Buenos días y muchas gracias por esta generosa presentación. Quisiera hoy al principio de este panel, en nombre de México darles la más cordial bienvenida. Me siento muy honrado de participar junto con todos estos distinguidos panelistas y especialistas en cuestiones ambientales, en desarrollo, financiamiento y cooperación internacional.

Este diálogo nos va a permitir, como el título del panel sugiere, identificar respuestas a los desafíos del desarrollo sostenible.

La Agenda para el Desarrollo Post 2015 ocupa, sin ninguna duda, un lugar central en nuestros debates. El debate sobre la nueva agenda se nutre de la experiencia que hemos acumulado a través de los esfuerzos para lograr los Objetivos de Desarrollo del Milenio, cuyos resultados han sido notables para la reducción de la pobreza.

A pesar de estos logros, hoy queda claro que un elemento que no estuvo presente en los Objetivos de Desarrollo del Milenio tiene que ver con la agenda de protección ambiental, crecimiento económico y desarrollo social.

México celebra, en consecuencia, el acierto de la decisión que tomamos todos juntos en septiembre, en la Asamblea General de las Naciones Unidas para conformar una sola agenda de desarrollo que integre el desarrollo social y económico con los objetivos de desarrollo sostenible.

Hoy tenemos la oportunidad de conformar una agenda inter relacionada que, en efecto, sea transformadora. Es decir, que atienda las causas estructurales de la pobreza, la desigualdad, la exclusión y la degradación ambiental.

Desde hace más de un año se ha venido trabajando en la integración de los objetivos de desarrollo sostenible, que habrán de ser un componente principal de la Agenda de Desarrollo Post 2015.

En las encuestas para integrar los objetivos de desarrollo sostenible se incluyen elementos para avanzar en la sustentabilidad del desarrollo, para mejorar la calidad de vida de todas las personas, con particular énfasis a los grupos excluidos y más vulnerables.

Las deliberaciones en torno a los objetivos de desarrollo sostenible han tenido como uno de sus ejes principales los medios de implementación, particularmente la movilización de recursos financieros.

Igual que en el caso de otras negociaciones multilaterales sobre medio ambiente y desarrollo, el financiamiento para la implementación de los objetivos  de desarrollo sostenible puede convertirse en un serio obstáculo para lograr los acuerdos que deben presentarse, a consideración de la Asamblea General, el próximo mes de septiembre.

Para México, el logro de acuerdos significativos, en varias de las negociaciones multilaterales en curso, depende de que seamos capaces de movilizar recursos financieros. Por ello, México ha impulsado la plena operación del Fondo Verde que complemente el financiamiento que proporciona el Fondo Mundial para el Medio Ambiente.

Seamos claros, tenemos frente a nosotros una gran oportunidad. No podemos partir de Lima sin la base de un acuerdo que permita la futura implementación de las convenciones del cambio climático, si queremos tener un acuerdo en París en 2015, y no podemos llegar a 2016 sin un nuevo acuerdo.

Como dijo ayer el presidente Peña Nieto: “No tenemos un planeta de repuesto, así que debemos actuar con urgencia”. México está comprometido con el logro de acuerdos ambiciosos en la cumbre climática de París, de donde esperamos se decida la movilización efectiva de recursos financieros y privilegiar la adopción al cambio climático.

En un momento en que la movilización de recursos financieros es el eje principal del debate internacional, es especialmente significativo que la V Asamblea del GEF se realice con una amplia participación política y de alto nivel.

Un acuerdo político sin financiamiento no tiene posibilidad de ser implementado. Esta visión amplia, es necesaria y oportuna en un momento en que la comunidad internacional ha comenzado a debatir la Agenda de Desarrollo Post 2015.

Para México, el nuevo marco de desarrollo debe ser transformador y debe de atacar las raíces de los problemas que generan desigualdad y exclusión. Con esa convicción, hemos propuesto la perspectiva general de inclusión social y desarrollo, como hilo conductor de la Agenda de Desarrollo Post 2015.

La conformación de la Agenda Post 2015 ofrece a los gobiernos y a todos los sectores de la sociedad, la oportunidad para reafirmar su claro compromiso con un desarrollo universal, incluyente y sustentable.

Quiero terminar, para ser muy claro, señalando que en la convicción de México no hay diferencia, no hay una barda que separe al medio ambiente con la economía y el puente que cruza esos dos ambientes, es justamente el GEF.

Bienvenidos. Muchas gracias