Los 33 miembros de la Comunidad de Estados Latinoamericanos y Caribeños (CELAC), de la que México forma parte refrendaron su compromiso para continuar promoviendo el desarme nuclear, completo y verificable, como un objetivo prioritario de la región latinoamericana y caribeña al tiempo que subrayaron la necesidad urgente de lograr la eliminación total de las armas nucleares, en el marco de la III Cumbre celebrada en San José de Costa Rica, el pasado 29 de enero.

Los países latinoamericanos y caribeños reiteraron su orgullo por pertenecer a la primera Zona Libre de Armas Nucleares en un área densamente poblada y subrayaron su apoyo a la labor del Organismo para la Proscripción de las Armas Nucleares (OPANAL) como un “organismo especializado de la región” en materia de desarme nuclear.

Por otra parte, la declaración especial titulada “Necesidad urgente de un mundo libre de armas nucleares”, decidió sumarse al contenido del compromiso formulado por Austria, sede de la Tercera Conferencia de Viena sobre el Impacto Humanitario de las Armas Nucleares del pasado 9 de diciembre, el cual consiste en luchar por la estigmatización, prohibición y eliminación de las armas nucleares.

Este paso trascendental para el desarme nuclear mundial, se dio a la luz de los resultados emanados en las tres Conferencias sobre el Impacto Humanitario de las Armas Nucleares celebradas en Oslo, en Nayarit y en Viena, en las que gobiernos, representantes de organismos internacionales y la sociedad civil abordaron las consecuencias catastróficas para la humanidad que derivarían de la explosión accidental o intencional de un arma nuclear.

La CELAC ha otorgado así, un apoyo contundente al llamado formulado en Nayarit en febrero de 2014 y que fuera refrendado en diciembre pasado en Viena, para que la comunidad internacional inicie un proceso diplomático de negociación de un instrumento internacional jurídicamente vinculante que prohíba las armas nucleares. Esto consolida la unión regional en torno a un tema trascendente y fortalece el fin último del desarme nuclear general y completo, que es la desaparición del peligro que representan las armas nucleares para los seres humanos.

Para México, país promotor del desarme nuclear desde hace casi 70 años, la decisión de la CELAC es histórica, porque representa la simiente de nuevos desarrollos compartidos por la región y porque es formulada por los todos países parte del Tratado de Tlatelolco, que instauró la primera zona libre de armas nucleares en el planeta. La Declaración de la Cumbre de la CELAC puede ser consultada en: http://www.celac2015.go.cr/declaracion-especial-16-sobre-necesidad-urgente-de-un-mundo-libre-de-armas-nucleares/

La CELAC es un mecanismo intergubernamental de diálogo y concertación política, que reúne de forma permanente a los 33 de América Latina y el Caribe y busca complementar la arquitectura regional ya existente sobre la base de la no duplicación de esfuerzos, con el fin de potenciar elementos comunes y fomentar la complementariedad.