Muy buenos días a todos ustedes. Yo quisiera empezar pidiendo, de nueva cuenta, un aplauso para Eruviel Ávila, para con ese aplauso sellar el compromiso de apoyo de becas que él nos dio, y el compromiso de complementarlo, habiendo hablado con la CONAGO y de haber hecho, con ello, el compromiso de que se sumen a este apoyo a los universitarios, al resto de los gobernadores que la integran.

Quisiera agradecer mucho su presencia porque el trabajo diplomático, que será uno de los temas que estaremos llamados a reflexionar ahora que empecemos a desahogar las mesas, tiene justamente que ver con el papel que en diplomacia juegan otros niveles de gobierno, que juegan otros poderes.

Agradezco mucho la presencia de Margarita Flores, también en este evento, porque diplomacia hoy es la que se conduce desde el ejecutivo, la que dirige el presidente. Pero la diplomacia también se hace en espacios públicos, se hace desde la academia, se hace desde los estados, desde los municipios, diplomacia parlamentaria. Y por ello, para nosotros es muy importante que esté aquí el gobernador del Estado de México, en su papel, en su carácter, de coordinador de los espacios y las esferas internacionales de la CONAGO.

Nos da mucho gusto también que esté el rector Arturo Fernández, Arturo fue maestro de muchos de nosotros. Y este mismo exhorto, este mismo llamado que les hizo a todos ustedes, nos lo hizo en su oportunidad, a muchos de nosotros. Nos los hizo en lo particular a Jaime y a mí, que fuimos compañeros de generación, nos los hizo Andrés Roémer, y él mismo lo hizo habiendo sido maestro también de Jaime y mío, y alumno del ITAM. Eso quiere decir que esta arenga que les hace Arturo, pues puede caer en tierra fértil, que pronto podrían ser ustedes quienes estén ocupando los espacios que ahora estamos ocupando nosotros.

Quisiera agradecer también, mucho, a Jaime el estar aquí. Jaime es un distinguido egresado del ITAM, recién reconocido de hecho por su casa de estudios, y quien ha hecho servicio público en el estado. Una trayectoria y una vocación que lo ha llevado a ser presidente municipal de Tuxtla Gutiérrez; que lo ha llevado a ser ahora rector de la universidad, entregando extraordinarios no solamente resultados, sino incluso espacio físico. La universidad, la UNACH, no será la misma después de Jaime, no solamente por la calidad que (inaudible), sino incluso por los espacios físicos que le está legando.

Me da mucho gusto que esté Alfonso de Maria, que fue mucho arquitecto en este evento porque es el ejemplo de un gran diplomático mexicano, un diplomático que se ha distinguido en la secretaría, se ha distinguido también fuera de ella y es un ejemplo de a lo que podemos aspirar quienes tenemos, quienes hemos hecho, una trayectoria en el servicio público, por el prestigio que él hoy tiene y generosamente nos comparte.

Quisiera agradecer también, y reconocer, a Sergio Alcocer que ha hecho de la educación un elemento central de nuestra política exterior. A Sergio siempre le reclamo que nos pasan los mismos discursos, con la diferencia que él siempre hace mejor que yo y me obliga, en consecuencia, a innovar después en el mío. Le agradezco también su participación.

Agradezco a las instituciones y entidades que han hecho posible este encuentro. Nuestra gratitud y reconocimiento a los expositores y organizadores de la feria de becas y oportunidades académicas que se han montado en este registro. Mis felicitaciones a todos ustedes que fueron seleccionados para participar en él, es un reconocimiento a su talento, su esfuerzo, a su vocación, a su interés. Ustedes obtuvieron las 80 mejores calificaciones en el concurso de ensayo, evaluados por un grupo diverso y plural de profesores universitarios.

Agradezco también a quienes en la secretaría hicieron, de la mano de este encuentro, un proyecto personal: a Julio Guerrero, a Arturo Téllez y a Emilio Suárez. Y a quienes le dieron expresión y rostro en los medios: Ariana Bravo y Pablo Arrocha, ambos diplomáticos cada vez más completos después de esta amplia exposición de medios. Pablo, además, el portero del equipo de la secretaría, que nos hizo quedar bien ahora que enfrentamos a los embajadores africanos.

Este encuentro, para la secretaría, es una oportunidad única de salirnos del día a día, de dejar nuestro entorno cotidiano y de voltear a ver el futuro. Nuestra política exterior, lo que ha pasado antes, es parte de nuestro patrimonio, lo que hagamos durante esta administración será parte del suyo. Muchas acciones que se tomaron ayer definen nuestro hoy, las que tomemos hoy serán importantes para determinar el entorno que enfrenten ustedes mañana.

Queremos, con este ejercicio, validar si hay en nuestra visión elementos que no estamos tomando en cuenta. En nuestro análisis cotidiano, en el trabajo de la secretaría, hay variables que sabemos que conocemos y que queremos compartirles, son un soporte las decisiones que tomamos día a día.  Hay muchas incógnitas que conocemos y ponderamos pero cuya respuesta para nosotros no es clara, y la reflexión conjunta que hagamos, cancillería y ustedes, nos podrá, sin ninguna ambigüedad, dar luz.

