La 39ª sesión del Comité del Patrimonio Mundial de la Organización de las Naciones Unidas para la Educación, la Ciencia y la Cultura (UNESCO), que se celebra en Bonn, Alemania, acordó la inscripción del sitio “Acueducto del Padre Tembleque: Sistema Hidráulico”, en la Lista del Patrimonio Mundial de la Organización.

El acueducto es una magna obra con 443 años de antigüedad y es ejemplo sobresaliente del desarrollo de los sistemas hidráulicos en América.

Dicha inscripción representa un reconocimiento al Valor Universal Excepcional de esta obra de ingeniería hidráulica concebida y dirigida por Fray Francisco de Tembleque entre 1554 y 1571, con el apoyo del maestro cantero Juan Correa de Agüero y la valiosa participación de alrededor de 40 pueblos indígenas.

El acueducto cuenta con una extensión de 48.22 kilómetros, desde la ladera del volcán Tecajete, ubicado al oeste de la ciudad de Zempoala, hasta Otumba, entre los actuales estados de México e Hidalgo. En su trayecto, destacan el arco central, con una elevación de más de 35 metros, además de los ramales, acequias, cajas de agua, distribuidores, aljibes, pilas y fuentes que datan de la misma época.

Con la inscripción de este sitio en la Lista del Patrimonio Mundial de la UNESCO, México se consolida como el primer país de América Latina y el sexto a nivel mundial, con el mayor número de bienes y sitios a los que se ha reconocido su Valor Universal Excepcional.

Así, México cuenta con un total de 33 bienes y sitios registrados, de los cuales 27 se encuentran bajo la categoría de patrimonio cultural; cinco en la categoría de patrimonio natural; y uno en la categoría de bien mixto.

México, en tanto que Estado Parte de la Convención del Patrimonio Mundial de la UNESCO desde 1984, respalda la política establecida por el Comité de Patrimonio Mundial que obliga al Estado mexicano a conservar y preservar, bajo la supervisión de la UNESCO, los bienes y sitios inscritos en la Lista del Patrimonio Mundial. 

Esta inscripción es fruto de la labor conjunta del Consejo Nacional para la Cultura y las Artes (CONACULTA), del Instituto Nacional de Antropología e Historia (INAH) y de la Secretaría de Relaciones Exteriores (SRE). 

Destaca en particular el trabajo de conservación y restauración de la Dirección General de Sitios y Monumentos del Patrimonio Cultural del CONACULTA, junto con el INAH, permitió recuperar sistemas constructivos tradicionales con apoyo de la mano de obra local.

Asimismo, la investigación histórica a cargo del INAH fue clave para integrar el expediente de la postulación que pone de manifiesto que el trabajo arquitectónico del Padre Tembleque se unió a la labor antropológica de Fray Bernardino de Sahagún en la zona aledaña y permitió la concreción de una obra que es ejemplo del respeto a la diversidad cultural y la tolerancia ante las manifestaciones culturales del otro.  

Con este logro, el Gobierno de México refrenda su compromiso con la protección, conservación, preservación y revalorización del patrimonio cultural y natural de nuestro país.