El gobierno de México expresa su satisfacción por el éxito de la Tercera Conferencia de Examen de la Convención sobre la Prohibición del Empleo, Almacenamiento, Producción y Trasferencia de Minas Antipersonal y sobre su Destrucción, también conocida como la Convención de Ottawa, que se llevó a cabo en Maputo, Mozambique, del 23 al 27 de junio así como por la firma de la Declaración y Plan de Acción de Maputo, que señala una hoja de ruta para lograr un mundo libre de minas antipersonal en 2025.

La delegación de México estuvo encabezada por el embajador Jorge Lomónaco, representante permanente de México ante los Organismos Internacionales con sede en Suiza, quien refrendó el compromiso del gobierno mexicano con las normas establecidas por la Convención de Ottawa y señaló que la fecha incluida en la Declaración Política de la Conferencia de Maputo (2025) para concluir con la destrucción total de Minas Terrestres Antipersonal, debe ser una meta inamovible.

Al respecto, México manifiesta su beneplácito por el anuncio del gobierno de Estados Unidos, en el sentido de que dicho país se encuentra en la etapa de destrucción de su arsenal de minas terrestres antipersonal y su intención de frenar la fabricación de estos artefactos de guerra. México ha tomado nota de la intención de Estados Unidos de adherirse a la Convención. De concretarse dicha adhesión será una medida importante de fomento de la confianza internacional, al tiempo de que será una muestra que consolidaría el valor de la prohibición de estos artefactos inhumanos.

La Convención de Ottawa representó un hito en la historia del desarme y del derecho internacional humanitario al prohibir una categoría completa de armas por su impacto humanitario y con un enfoque de protección a las víctimas de estos instrumentos de guerra que causan muertes, mutilaciones y daños a las poblaciones durante y después de los conflictos, además de constituir un impedimento al desarrollo de los países contaminados.

En sus primeros 15 años de existencia, el avance alcanzado por la convención ha sido notable. Actualmente, 161 países, más del 80% de los miembros de la ONU, son parte de la misma. La producción de minas terrestres antipersonal se ha reducido drásticamente y las exportaciones de estas armas han cesado. Mil kilómetros cuadrados de áreas severamente afectadas se han limpiado y más de 47 millones de minas antipersonal han sido destruidas en este período, incluso en países que no son Estados Parte de la Convención.

México fue parte del grupo de países que inició el proceso para negociar este instrumento jurídico, en coordinación con organizaciones de la sociedad civil. Por invitación del gobierno de Mozambique, México fue invitado a integrar el Grupo de Amigos que negoció los documentos emanados de la Conferencia Quinquenal de Examen, y será parte del Comité Coordinador de la Convención a partir del 2015. Ello es una muestra fehaciente del reconocimiento al liderazgo de México en temas de desarme y  su compromiso con las disposiciones y el cumplimiento de la Convención de Ottawa.

La Convención entró en vigor el 1 de marzo de 1999 y México depositó su instrumento de ratificación el 9 de junio de 1998. Más información en: http://www.maputoreviewconference.org/