Teresa Jiménez Becerril, presidenta de la Comisión Mixta Unión Europea-México: Quiero que sea desde lo más profundo de mi corazón expresar mi solidaridad con el pueblo mexicano ante la barbarie de los crímenes de Iguala y, por supuesto, y principalmente de apoyo total a las víctimas y familiares de estos inadmisibles crímenes.

En estos momentos todos los mexicanos y europeos que creemos en los derechos humanos tenemos que alzar la voz y utilizarla como base para una verdadera cooperación entre regiones, distante en kilómetros pero cercana en valores.

Tenemos que alzar esa voz, no sólo de profunda condena de estos crímenes, sino también tenemos que ofrecer nuestra ayuda a las autoridades mexicanas para que puedan afrontar el reto de luchar contra el narcotráfico y la corrupción, que genera que haya personas que utilizan las instituciones en beneficio propio, como el alcalde de Iguala.

Celebro esta decisión de capturarle, de la fiscalía que hemos tenido conocimiento. Basta ya del clima de impunidad que quieren imponer quienes no respetan las instituciones. Y apoyo el diálogo y la cercanía con el pueblo mexicano, sólo desde ahí podremos construir y no destruir. Muchas gracias.

Tonio Borg, secretario de Salud de Europa: Aquí tenemos una sociedad mexicana indignada y también está indignada la comunidad internacional. Hemos visto toda una serie de manifestaciones que continúan hasta la fecha de hoy, también son eventos que han llamado la atención de toda la prensa a nivel local, nacional e internacional.

Y hemos estado en contacto con las autoridades mexicanas haciendo un seguimiento muy de cerca. La delegación de la Unión Europea, junto con los jefes de misión de los Estados miembros han manifestado su preocupación al presidente de México por los delitos que se han cometido y han pedido una investigación detallada y minuciosa.

Señor presidente, señorías, México es un país que es un socio estrecho y muy valioso para la Unión Europea. La Unión Europea y México cuentan con una convergencia de posturas con respecto a los temas de derechos humanos, así lo han manifestado en los foros multilaterales y también a nivel bilateral.

México pertenece al grupo de amigos afines al que pertenece la Unión Europea, y ha respaldado muchas iniciativas de la Unión Europea en Ginebra y en Nueva York. Nuestro diálogo regular de alto nivel sobre derechos humanos ha permitido varios debates abiertos y francos sobre cuestiones clave relativas a los derechos humanos, y que incluyen también la lucha contra la delincuencia organizada y la reforma del sistema penal.

La comunidad internacional tiene que unir sus fuerzas con México para ayudar a este país que se enfrenta a este reto tan difícil y complejo. La lucha contra la delincuencia organizada y la impunidad.

Es con ese espíritu con el que la Unión Europea respalda los esfuerzos del gobierno federal.