM. Estará pendiente definirlo. Lo que es muy importante para México es que todos los países estén representados, y en todos los casos así nos lo han manifestado, al mejor nivel posible para buscar que esta nueva edición de la Cumbre sea exitosa y permanente.

En cuanto al anuncio que se hiciera ayer con la PGR, ya el presidente había anticipado en el evento que hubo en Tapachula, en esta estrategia que implicaba varios ejes, que uno de los ejes en los que íbamos a trabajar alrededor de los niños migrantes viajando no acompañados era el buscar coordinadamente con Estados Unidos, El Salvador, Nicaragua y Honduras un entorno en donde no fueran objeto de trata.

Esto implicaba, por la naturaleza internacional del fenómeno y de la delincuencia que rodea a la trata, que hubiera un espacio de coordinación, mismo que tuvo verificativo el día de ayer, y en donde efectivamente acudieron las instancias consulares y las instancias de inteligencia también de los cinco países. Se analizó el marco jurídico que permita el intercambio de información por las vías que con cada país se están acordando y le dará soporte desde la cancillería a este esfuerzo, a esta estrategia, que ya en su tiempo se había anunciado y se había comprometido.

Pregunta.- Canciller, normalmente las cumbres tienden a fracasar porque no llegan a conclusiones o no llegan a acuerdos sustantivos. ¿Cuál es la oferta o la propuesta de México para reactivar este tipo de cumbres, particularmente la de Veracruz? y ¿ha habido alguna sugerencia por parte de los países convocados para hacerla mejor?

Canciller José Antonio Meade.- Sí, de hecho esta Cumbre es el resultado justamente de este esfuerzo, un esfuerzo que no empezó ahorita, es un esfuerzo que tiene ya dos o tres años, en donde hubo un diálogo encabezado por Enrique Iglesias, el entonces secretario general, el presidente Lagos de Chile y la canciller Patricia Espinosa, en donde se platicó con cada uno de los líderes, de quienes participaban en la Cumbre Iberoamericana, y se identificó justamente lo importante de cambiar la periodicidad y de concentrar el trabajo de la Cumbre en esta temática vinculada por la cooperación en temas científicos, en temas de innovación, en temas de cultura.

Hemos venido trabajando en este año, sabiendo que esa fue la definición para encontrar entregables específicos, para la Cumbre en esos temas. Entregar incentivos que permitan movilidad estudiantil, que fomenten las becas y los intercambios. Yo creo que sí será una Cumbre que tenga entregables precisos. Es una Cumbre cuyo trabajo se ha dado, y se seguirá dando a partir de este año, y bajo un formato y con una temática que los propios líderes sugirieron como relevantes para reinventar y relanzar la Cumbre Iberoamericana.