Senador Luis Miguel Barbosa Huerta, presidente de la Mesa Directiva del Senado de la República. Señoras y señores senadores:

Doblemente honrado de comparecer ante esta Soberanía y contribuir al análisis del Segundo Informe de Gobierno del Presidente Enrique Peña Nieto. Este encuentro nos permite evaluar los avances y los retos en la promoción de los intereses de México en el mundo.

El presidente Enrique Peña Nieto ha desplegado una política exterior que cuida el buen nombre de México, que promueve la prosperidad de los mexicanos, que impulsa el desarrollo incluyente y sostenible del país, que fortalece el Estado de derecho y contribuya a la construcción de un entorno de paz y seguridad.

Este año, el contexto internacional ha sido especialmente complejo. Enfrentamos temas migratorios, efectos del cambio climático y el agravamiento de los conflictos en Medio Oriente, en distintas zonas de África e, incluso, en Europa Oriental. Todos estos retos que ponen a prueba la capacidad de la comunidad internacional para mantener la paz, la estabilidad y el desarrollo.

En este complejo entorno, nuestra política exterior se desarrolló en dos ejes complementarios:

• El de nuestras relaciones bilaterales, en que buscamos convertir las ventajas de nuestra geografía, historia y cultura en opciones de prosperidad, desarrollo y seguridad.

• El de los foros multilaterales, basando nuestra actuación en los principios consagrados en nuestra Constitución y en las normas del derecho internacional.

En cada continente y en cada foro desplegamos una política exterior activa y constructiva. Estamos transformando nuestras pertenencias geográficas, económicas y multilaterales en oportunidades concretas de desarrollo.

Trabajamos para hacer de América del Norte una región cada vez más dinámica y competitiva. Nuestra labor con autoridades y empresarios, con estudiantes y trabajadores, con comunidades fronterizas y mexicanos residentes en el exterior da cuenta de la diversidad de los temas que abordamos.

Cuando un grupo de estudiantes de educación superior participan en un campamento para emprendedores en San Francisco, avanzamos en la estrategia para detonar el crecimiento de micro, pequeñas y medianas empresas.

Cuando concluyen las obras de un nuevo cruce entre Matamoros y Brownsville o se autoriza la conexión de ductos de gas en los cruces de Tucson-Sasabe y Agua Dulce-Frontera, vemos un diálogo de alto nivel sobre crecimiento económico y productividad que da resultados.

Cuando la CANIETI apoya a jóvenes mexicanos para que estudien telecomunicaciones o electrónica, vemos los frutos del foro bilateral sobre educación.

Cuando un mexicano beneficiario de la medida de Acción Diferida puede abrir una cuenta de cheques, sacar una licencia de conducir o viajar con pasaporte, se ve el trabajo de nuestros consulados.

Para México, la reforma migratoria es, ante todo, una cuestión de justicia.

Todos los días, desde la Cancillería, en colaboración con las comunidades, trabajamos para cerrar la brecha entre los derechos del ciudadano y los del migrante, para que se reconozcan sus contribuciones, para que se respeten sus derechos laborales y sus derechos humanos.

En estos 23 creció 40 por ciento el número de entidades que otorgan apoyos para educación, incluyendo la exención de colegiaturas, sin importar la condición migratoria del solicitante; aumentó en 50 por ciento el número de ciudades y condados que tomaron medidas para no detener sin causa justificada a personas indocumentadas y se multiplicaron por tres los estados que hoy otorgan licencias de conducir a los migrantes.

Hoy, el diálogo entre México y Estados Unidos guarda equilibrio y es más amplio que nunca. Cada elemento de la relación tiene su propio marco de interlocución y da resultados.

El desarrollo de América Central nos concierne directamente. Por ello el presidente Enrique Peña Nieto impulsa con firmeza la inclusión, la prosperidad y la paz en esa región.

Estamos impulsando la interconectividad de gas y electricidad, mejorando las vías de comunicación terrestre, y promoviendo el aprovechamiento del Tratado de Libre Comercio Único, una vez entrado en vigor.

Frente al incremento de menores centroamericanos no acompañados actuamos con la misma visión. Hemos adoptado medidas que van desde el intercambio de mejores prácticas consulares hasta el combate a la trata de personas, pasando por el fortalecimiento de capacidades en materia de salud y albergue.

Con el Caribe compartimos mar, cultura y tradiciones. Compartimos, también, retos que atendemos conjuntamente.

La administración de riesgos catastróficos por la vía del aseguramiento, la gestión de la información geoespacial y el mejoramiento de su agricultura fueron objeto de acuerdos en las dos cumbres celebradas en México este año.

Hemos fortalecido el diálogo y la integración con América Latina. Ello se traduce en acciones como la apertura de una filial del Fondo de Cultura Económica en Ecuador y la presentación, en Brasil, de la mayor exposición del mundo maya en el continente.

No pasa un día en la vida de los ciudadanos de América del Sur sin que tengan contacto con México a través de sus productos, servicios y cultura, del pan hasta electrodomésticos, de telecomunicaciones a la literatura y la música. Nuestras inversiones nos hace el cuarto socio económico de la región.

La Alianza del Pacífico se consolida como uno de los mecanismos más dinámicos y exitosos de América Latina. En la cumbre celebrada este año en Nayarit se definieron por primera vez las áreas y modalidades de trabajo con países observadores.

