Muchas gracias por la oportunidad, por la invitación de compartir este foro con tan distinguidas personalidades. Con Manuel Ordorica, que nos lleva a reflexionar si tres de cinco foros que se hagan en El Colegio de México es de verdad democrático. Ni modo, tenemos que generar mejores espacios de equidad para darle juego a otras universidades igualmente prestigiosas. Nos da la oportunidad de reconocer, no solamente a una institución, sino a una persona que ha sido arquitecto de los procesos democráticos de Latinoamérica.

A José Miguel Insulza, a quien mucho le debe la región, ahora que estamos revisando el estado que guarda la democracia en la región latinoamericana, región americana, y que podamos rendir alrededor de ella buenas cuentas.

Habrá que reconocer que la OEA fue un arquitecto importante como organización, como instancia, como ventanilla, como promotor de los espacios de democratización de América Latina. Y dentro de ella, el trabajo destacado, la vocación, la perseverancia, el compromiso de José Miguel Insulza, sin duda, debe también de ser reconocido con toda amplitud y por esa razón me da mucho gusto estar aquí, también con ustedes.

Me da gusto acompañar a Lorenzo Córdoba en este foro y constatar la percepción que tenía yo, desde que fuimos compañeros en la universidad, de que era mucho más joven que yo, que es un dato que se sigue acreditando, y de que era mucho más talentoso, que igualmente pueden ustedes dar fe de ello con esta participación.

Agradezco mucho la oportunidad de estar también aquí con el magistrado Luna Ramos, y ver la participación activa de la sociedad civil en este debate, en este foro, a través de la presencia de Raúl Ávila.

Se da la discusión de este foro en un momento donde por igual cuestionamos democracia y economía. En términos generales, a lo mejor de forma optimista, se pensó por mucho tiempo que una buena definición de derechos de propiedad, junto con un esquema de mercado, nos llevaría a un resultado no solamente eficiente sino también a un resultado que implicara una mejora en la distribución.

Nos hemos dado cuenta que se puede dar fe de lo primero. Es cierto, una buena distribución, una buena definición de derechos de propiedad, y el mercado, nos llevan a un resultado eficiente en el sentido de que no hay forma de que nadie mejore en ese equilibrio, excepto en perjuicio de alguien más.

Pero esta añoranza que se tenía en la economía de que además la definición y el mercado nos llevaran a un resultado que fuera equitativo, esta no sea validada. Y se ha validado, en cambio, que la equidad sí es una preocupación fundamental también de la economía.

Y eso ha llevado, como decía Lorenzo, en democracia a una reponderación de quien también, desde el punto de vista del funcionamiento de los mecanismos de distribución, es un actor relevante, que es el Estado.

Y nos lleva a pensar que, efectivamente, una buena definición de derechos de propiedad y una asignación por la ley de mercado, con una buena participación en el diseño de políticas públicas, nos puede llevar a resultados que sean al mismo tiempo eficientes y cada vez más equitativos, recogiendo la equidad como un valor que también debiéramos incorporar para evaluar el funcionamiento de nuestras economías.

Podría uno hacer un análisis parecido a la democracia. Una primera visión a la democracia nos llevaría a pensar “qué buenos padrones”, como decía Manuel. Un buen proceso de distritación con transparencia en el financiamiento, y un procedimiento confiable y transparente el conteo de los votos, era suficiente para tener una democracia vibrante.

Y si bien es cierto, estos elementos nos ayudan a tener plena convicción de que la democracia implica el triunfo para quien tenga más votos, no necesariamente nos acredita que la democracia sea efectivamente representativa, y que sea también un mecanismo eficaz para conducir a buenos resultados, que es lo que al final del día, como decía José Miguel, importa a la ciudadanía. Mercado como democracia son instrumentos, y no fines por sí mismos.

La temática que se revisó, aquí en este V Foro de la Democracia, permite acreditar varias cosas que son valiosas: primero, como aquí se dijo, que el estado que guarda la democracia latinoamericana es sano. Eso en un mundo como el que hoy vemos, en donde los conflictos de han exacerbado, es un valor que aporta la comunidad latinoamericana.

Una comunidad que por cierto, y también destaca, ha aprendido a resolver sus conflictos, que son muchos, los que dividen todavía a Latinoamérica en paz. Somos una región que sigue teniendo dificultades para definir sus límites en fronteras, que sigue teniendo visiones diferentes, pero que ha encontrado y construido espacios para resolverlos, dentro del derecho y a través del diálogo, y que se dio, por primera vez en mucho tiempo, un espacio de una comunidad que nos reconoce como tal de Estados Latinoamericanos y Caribeños, y que también debemos de festejar y de reconocer.

