El gobierno de México reitera su más profundo rechazo y condena el despliegue de los primeros elementos de la Guardia Nacional de Texas, anunciado hoy por la oficina del gobernador de ese estado, Rick Perry.

México subraya que resulta irresponsable manipular el estado actual de la seguridad fronteriza con fines políticos. Se reitera que el fenómeno migratorio debe ser atendido desde una perspectiva integral y regional, con una visión de mediano plazo y responsabilidad compartida, que garantice la paz, inclusión y prosperidad en la región.

La medida emprendida de manera unilateral por el gobierno de Texas es indudablemente errónea y no contribuye a los esfuerzos que nuestros países llevan a cabo para construir una frontera segura y una solución al fenómeno migratorio. Tampoco abona al acercamiento de nuestras sociedades y se opone a los principios y valores sobre los que México y Estados Unidos rigen su relación bilateral.

 

Síguenos en Twitter: @SRE_mx