La Alianza ha impulsado un aumento de casi 30 por ciento anual del turismo de estos países. Gracias a la integración de los mercados bursátiles, nuestras empresas tendrán acceso a nuevas fuentes de financiamiento.

Una tercera parte del crecimiento global de la última década provino del continente asiático. Por ello, hemos impulsado un reencuentro con Asia, que ya es nuestro segundo socio comercial.

Una quinta parte de las empresas japonesas que operan hoy en nuestro país se estableció durante la actual administración. México ha tenido un acercamiento con China sin precedentes, tanto en el número de encuentros como en el alcance de los acuerdos logrados. Y en el último año, empresarios de Singapur anunciaron proyectos que duplicarán sus inversiones acumuladas en México.

Hemos, igualmente, traducido en oportunidades las pertenencias culturales y económicas que nos unen con Europa.

Es prioritario continuar aprovechando la Asociación Estratégica con la Unión Europea, la primera economía del mundo. De ahí la importancia de la actualización del Acuerdo Global y del Tratado de Libre Comercio que negociamos con la Comisión Europea.

Hoy estamos más cerca de Europa en lo económico y en lo político. Esto lo muestran las inversiones que recibimos, los acuerdos para establecer aquí centros de formación en diversos sectores, y la presencia y apoyo de países europeos en la conformación de la Gendarmería Nacional.

Hemos ampliado la comunicación y los contactos políticos con Medio Oriente. De ello dan fe las visitas del entonces presidente de Israel, el Premio Nobel de la Paz, Shimon Peres; del primer ministro de los Emiratos Árabes Unidos, y del Rey de Jordania.

Esta región hay oportunidades para México. Los países de la Península Arábiga han diversificado sus economías para ser, en muchos casos, líderes en inversión y servicios globales. Su alta demanda de infraestructura y consumo se traducen en importaciones por más de un millón de millones de dólares al año. Nuestro país abastece únicamente el 0.1% de esta demanda.

Continuamos la labor de acercamiento con África, continente que agrupa a ocho de las 20 economías con mayor crecimiento global y, al mismo tiempo, a 18 de los 20 países con menor índice de desarrollo humano.

La adopción de nuevas formas de representación, como la apertura de embajadas de techo compartido con países de la Alianza del Pacífico y con España, es un elemento central de nuestra estrategia. Ofrecemos, además, cooperación en materia electoral y seguridad alimentaria.

La presencia de nuevos actores globales hace imperativo diversificar nuestras relaciones tradicionales.

El país con el segundo mayor crecimiento económico en el G20 es Indonesia. El que ocupa el primer sitio en innovación global es Corea. Turquía es líder en energías renovables. Australia tiene la mayor tasa de publicaciones académicas per cápita en el mundo. Con estos países se conformó un espacio informal de diálogo que busca identificar oportunidades compartidas.

Hemos sido congruentes con la tradición que ha hecho de nuestro país una voz constructiva y respetada en los foros regionales y mundiales. En reconocimiento al compromiso de México con las libertades fundamentales, nuestro país forma hoy parte del Consejo de Derechos Humanos.

En la definición de la nueva Agenda de Desarrollo Posterior a 2015, promovemos la adopción de una Perspectiva General de Inclusión Social y Económica.

Reafirmamos nuestro compromiso en materia de desarme al ser anfitrión de la Segunda Conferencia sobre el Impacto Humanitario de las Armas Nucleares.

La ONU eligió a México para albergar el Primer Encuentro de Alto Nivel de la Alianza Global para la Cooperación Eficaz al Desarrollo, que congregó para reflexionar sobre este tema a más de 130 países.

La atención a los mexicanos en el exterior es una de las tareas más delicadas y exigentes que enfrenta nuestro Servicio Exterior.

A través de nuestra red de embajadas y consulados nos aseguramos de que, allí en dónde un ciudadano mexicano encuentre su bandera, encuentre también la protección y asistencia de su gobierno.

Me refiero a la que recibió un padre de familia cuya llamada llevó al rescate de su hija de una red global de trata de personas; a la que ofreció nuestro personal a una menor indígena mixteca víctima de abuso; a la que recibieron cinco familias mexicanas afectadas después del sismo de San Francisco. Estos son unos cuantos ejemplos de los más de 162 mil casos de protección y asistencia que se realizaron el año pasado.

Señor presidente; señoras y señores senadores:

En un mundo caracterizado por la interdependencia, los intereses de México guían la política exterior: la cooperación internacional en favor de un desarrollo incluyente y sostenible, la promoción comercial y de inversiones, la búsqueda de paz y seguridad, la proyección de nuestros valores culturales y la protección de nuestros connacionales.

La política exterior es parte de la estrategia de desarrollo integral conducida por el presidente de la República. Es, en síntesis, la dimensión externa del proyecto nacional. Por eso, cada acción de la diplomacia mexicana busca proteger los intereses de México en el mundo y beneficiar a los mexicanos dentro y fuera del país.

En esta tarea diaria a favor del interés nacional, sé que hemos contado, que contamos y contaremos siempre con la colaboración de esta Soberanía.

Me reitero a su disposición para atender sus preguntas y reflexiones. Muchas gracias.



15466406126 52e65a684a o.jpg
15489529135 0a33719d46 o.jpg
15489529095 429793e142 o.jpg
15302881038 9123897961 o.jpg
15302880938 b04b213cb4 o.jpg