En cumplimiento de sus obligaciones internacionales en materia de derechos humanos, el pasado mes de julio, México entregó a la Oficina del Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Derechos Humanos (OACNUDH), el informe nacional correspondiente a la segunda evaluación del país por el Mecanismo de Examen Periódico Universal (MEPU). El examen tendrá lugar el 23 de octubre próximo en Ginebra, Suiza.

El informe del Estado Mexicano es uno de los tres documentos sobre los cuales se basará la evaluación multilateral de nuestro país. Los restantes dos informes son preparados por la OACNUDH, a partir de la información proveniente de los órganos de las Naciones Unidas y procedimientos especiales, así como de organizaciones de la sociedad civil y organismos públicos autónomos de derechos humanos.

La Cancillería coordinó la elaboración del informe, que se elaboró tras la celebración de una serie de consultas con 35 instituciones y dependencias de la Administración Pública Federal, con los Poderes Legislativo y Judicial y con el Instituto Federal Electoral.

A fin de garantizar que el informe nacional fuera incluyente y plural, incorporó los insumos proporcionados por las organizaciones de la sociedad civil, expertos y académicos.  En ese sentido, se celebraron dos foros de consulta sobre procuración y administración de justicia, y sobre la eliminación de la violencia y la discriminación contra las mujeres, así como una mesa de trabajo sobre el cumplimiento de los derechos económicos, sociales, culturales y ambientales.

El informe de México da cuenta de los desarrollos en los marcos normativo e institucional en materia de protección y promoción de los derechos humanos, el seguimiento de las recomendaciones formuladas a nuestro país tras su primera evaluación ante el MEPU, así como las prioridades del Gobierno en la materia.

El documento se preparó privilegiando un enfoque de evaluación, a partir de la identificación de los retos y las tareas pendientes, para lo cual las contribuciones de las organizaciones de la sociedad civil fueron, sin duda alguna, fundamentales.

Aborda temas prioritarios de las agendas nacional e internacional de derechos humanos, tales como el combate a la pobreza, el respeto y promoción de los derechos sociales, la procuración y administración de justicia, y en particular, la atención a delitos específicos como la tortura, la trata de personas, y la desaparición forzada de personas.

En cuanto a los derechos de las personas en situación de vulnerabilidad y los esfuerzos tendientes a eliminar la discriminación, el informe aborda la situación de los derechos humanos de las mujeres, las niñas, los niños y los adolescentes, personas migrantes y refugiadas, pueblos indígenas y afrodescendientes, personas con discapacidad, y personas adultas mayores.

A través de este ejercicio, México refrenda su compromiso con el sistema internacional de los derechos humanos. Asimismo, esta segunda evaluación representa una valiosa oportunidad para profundizar en el fortalecimiento de los derechos humanos en las políticas públicas, los planes y programas gubernamentales, y en las acciones de los tres Poderes y órdenes de gobierno.

El MEPU tiene su origen en la resolución 60/251 de la Asamblea General de la ONU (2006), mediante la cual se estableció el Consejo de Derechos Humanos. El Mecanismo se encarga de evaluar el cumplimiento de las obligaciones y los compromisos en materia de derechos humanos de los 193 Estados Miembros de la Organización, bajo los principios de cooperación, cobertura universal e igualdad de trato.

El informe sobre la situación de los derechos humanos y sobre el cual se llevará a cabo la segunda evaluación de México ante el Mecanismo de Examen Periódico Universal (MEPU) del Consejo de Derechos Humanos de la ONU, puede consultarse en la siguiente dirección electrónica:

http://www.sre.gob.mx/images/stories/docsdh/temasrel/MEPU/mepufinal2013.pdf