Secretario, muchas gracias, gracias por la presentación, por la presencia de tu equipo, quisiera agradecer la presencia de cada uno de ustedes en esta presentación sobre uno de los compromisos más importantes que México ha asumido frente a quien, como aquí se ha comentado, es uno de los mayores desafíos globales que enfrentamos hoy en día.

Las acciones de combate al cambio climático que acaba de enunciar el secretario Guerra, sin ninguna duda habrán de abonar, y habrán de abonar significativamente al esfuerzo internacional que se desprende de la Convención de Naciones Unidas sobre el Cambio Climático.

Él comentó, someramente, que este esfuerzo, este espacio de coordinación se da dentro del marco de una arquitectura que se conoce como las Conferencias de la Partes, de las COPs, y es justamente a través de estas partes que los países conjuntan, por un lado, esfuerzos diplomáticos, y por el otro, y de manera más clara y contundente, esfuerzos técnicos para estabilizar la emisión de gases de efecto invernadero.

Como dijo el secretario Guerra, el objetivo es evitar que la temperatura se incremente más de dos grados centígrados.

El camino que de manera reciente empezó en la COP20, que se reunió en Lima el año pasado, con la COP21 que habrá de celebrarse en París a fines de este año, es un camino que lo que busca es culminar en la adopción de un nuevo y ambicioso instrumento que nos permita asegurar esta meta.

Hoy se simboliza este compromiso con la presencia, que mucho agradecemos, de la embajadora de Francia en México, Maryse Bossière, y quisiéramos señalar que es difícil exagerar la importancia de este proceso para el bienestar de la humanidad entera y el empeño que la construcción de estos esfuerzos ha puesto el gobierno de Francia.

Para allanar el camino, la Conferencia de Lima hizo un llamado a todos los países a presentar su Contribución Tentativa Determinada Nacionalmente. Acá habrá que reconocer también el trabajo realizado por Perú, generando un mapa de acción que nos llevara justamente del encuentro en Lima, al encuentro en Perú.

Y ese mapa de acción pasa por un primer hito muy relevante, que es el que todos los países podamos hacer pública cuál va a ser esta contribución tentativa que nacionalmente cada uno de nosotros está determinando. Ello permitirá que, para cuando lleguemos a París, tengamos una idea clara, de hecho mucho antes de llegar a París, de cuáles son los esfuerzos que cada país siente que puede hacer. Y eso nos permitirá tener una idea clara de si estos esfuerzos son suficientes, o de que los esfuerzos se hagan públicos, a que lleguemos a París, hay que hacer esfuerzos adicionales.

México se convierte, con este anuncio, en el primer país en desarrollo y la primera economía emergente en presentar su contribución tentativa al Acuerdo de París. Nos estamos sumando con este anuncio al que hiciera, allá en Suiza, la Unión Europea. Y esta mañana también hizo su anuncio Noruega, cuyo canciller, por cierto, nos honra con su visita el día de hoy.

Los mexicanos hemos participado de manera consistente y constructiva en las negociaciones globales para combatir el cambio climático. Hemos sido parte de los avances alcanzados en cada una de las Conferencias de las Partes de la Convención de las Naciones Unidas sobre Cambio Climático y las reuniones de las Partes del Protocolo de Kioto.

De manera significativa, y vale la pena aquí recordarlo, en 2010 México albergó y presidió la Conferencia de Cancún, la COP16, fungiendo como un facilitador del proceso de negociación entre posiciones nacionales, regionales y de grupo, con la finalidad de generar acuerdos para la adopción de medidas eficaces contra el cambio climático.

Como país hemos buscado siempre la inclusión y la transparencia, hemos buscado superar diferencias y forjar acuerdos en ese sistema multilateral, fomentando y, atrás de este esfuerzo que comenta y hace público el secretario Guerra, hay un trabajo en el que participan todos los actores interesados, no sólo dentro del gobierno sino del sector privado y las organizaciones de la sociedad civil.

El presidente reconoció, fue muy claro en las Naciones Unidas cuando participó en la cumbre que para ese efecto convocó el secretario general, que el calentamiento global debe ser visto como un problema, como un tema de seguridad internacional.

Con este anuncio México demuestra hoy internamente su compromiso con un desarrollo sostenible. Atrás de cada una de estas metas está la decisión de un gobierno, el que encabeza el presidente Peña Nieto, de cómo debe ser el país hacia adelante para cumplir con nuestros compromisos internacionales, pero también de manera interna generar empleos, aprovechar la reforma energética y asegurar condiciones de vida más limpias y más sostenibles, no solamente en beneficio de los mexicanos de hoy sino también en los mexicanos por venir.

Las acciones internas son las bases más firmes para poder exigir y participar en este diálogo con otros países en el mundo. Un compromiso con las acciones que todos debemos tomar para combatir el cambio climático.

De cara a la COP21 de París, México impulsa decididamente la adopción de un nuevo instrumento, un instrumento que sea jurídicamente vinculante, de un instrumento que ofrezca y que brinde certeza legal a todos los actores y provea un marco de reglas equitativas, transparentes y uniformes.

México, en este anuncio, aprovecha para hacer un llamado a todos los países a asomarse a este esfuerzo colectivo, presentando igual que hacemos hoy nosotros sus contribuciones tentativas.

Es un trabajo que si bien hacemos hoy como México, tendrá mucho más impacto si se hace de manera coordinada, así lo puso en claro el presidente Peña Nieto con su asistencia a la COP de Lima en donde, junto con los otros presidentes de la Alianza del Pacifico, de Chile, de Colombia y de Perú, anunció compromisos conjuntos que habrían de abonar no sólo país por país, sino los países de la Alianza en beneficio del cambio climático.

Así lo hizo también el presidente cuando juntos, Estados Unidos y México, incluyen como una prioridad en su diálogo bilateral, las acciones que de manera coordinada podamos hacer en el cambio climático.

Estamos convencidos, lo está el presidente Peña Nieto, lo está el secretario Guerra Abud, de que el desarrollo en México debe basarse en un genuino sentido de responsabilidad frente a nuestros connacionales, frente al mundo y lo que está atrás de este esfuerzo que hoy se plantea, es una visión de un México diferente, un México en transformación y un México que está a la altura de sus compromisos internacionales, pero de un México que está a la altura también de la exigencia de una vida mejor que nos hacen nuestros connacionales y que nos hacen también los hijos de nuestros connacionales, para que les aseguremos que el desarrollo que habremos de construir no se está haciendo sobre la base de hipotecar las posibilidades de desarrollo futuro.

Muchas gracias de nuevo por su asistencia, muchas gracias secretario, muchas gracias a su equipo.