Más importante todavía, que lo que sabemos que sabemos, y lo que sabemos que no sabemos, es lo que el diálogo nos va a permitir descubrir y que nos resulte sorprendente. Seguramente el diálogo aportará algunos elementos que no estábamos conscientes que ignorábamos y que puede ser importante en la toma de decisiones. Queremos escuchar de ustedes sus preguntas, su análisis, sus respuestas. Estamos convencidos de que son un grupo, cuyos puntos de vista, vale la pena tomar en cuenta.

Queremos compartir con ustedes lo que esta administración del presidente Peña Nieto está haciendo en diferentes foros y en diferentes espacios, y queremos ponderar con ustedes si esas apuestas valen la pena y cómo podemos hacerlas distinto. Por ejemplo, estamos empeñados en hacer, de la relación con Estados Unidos, una relación en donde la educación juegue un papel central, y es un tema que queremos reflexionar con ustedes.

México es hoy un país de renta media, y por lo tanto es un país del que se espera cada vez más cooperación. México seguirá pidiendo cooperación del mundo, pero cada vez está más en un papel de ofrecerla mejor. ¿Cuál será ese papel de México? Es un tema que estamos apenas hoy definiendo para entender cuál debe ser nuestro perfil como cooperante.

El mundo está discutiendo cuáles deben de ser sus metas después del 2015, de lo que ahí se acuerde, de lo que ahí se reflexione, seguirá un conjunto de políticas públicas a nivel global con resultados alcanzables. Ese es un espacio de reflexión que trascenderá a esta administración y que configurará el mundo que ustedes enfrenten, y que ahora estamos construyendo.

Hemos hecho diferentes apuestas de integración en América Latina. Una de ellas, importante, es la Alianza del Pacífico. ¿Hasta dónde podemos llevarla?, ¿qué podemos esperar de ella?, ¿quiénes más deberían de sumarse?, ¿cómo podemos aprovechar a los observadores?, que es un tema de reflexión importante y por definirse. La diáspora mexicana al exterior cambia en su naturaleza, en su participación, en su edad, en su importancia política. Y cuando uno revisa, hoy por ejemplo, el perfil demográfico de California, encuentra uno que la primera mayoría en California es de origen hispano, muy buena parte de ellos mexicanos. ¿Qué quiere decir eso? Para nosotros, en términos de la relación que hacia futuro construyamos con Estados Unidos y con California, un estado en donde la mitad de los estudiantes de menos de 12 años son de origen hispano es un tema interesante de reflexionar porque será una realidad que enfrentemos los siguientes 20 años.

México ha hecho una apuesta interesante por construir un espacio de diálogo con Indonesia, con Corea, con Turquía, con Australia. Lo hemos hecho en inteligencia de que son democracias importantes; de que son economías que tienen una educación abierta; de que son economías como nosotros, que en su región ocupan un papel de liderazgo; que son puente entre diferentes espacios en sus geografías, que hoy no tenemos un diálogo continuo permanente, cercano. Vale la pena, o no, que continuemos con ese diálogo y qué podemos derivar de él.

Comentaba hacia el principio; otro espacio interesante de reflexión final, en materia de la política exterior, es el papel que juegan otros actores. La diplomacia, en muchos casos, era solamente de Estado a Estado, pero hoy lo es de Estados a Estados, e incluso de ciudades a ciudades. Y juega, en los espacios de vinculación, un papel relevante una variedad diferente de actores que tenemos que tomar en cuenta cuando definimos nuestra propia política exterior.

Y por último, desde el punto de vista de construcción de arquitectura jurídica, hay muchas decisiones e instancias que son supranacionales y que determinan también, el alguna medida, el actuar del Estado mexicano. Y amerita, en la forma o en la medida que estamos construyendo esas instituciones, que también le dediquemos tiempo a estudiarlas.

Dedicó el Instituto Matías Romero una exposición importante que ilustra lo que con este ejercicio queremos lograr. Revisarán ustedes una línea de tiempo y encontrarán una serie de documentos que son emblemáticos. Documentos que dieron pie, por ejemplo, al Tratado de Tlatelolco, documento que dio origen y soporte al (inaudible), 20 años después de que fue firmado, ciertamente fue una instancia transformadora; los documentos y los esfuerzos alrededor de Contadora; los reconocimientos que en su oportunidad se le fueron dando al país como nación independiente.

Decía el gobernador Eruviel Ávila, que el presidente viene llegando de APEC y de G20. APEC es una institución que tiene un espacio de diálogo que tiene 25 años, al que México escogió sumarse en 1998. El G20, en su formato actual, tiene apenas 6 años desde el 2008, y desde entonces hasta ahora, e incluso antes, hemos tenido el G8+5, habrán ustedes de ver ahí que había el grupo ABC, al grupo G8 que ahora es G7, quedó fuera Rusia.

La arquitectura del diálogo internacional cambia todos los días. Hay apuestas que han perdurado tiempo, hay apuestas que no han funcionado, hay decisiones que han dado fruto y otras que acaban siendo esfuerzos estériles. Hoy en esta administración estamos tomando muchas, queremos compartirlas con ustedes para enriquecernos en inteligencia, y que esas apuestas que hoy tomemos habrán de determinar en mucho el entorno que, en materia de política exterior, ustedes enfrenten.

Muchas gracias por haber participado en este encuentro.


15798393346 0740c697cc k.jpg
15636878097 ca7b5bcf6e o.jpg
15798392956 178fc91ed0 o.jpg
15202087924 b532b1cd59 o.jpg