El 13º Congreso de las Naciones Unidas sobre Prevención del Delito y Justicia Penal se celebra del 12 al 19 de abril en Doha, Qatar, para analizar la integración de la prevención del delito y la justicia penal en el marco del programa de Naciones Unidas para abordar los problemas sociales y económicos, y promover el Estado de Derecho a nivel nacional e internacional, así como la participación pública. El encuentro busca articular los esfuerzos internacionales sobre el tema.

Este congreso representa una cita multilateral de relevancia que tiene lugar cada cinco años y reúne al mayor número de actores vinculados con esta temática. Servirá para que los representantes de gobierno, sociedad civil y academia discutan amplia y libremente sobre las vías probadas y los nuevos caminos para la prevención del delito, el combate contra la delincuencia organizada transnacional, la protección de las víctimas y los mecanismos de justicia.

Los participantes abordarán la necesidad de impulsar con mayor decisión el enfoque preventivo en materia de seguridad, y establecerán mecanismos para trabajar conjuntamente, a fin de hacer frente a los problemas sociales y económicos de fondo que generan las condiciones propicias para la actividad delictiva, mediante la profundización de la cooperación internacional para el desarrollo.

El jefe de la delegación mexicana es el subsecretario de Prevención y Participación Ciudadana de la Secretaría de Gobernación, Roberto Campa Cifrián, quien además funge como Vicepresidente del Congreso y encabezará los trabajos de la comisión, que examina las contribuciones de las Naciones Unidas para el fortalecimiento de sistemas de justicia penal eficaces, imparciales, humanos y responsables, así como la respuesta a nuevas formas de delincuencia en evolución, como la ciberdelincuencia y el tráfico de bienes culturales.

El gobierno de México compartirá su enfoque basado en la prevención del impacto social de la violencia y la delincuencia, el cual se centra en combatir las causas y los factores generadores de dichos flagelos, así como en prestar atención de manera focalizada en poblaciones que padecen altos índices de criminalidad, buscando fortalecer las capacidades de los individuos y sus comunidades.

México reconoce la necesidad de orientar las acciones en materia de prevención de la violencia y la delincuencia de manera transversal y participativa, especialmente, destaca que sólo sumando a las organizaciones de la sociedad civil, instituciones académicas, iniciativa privada y a los ciudadanos se lograrán políticas públicas efectivas para la prevención.

De igual forma, el gobierno de nuestro país presentará una metodología que permitirá contar con información precisa sobre los factores de riesgo y la dinámica social que aumentan la probabilidad de ocurrencia y persistencia de la violencia y la delincuencia.

Esta es la primera vez en México, y en el mundo, que estos factores de riesgo se miden, a fin de obtener indicadores para comprender a profundidad los múltiples factores y la complejidad de los fenómenos de violencia y con ello mejorar la toma de decisiones de la política pública de prevención. Asimismo, México participará en el pabellón de exhibiciones, en el que compartirá con los asistentes los diversos esfuerzos de política pública que se llevan a cabo en el país.

El representante permanente de México ante los Organismos Internacionales en Viena, embajador Luis Alfonso de Alba, fue designado como facilitador de las negociaciones que culminaron con la declaración que adoptarán los representantes. México también jugará un papel relevante en el seguimiento de las recomendaciones que surjan del Congreso, mediante la presidencia que ejercerá en la Comisión de Prevención del Delito y Justicia Penal, en mayo próximo.

El 13º Congreso surge de una resolución de la Asamblea General de las Naciones Unidas que estableció estos espacios para examinar cuestiones prioritarias en esta esfera de actividad. El pasado congreso contó con la asistencia de dos mil 600 participantes, incluidos representantes de 104 gobiernos, y se prevé que al 13º Congreso sobre Prevención del Delito y Justicia penal, asista un número mayor de participantes.

El gobierno de México está comprometido con impulsar la cooperación internacional a fin de prevenir las acciones del crimen organizado que afectan nuestro desarrollo. Por ello, se seguirá fortaleciendo el diálogo permanente para llegar a posiciones constructivas en la búsqueda de soluciones comunes a través de cooperación internacional para contribuir a la generación de comunidades más seguras.