•  Como actor con responsabilidad global, el Gobierno de México hizo un llamado a asegurar el respeto absoluto del derecho internacional humanitario y de los derechos humanos de los civiles que se encuentran en situaciones de conflictos armados

 

México participó hoy en el debate del Consejo de Seguridad de la Organización de las Naciones Unidas (CSONU) sobre la protección de los civiles que viven en situación de conflicto armado. El objetivo de este debate fue profundizar en el análisis de las herramientas que tiene el Consejo de Seguridad, a fin de contribuir a mejorar la protección de los civiles, quienes constituyen el mayor número de víctimas directas en los conflictos armados. El embajador Jorge Montaño, representante permanente ante las Naciones Unidas, asistió a nombre de nuestro país.

En este debate, abierto a la participación de todos los Estados Miembros de la ONU, participaron 65 países, además de los cinco miembros permanentes y los diez miembros no permanentes del Consejo de Seguridad. Asimismo, participaron Valerie Amos, secretaria general Adjunta de la ONU para Asuntos Humanitarios y Coordinadora del Socorro de Emergencia; Hervé Ladsous, secretario general Adjunto de la ONU para el Mantenimiento de la Paz; y Navi Pillay, Alta Comisionada de las Naciones Unidas para los Derechos Humanos.

En su intervención, el embajador Jorge Montaño señaló que para garantizar la protección de la población civil durante los conflictos armados es preciso asegurar el respeto absoluto del derecho internacional humanitario y de los derechos humanos, bajo cualquier circunstancia y adoptar las medidas decididas para velar por su cumplimiento. Reiteró que el Consejo de Seguridad de la ONU tiene un papel toral en la promoción y aplicación de medidas para optimizar la protección de los civiles. Finalmente, hizo un llamado a este órgano a hacer uso de todos los recursos e instrumentos que tiene a su disposición para lograr este objetivo.

Como resultado del debate, los miembros del Consejo de Seguridad acordaron una declaración presidencial, mediante la cual reiteran la determinación de este órgano para asegurar que los mandatos de las operaciones de mantenimiento de la paz incluyan medidas para la protección de los civiles y alienta la coordinación entre la ONU y las organizaciones regionales y subregionales en esta materia.

El secretario general de las Naciones Unidas, Ban Ki-moon, ha indicado que en los últimos dos años se han registrado nuevos casos trágicos y brutales, tales como la actual crisis en Siria, que ponen de manifiesto la gran importancia de la protección de los civiles en los conflictos armados. De acuerdo con informes de la ONU, a finales de 2011 se registraron 42 millones de personas desplazadas por los conflictos armados, incluyendo 26.4 millones de desplazados internos y 15.4 millones de refugiados. En 2012, alrededor de 34,700 personas perdieron la vida por el uso de armas explosivas en situaciones de conflicto, de las cuales el 81%  eran civiles.

El tema de la protección de los civiles en conflictos armados es parte de la agenda del Consejo de Seguridad de la ONU desde 1999. Desde entonces, este órgano ha adoptado resoluciones para fortalecer las capacidades de la Organización en este ámbito.