México participó en la Conferencia Regional Perspectivas de la Cooperación Triangular en América Latina y el Caribe: Incorporación de actores no estatales y la gestión de la Cooperación Triangular, realizado en Chile, con motivo de la conmemoración de los 25 años de la Agencia de Cooperación Internacional de Chile (AGCI).

Este encuentro, fue organizado por el Ministerio de Relaciones Exteriores de Chile, la AGCI  y el Ministerio Federal de Cooperación Económica y Desarrollo de Alemania (BMZ), y permitió profundizar los diálogos regionales en materia de cooperación triangular, además de contribuir al debate en torno a desafíos como el seguimiento, monitoreo y evaluación de los proyectos triangulares y las formas de incorporar actores como el sector privado, academia y sociedad civil.

En la ceremonia inaugural, las autoridades confirmaron que la cooperación triangular tiene características de modalidad horizontal entre los actores asociados, beneficia a todos los involucrados, aprovecha las ventajas y capacidades comparativas,  y cuenta con una trayectoria sólida en la cooperación internacional.

En este sentido, a través del Fondo de Cooperación México-Chile, coordinado por la AGCI y la Agencia Mexicana de Cooperación Internacional para el Desarrollo (AMEXCID), ambas naciones han implementado proyectos triangulares en Costa Rica, Honduras, El Salvador, Guatemala, Perú, Colombia y comunidad del Caribe, en temas como certificación electrónica, producción y consumo sustentable, y enseñanza del español a países anglófonos, lo que ha sentado precedente como caso de éxito de esta modalidad de cooperación para la región.

Ante una audiencia de más de 100 participantes chilenos e internacionales, Ricardo Herrera, Director Ejecutivo de la AGCI, agradeció el interés y el compromiso de los actores no estatales de la cooperación internacional.

"La cooperación triangular ha demostrado la capacidad de innovar y adaptarse a las transformaciones de las últimas décadas para la búsqueda de nuevas respuesta; es importante reconocer las capacidades de los países del sur modificando las dinámicas tradicionales norte-sur, la búsqueda de congruencias y sinergias entre los socios para alcanzar el propósito del desarrollo”, señaló.

En el mismo sentido, Christiane Bögemann-Hagedorn, directora regional para América Latina y el Caribe de BMZ, expuso que este es un año clave para la cooperación internacional para el desarrollo y Alemania aboga por la construcción de alianzas globales que no distinguen entre donante y receptor, que suman a nuevos actores como el sector privado, la academia, la sociedad civil y entidades locales.

A través de este encuentro se buscan nuevas formas para encontrar soluciones a problemas comunes que afectan a la humanidad. La cooperación triangular es un mecanismo para compartir el talento y los recursos de países socios a favor del desarrollo compartido.