Durante 2014 México contribuyó de manera importante al proceso de renovación y fortalecimiento de la Conferencia Iberoamericana, al ser anfitrión de la XXIV Cumbre Iberoamericana que reunió en Veracruz a 18 mandatarios de la región los días 8 y 9 de diciembre.

Bajo un formato más dinámico, los jefes de Estado y de gobierno abordaron tres temas centrales: educación, cultura e innovación. Como resultado de las discusiones, se reconoció la importancia de estos tres rubros como motores del desarrollo en la región.

Además, se estableció la Alianza para la Movilidad Académica, que impulsará el intercambio de estudiantes y profesores e investigadores; se creó una Agenda Digital Cultural, que favorecerá al acceso a nuestra cultura en el mundo, y se establecieron plataformas web que favorecerán el intercambio de buenas prácticas en materia laboral y de salud.

Asimismo, se acordó la creación de nuevos programas e iniciativas en materia de juventud y de artes visuales, que se incorporan a la extensa red de cooperación iberoamericana.

Estos resultados quedaron plasmados en los documentos aprobados por los mandatarios: la Declaración de Veracruz, el Programa de Acción, la Resolución de Veracruz y 11 comunicados especiales sobre temas específicos de interés regional.

Tras clausurar la XXIV Cumbre Iberoamericana, el presidente Enrique Peña Nieto, acompañado por el canciller José Antonio Meade, afirmó que el haber centrado nuestra atención en temas fundamentales para el desarrollo de nuestras naciones, fue clave para lograr un debate mucho más asertivo.

Destacó que a partir de esta cumbre, se cuenta con una secretaría general fortalecida, a quien México da todo su respaldo y comprometió el esfuerzo de nuestro país para apoyar a Colombia, quien ejercerá la secretaría pro témpore hasta 2016, año en que se celebrará la XXV Cumbre Iberoamericana.

Cabe destacar que como parte de los preparativos de la cumbre, México recibió la secretaría pro témpore en octubre de 2013, con la responsabilidad de concluir el proceso de renovación de la conferencia y reestructuración de la Secretaría General Iberoamericana (SEGIB).

Para ejercer esta responsabilidad, México llevó a cabo un análisis de las discusiones y resultados de 23 cumbres previas, encaminado a identificar, en consulta con los miembros, las áreas que debían constituir el núcleo del espacio iberoamericano.

Además, México convocó 7 reuniones sectoriales en ámbitos como Administración Pública, Educación, Cultura, Juventud, Salud, Trabajo e Innovación y Conocimiento, así como 2 Reuniones de Ministros de Relaciones Exteriores y diversos seminarios, encuentros y foros que nutrieron los resultados finales de la Cumbre. Los resultados de dichos encuentros dotaron de insumos a las discusiones de la cumbre realizada en Veracruz.