La Secretaría de Relaciones Exteriores (SRE) informa que el Gobierno de México presentó este lunes un escrito de “amigo de la Corte” (Amicus curiae) ante la Corte Federal del Distrito Occidental de Texas, en apoyo a la demanda presentada por diversas organizaciones de la sociedad civil para preservar el derecho de hijos de padres indocumentados nacidos en ese estado a recibir un certificado de nacimiento como ciudadanos estadounidenses.

Los demandantes, entre quienes se incluye a nacionales mexicanos, guatemaltecos y hondureños, argumentan que la Unidad de Estadísticas Vitales (Vital Statistics Unit) del Departamento de Servicios de Salud Estatales de Texas, se niega a expedir actas de nacimiento estadounidenses a los hijos de padres extranjeros que no acrediten su condición migratoria regular.

Esta política pone a los recién nacidos hijos de indocumentados en un estado de gran vulnerabilidad, ya que viola su derecho a la identidad garantizado por instrumentos internacionales de derechos humanos, y les impide el acceso a servicios básicos como salud y educación.

Además, incide negativamente en el desarrollo de las relaciones internacionales de Estados Unidos, al establecer medidas selectivas y un trato diferenciado que afecta la dignidad de los nacionales extranjeros y sus familias.

El objetivo del escrito presentado por el Gobierno de México es preservar el derecho a la identidad de los hijos de mexicanos nacidos en Texas y garantizar que puedan ejercer plenamente de los derechos garantizados por las leyes estadounidenses, particularmente la Constitución.

Al mismo tiempo, se busca asegurar el reconocimiento de los pasaportes e identificaciones consulares como documentos seguros y suficientes para acreditar la nacionalidad e identidad de sus portadores.

El Gobierno de México, mediante su Embajada en Estados Unidos y su red consular en ese país, continuará realizando las acciones que sean necesarias para proteger y promover el respeto irrestricto de los derechos de los migrantes en sus comunidades de destino y seguirá impulsando un diálogo respetuoso y constructivo con las autoridades estadounidenses para avanzar en el reconocimiento de las significativas contribuciones de los migrantes en ese país.