La delegación mexicana, encabezada por Lorena Cruz, presidenta del Instituto Nacional de las Mujeres, está integrada por funcionarios de distintas dependencias del ejecutivo federal, legisladores y una representación plural de organizaciones de la sociedad civil.

En su intervención ante la comisión, Lorena Cruz señaló que el vigésimo aniversario de la Convención y la Plataforma de Acción de Beijing nos obliga a valorar los logros alcanzados, pero sobre todo a enfrentar unidos y con fuerza renovada los retos pendientes. Agregó que es necesario incorporar las observaciones y propuestas de las organizaciones de mujeres, en línea con el espíritu de la Declaración de Beijing.

Al participar en la mesa ministerial sobre “Empoderamiento Político de las Mujeres”, destacó el logro de que la Constitución de México establezca la paridad en candidaturas para legisladores federales y locales, lo que estimuló a que en el proceso electoral en curso, miles de mujeres candidatas disputen su presencia igualitaria en distintos cargos de elección popular.

Además de los temas de participación y empoderamiento político de la mujer, México también reafirmó la importancia de acelerar la inversión a favor de las mujeres y los presupuestos con perspectiva de género, a través de un evento en el que participó Isaac Gamboa, jefe de Unidad de Política y Control Presupuestario de la Secretaría de Hacienda, así como funcionarios de los gobiernos de Dinamarca y Japón, y de ONU-Mujeres.

En este encuentro se compartieron mejores prácticas para la distribución de presupuestos etiquetados en materia de igualdad de género, y se resaltó la importancia del financiamiento para acelerar la ejecución de la Plataforma de Beijing.

Finalmente, y como reconocimiento a los avances en nuestro país en este ámbito, México presidirá la próxima semana el panel intitulado “Construyendo Evidencias y Monitoreo de Resultados: Estadísticas e Indicadores para la Igualdad de Género”, en el que se abordará el análisis estadístico como la base para la puesta en marcha de políticas públicas efectivas que lleven a resultados concretos en el bienestar de las mujeres y las niñas.

La CSW fue creada en 1946 por el Consejo Económico y Social de las Naciones Unidas. Es el principal órgano internacional dedicado a la promoción de la igualdad de género y el empoderamiento de la mujer, en el que participan representantes de los Estados miembros y agencias de la ONU, así como de la sociedad civil.