Juan Manuel Valle Pereña, director ejecutivo de la Agencia Mexicana de Cooperación Internacional para el Desarrollo (AMEXCID).- Buenos días, señor Rolando Zapata Bello, gobernador constitucional del estado de Yucatán; señor Alfonso Múnera, secretario general de la Asociación de Estados del Caribe; embajador Colin Granderson, secretario general adjunto de CARICOM; representantes de los gobiernos del Caribe y de Belice; miembros de los gobiernos federal y estatal de México; empresarios y amigos que nos acompañan, muy buenos días.

A nombre del secretario de Relaciones Exteriores, doctor José Antonio Meade Kuribreña, les doy la más cordial bienvenida a este evento “México y el Caribe en la búsqueda de nuevas oportunidades de comercio e inversión”, el cual tiene como marco las cumbres de AEC y CARICOM, y como sede esta bellísima ciudad de Mérida, en el no menos majestuoso estado de Yucatán.

México está dando cada día una mayor importancia a nuestra relación con el Caribe, con un especial interés en impulsar las relaciones económicas y de negocio, y es en este contexto donde se inserta este espacio que hoy nos reúne.

Al mismo tiempo que tenemos que reconocer las acciones que tanto entidades públicas como privadas han instrumentado con este objetivo, también tenemos que reconocer que los resultados nos ubican por debajo de nuestro potencial.

Hay muchas razones para que esto sea así, entre las que se encuentran que no necesariamente conocemos bien estos mercados, o las potenciales oportunidades de inversión y de negocio, y que no necesariamente tenemos espacios adecuados para que nuestros empresarios puedan aprovechar estas oportunidades.

Sólo para ponerlo en contexto, nuestra relación económica con El Caribe implica un comercio, sin considerar a Cuba, de 1,900 millones de dólares, que es menos de una quinta parte de lo que comerciamos con Centroamérica, aun cuando por el tamaño de las economías, solamente la diferencia es 1.4 veces.

En el pasado hemos identificado áreas de oportunidad y hemos llevado distintas acciones para acercar a la región, pero nunca un esfuerzo coordinado y articulado entre todos los interesados.

Recientemente, hemos tenido la oportunidad de visitar prácticamente todos los países de la región y hemos constatado, no solamente el importante esfuerzo de todos y cada uno de los gobiernos por aprovechar al máximo las múltiples oportunidades que se presentan, sino por generar también oportunidades de desarrollo.

Al mismo tiempo, hemos identificado múltiples oportunidades para que nuestros empresarios participen de una manera más activa en la región.

De estas visitas, de las pláticas con los gobiernos y empresarios de distintos países, y de nuestras propias prioridades, identificamos cuatro en las que podemos concentrar estos esfuerzos, y son las cuatro que se van a trazar el día de hoy: turismo, patrimonio compartido, en donde nuestros recursos naturales y nuestra historia tienen un papel central.

En el caso de México, y sin ir más lejos, Yucatán es un ejemplo de cómo la naturaleza, la historia, la infraestructura turística y los esfuerzos del gobierno conviven en armonía. Haciendo de nuestros países un destino atractivo y una actividad rentable.

Como muchas otras actividades, en el caso de turismo, parece natural encontrar sinergias que permitan el éxito del proyecto e inversiones regionales. Nuestra ubicación geográfica y nuestro clima que tanto inciden sobre el turismo también nos otorgan ventajas en el desarrollo de otras actividades como las energías renovables o los agronegocios.

Sólo para ejemplificar el potencial, durante el último año una de las áreas donde la inversión extranjera  tuvo un mayor repunte, en muchos países no necesariamente en México, es en las energías renovables, sin duda, esta es un área de oportunidad en donde todos los países de esta región pueden tener importantes oportunidades.

En nuestro interés por aprovechar de manera creciente las oportunidades que existen y que se pueden presentar, tenemos hoy aquí una representación amplia de nuestro sector empresarial, de las autoridades que a nivel federal se enfocan en estas cuatro áreas, y de las autoridades que a nivel estatal, en los estados que integran la Península de Yucatán, acompañan y respaldan al empresariado.

Confiamos en que este encuentro nos permita construir hacia adelante una creciente relación con los países que integran esta región, que nuestras empresas tengan una mayor presencia y que las pequeñas y medianas empresas que tienen interés en participar en otros mercados encuentren en este espacio una oportunidad para este primer acceso.

Como resultado de esta reunión podremos construir nuevos caminos para que esta relación transite hacia una consolidación de nuestra vinculación económica, que incluye al mismo tiempo a los empresarios, a los gobiernos federal y estatal, a los gobiernos de todos los países aquí representados.

Al concluir esta reunión, estamos seguros que tenderemos un buen catálogo de actividades y de proyectos sobre los cuales podremos trabajar, que de manera conjunta con ProMéxico con las distintas organizaciones empresariales encabezadas por el COMCE, nos permitan armar de manera muy estratégica visiones empresariales a distintos países para poder concretar proyectos concretos.

Damos la bienvenida desde este gran estado de Yucatán a los representantes del Caribe y Belice, a organismos regionales, a los miembros de los distintos niveles de gobierno de México, organizaciones empresariales y demás miembros del sector privado aquí reunidos, para que juntos podamos fortalecer esta relación a partir de este evento.

Muchas gracias.