Nos permite frente al mundo, decir, somos una región con retos pero somos una región democrática y que resuelve sus conflictos en paz. Para ponderar los retos con representatividad y de resultados, la temática del seminario, sin ninguna ambigüedad, fue relevante y pertinente.

Cómo podemos hacerle para tener una democracia representativa en un contexto en donde hay desigualdad social; cómo podemos hacerle para que la democracia sea el resultado o dé resultados frente a los retos de pobreza y a los retos que implica la equidad de género; cómo debemos ajustar nuestra democracia para que su calidad aumente conforme aumenta, como también dijo Lorenzo en su intervención, la calidad del ciudadano, un ciudadano que cada vez y para bien está dotado de mejores elementos para tener una participación más rica; cómo debemos de ajustar nuestra democracia frente a un entorno comunicacional tecnológico que evoluciona todos los días.

Yo me siento, razonablemente, orgulloso de que uso Facebook y Twitter pero hace poco que le dije a mi hija, que tiene 11 años, que si ella usaba los dos, me dijo, con cierta ternura y con cierta pena, que lo que ahora se usa es el Instagram, que eso del Facebook y Twitter, pues, ya no anda en vanguardia y, pues, me ha llevado a revisar, exactamente, en qué consiste el Instagram y pedirle, con humildad, que me enseñe, a mi hija pequeña, a operarlo pero todo eso que aquí se discutió ayudará, como lo que se discute en economía, a tener una economía que rinda mejores resultados y a tener, también, una democracia que rinda mejores frutos.

Decía Lorenzo, cuando abordó el tema de la inseguridad, yo creo que es importante hacer algunas reflexiones. Hoy México se presenta frente al mundo habiendo generado y habiendo construido condiciones para una democracia que está dando resultados. En un contexto en donde había, en el continente, en la región, o en Estados Unidos y en otros espacios, reflexiones, retos, discusiones y análisis desde las democracias necesariamente implicaba falta de consenso y división, aquí se generó; yo creo, un proceso ejemplar en donde en un sistema político en el que nadie tiene mayoría se fue capaz, sin embargo, de generar consensos.

Consensos importantes, consensos transformadores, consensos que implicaron sacar diferencias profundas e históricas y reflejarlas dentro de los congresos, por la vía democrática, por la vía de la discusión y del diálogo en un contexto en donde todo mundo se siente reflejado en los consensos que hoy se alcanzaron, en transformar y a darle, a la economía mexicana, mejores elementos y mejores perspectivas de crecimiento hacía adelante.

Frente a la inseguridad, que no es exclusiva de México, que es un reto propio de países desiguales, de países que tienen pobreza, de países que enfrentan en definiciones a prueba de ser juzgados, también, por cómo nos enfrentamos.

Si somos capaces de enfrentarlos conforme a derecho, si somos capaces de enfrentarlos con transparencia, si somos capaces de involucrar, en el proceso, el apoyo de la comunidad internacional y en esa forma validar nuestra convicción, también democrática, también transparente, también plural frente a las pobres expresiones de intolerancia, ser capaz de poner el mejor rostro de una sociedad y de un sistema de gobierno que no permite impunidad, que trabaja bajo un esquema de derecho que ofrece resultados y que informa, paso a paso, cómo enfrenta los retos que, en seguridad, claramente se expresaron para reservar una tendencia que, también, claramente se ha expresado de reducciones muy importantes en los índices de violencia, por lo tanto, una estrategia en la que vale la pena perseverar.

Para concluir, entonces, siendo ya el último orador previo a la hora de la comida, pues, no me restaría más, que habiéndoles agradecido la invitación, la posibilidad de participar en este panel, de declarar formalmente clausurados los trabajos de este V Foro de la Democracia Latinoamericana.

Hagámoslo poniéndonos todos, pues, de pie para darle un aplauso no solamente al foro sino, también, a José Miguel el reconocimiento a su labor.

Y habiéndoselo yo reconocido, siendo hoy 10 de octubre del 2014 en la ciudad de México, por tercera ocasión en El Colegio de México, declaro formalmente clausurados los trabajos del V Foro de la Democracia Latinoamericana, gobernabilidad de la democracia, ciudadanía, economía y política.

Muchas gracias.