La Delegación de México, presidida por la Subsecretaria de Asuntos Jurídicos y Derechos Humanos de la Secretaría de Gobernación, Lía Limón García, participó en la reunión de Alto Nivel convocada por la Asamblea General de las Naciones Unidas para revisar los avances en la aplicación del Plan de Acción Mundial de las Naciones Unidas para Combatir la Trata de Personas.

En su discurso ante la Asamblea General, la Subsecretaria Limón reiteró el firme compromiso de México con el Plan de Acción Mundial de las Naciones Unidas para combatir la trata de personas enfatizando la importancia de continuar trabajando los rubros de la prevención, la protección y asistencia a las víctimas, la persecución del delito y el fortalecimiento de las asociaciones.

En ese sentido, destacó la publicación en 2012, de la Ley para Prevenir, Sancionar y Erradicar los delitos en materia de Trata de Personas, la cual tiene como propósito homologar en todo el país las sanciones y el tipo penal, evitando que la carga de la prueba recaiga en la víctima y estableciendo la obligación de atender y brindar protección tanto a la víctima, como a sus familiares y los testigos.

Agregó que el Reglamento que permitirá la plena instrumentación de la nueva ley dispondrá mecanismos para que el Estado brinde medidas de prevención, protección, asistencia médica, y psicológica a las víctimas de estos delitos y a sus familiares, así como para acceder a una justicia plena y resarcir los daños, sin importar la nacionalidad, el origen o la condición social de la víctima.

La Delegación de México enfatizó que el fenómeno de la trata de personas encuentra espacios fértiles en escenarios en donde prevalece la marginación, desigualdad, los vacíos legales y las condiciones culturales que la favorecen o invisibilizan, razón por la cual el Gobierno de México instrumenta actualmente políticas de desarrollo social encaminadas a erradicar la pobreza extrema, la exclusión social, la discriminación y la falta de oportunidades.

Cabe destacar que el Gobierno del Presidente Peña Nieto ha instrumentado una estrategia focalizada de prevención de la violencia como una prioridad en la agenda pública, la cual tiene como finalidad garantizar el pleno ejercicio de los derechos y recuperar la paz social y fortalecer el combate contra delitos tan lacerantes como la trata de personas. Muestra de este compromiso es la promulgación y reforma de la Ley General de Víctimas la cual tiene como objetivo procurar la reparación integral de la víctima de dicho delito o de violaciones a sus derechos humanos al tiempo que dispone el concepto de justicia restaurativa en la legislación mexicana.

La trata de personas es considerada la esclavitud de nuestros tiempos y la actividad delincuencial más lucrativa en el mundo después de la venta ilícita de armas y de drogas. Más de 20 millones de personas, principalmente mujeres y niños, son víctimas de este delito.