En el año que concluye, el gobierno de México fortaleció la presencia de nuestro país en el Grupo de los 20 (G20), a través de una activa participación en las reuniones del principal foro de coordinación de políticas entre las economías más grandes del mundo, incluyendo a países desarrollados y emergentes.

El grupo se reúne a nivel de líderes de gobierno desde 2008, con el objetivo principal de hacer frente a la crisis económica internacional que inició ese año.

En 2014 Australia presidió los trabajos del G20 y la cumbre de líderes se celebró en Brisbane, Australia, el 15 y 16 de noviembre, con la participación del presidente Enrique Peña Nieto.

El subsecretario de Relaciones Exteriores y sherpa de México para el G20, Carlos de Icaza, participó en las reuniones de sherpas bajo la presidencia australiana del G20. La participación de México tuvo como objetivo compartir información sobre la ambiciosa agenda de reformas estructurales que ha emprendido el gobierno y que contribuirán a alcanzar la meta colectiva de crecimiento de la economía global; impulsar el comercio como motor del crecimiento y reiterar el compromiso de no instrumentar medidas proteccionistas al comercio.

Asimismo, México impulsó la puesta en marcha de mecanismos que faciliten los flujos de inversión en infraestructura. Durante las reuniones de sherpas, se acordó la agenda de la Cumbre de Líderes del Grupo; se supervisaron los avances de las distintas reuniones preparatorias a nivel ministerial y de expertos, y se negoció el borrador de la Declaración final de Líderes.

Los principales acuerdos emanados de Cumbre de Líderes de Brisbane fueron: el compromiso de incrementar al menos 2 por ciento el PIB colectivo de los países del G20 hacia el 2018, por encima de la trayectoria base identificada en 2013; establecer mecanismos que faciliten la canalización de recursos a los proyectos de desarrollo de infraestructura, incluyendo un Centro de Infraestructura Global con un mandato de 4 años, como plataforma para intercambiar información y experiencias entre gobiernos, inversionistas y organismos internacionales; y la reiteración del compromiso de no instrumentar medidas proteccionistas.

También destaca el compromiso de reducir la brecha de participación de las mujeres en el mercado laboral en 25 por ciento hacia el año 2025; la adopción de un Marco del G20 para la Seguridad Alimentaria y la Nutrición; el compromiso de reducir a 5 por ciento el costo global promedio de la transferencia de remesas; una mayor cooperación entre los países para enfrentar la evasión fiscal, en particular, en materia de erosión de la base gravable y transferencia de utilidades; avances en la implementación de reformas en materia de regulación financiera; así como el apoyo a acciones efectivas que contribuyan a hacer frente al cambio climático y permitan mejorar la eficiencia energética.

La próxima Cumbre de Líderes del G20 tendrá lugar en Antalya, Turquía, en noviembre de 2015.